Madrid

'Gora ETA', asesinatos y violaciones en un teatro infantil contratado por Carmena

Dos guiñoles contratados por el Ayuntamiento han simulado un asesinato, una violación y han mostrado una bandera terrorista.

La pancarta desplegada en el escenario

La pancarta desplegada en el escenario E.E.

Actores desplegando una bandera con un 'Gora ETA', títeres simulando una violación y el asesinato de una embarazada y guiñoles haciendo botellón y 'okupando' viviendas para enganchar la luz y el agua. Estas son algunas de las escenas representadas por la compañía 'Títeres desde abajo', contratada por el Ayuntamiendo de Madrid para su primer día de carnaval.

Una polémica obra de títeres para público infantil en el madrileño distrito de Tetuán, que ha acabado con dos detenidos por enaltecimiento del terrorismo, después de que varios padres de los niños presentes alertasen a la Policía Municipal de lo que estaba sucediendo.

A las 17:30 de la tarde y, ante un público de niños de entre cinco y ocho años, los 'Títeres desde abajo' han comenzado la representación de 'La bruja y Don Cristóbal'. Según la sinopsis prevista, cuyo subtítulo es "A cada cerdo le llega su San Martín", Don Cristóbal Polichinela -protagonista principal- llegaba a Tetuán para imponer su voluntad a base de cachiporra, pero una bruja se le impondría, dispuesta a afirmar su libertad por encima de todo y no dejarse pisotear por nadie.

Pero los guiñoles han roto el hilo argumental. Han aparecido haciendo botellón, allanando casas vacías y enganchando la luz y el agua. En este escenario, una marioneta ha apuñalado a otra -que estaba embarazada- y después la ha ahorcado. A continuación, el guiñol asesino ha exhibido una bandera con el letrero 'Gora ETA'.

En ese momento, los padres han llamado a la policía, que ha detenido a los dos titiriteros. Estas dos personas se encuentran en la comisaría del distrito, pero podrían ser trasladados a la Audiencia Nacional por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo.

EL AYUNTAMIENTO HA DENUNCIADO LOS HECHOS

La empresa municipal Madrid Destino ya ha presentado una denuncia en los juzgados de Plaza de Castilla, y la Concejalía de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid está estudiando la depuración de responsabilidades sobre la programación del evento, al entender que la compañía ha realizado "acciones ofensivas, completamente fuera de lugar en cualquier contexto y totalmente irrespetuosos con los valores de convivencia, respeto y diversidad propuestos por el Ayuntamiento".

El Consistorio ha explicado que la Dirección de Programas y Actividades Culturales designó a un director artístico, que fue quien diseñó la programación del Carnaval, que cuenta con 15 actividades, y que la obra no había sido visionada con antelación.

En el comunicado, el Ayuntamiento ha lamentado los hechos y ha garantizado que "las decenas de actividades del programa festivo del Carnaval de Madrid se desarrollarán con normalidad durante el fin de semana".

PP: "¿PERO, DÓNDE HEMOS LLEGADO?"

El portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular, Iñigo Henríquez de Luna, ha afirmado que la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, debe ser "destituida inmediatamente" por parte de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, porque la cultura en la capital "no podía caer más bajo".

En declaraciones remitidas a los medios de comunicación, Henríquez de Luna ha tildado que lo acontecido en la cabalgata de Reyes de la ciudad "es una broma" comparado con lo acontecido en esta representación teatral, donde se ha representado a "jueces ahorcados y policías apuñalados".

"¿Pero dónde hemos llegado?", se ha preguntado el edil popular en referencia a la gestión del área de Cultura y para reclamar a Carmena que "ponga de patitas en la calle" a su delegada de Cultura.

En la misma línea, la edil socialista Mar Espinar ha avanzado que su formación reclama que se depuren responsabilidades "hasta el final" por contratar a la compañía. En declaraciones a Europa Press, Espinar ha tildado de "intolerable" que se haya producido esta situación y recrimina al Consistorio que no se haya visualizado por parte del área de Cultura y se ha preguntado "con qué criterios contrata el Consistorio".

"No puedo entender cómo se puede firmar un contrato con una compañía sin tener suficientes referencias y sin visualizar lo que se va a representar, máxime en una obra infantil", ha añadido la edil socialista, quien ha acusado a Ahora Madrid de "no saber gestionar". "Se fían de gente que les está llevando al desastre absoluto (...) Los madrileños que votaron por el cambio no se merecen esto", ha apostillado con dureza Mar Espinar, quien agrega que su grupo demanda explicaciones a la delegada de Cultura y Deportes.

Por su parte, el senador de Podemos Ramón Espinar ha admitido el "error" que supone la contratación de la compañía Títeres desde Abajo para representar la función infantil.

"Lo del Carnaval de Madrid ha sido un error", ha señalado en su cuenta personal de la red social Twitter después de que se hayan pedido responsabilidades al Ayuntamiento de Madrid gobernado por Podemos por este incidente.

En cualquier caso, ha recalcado que cuando se comete un error es necesario asumirlo, pedir disculpas y poner "los medios" necesarios para que no se repita.

Ellos son los 'Títeres desde abajo'

La obra representada esta tarde en Tetuán contaba con el subtítulo "A cada cerdo le llega su San Martín", y se estrenó por primera vez el pasado 29 de enero en la Biblioteca Social Libre Albedrío, tras lo que ha pasado por el Centro Social Ocupado La Redonda, ambos de Granada.

En una primera sinopsis que publicaron en su página web el pasado 1 de diciembre, indicaban que en la obra, la protagonista "será la Bruja y su antagonista distintos Don Cristobales que aparecen bajo diferentes formas: banquero, hermana de la caridad, perros guardianes del orden y la ley y juez".

Dos semanas más tarde daban más detalles de la trama, afirmando que Don Cristóbal interpretaba "diferentes caras de un mismo espíritu". "Para simbolizar este hecho los policías, el juez, el abusador y la monja están siendo creados con el mismo molde". Es lo mismo que hicieron en una obra previa en la que "el empresario, el juez, la periodista, el alcalde, todos tenían el mismo rostro porque todos sirven a los mismos intereses en la sociedad", con lo que pretendían "señalar" a "los opresores".

"Aunque la violencia que sufrimos es en parte estructural, ellos han elegido alimentar el sistema y utilizar sus privilegios, mientras la Bruja elige saberse libre salirse y cuestionar sus pilares: la propiedad privada, el monopolio de la fuerza, la servidumbre del trabajo asalariado, los hábitos de consumo, la perdida de soberanía sobre el propio cuerpo, etc... En nuestra obra, la Bruja practica la autodefensa y liquida a sus opresores a golpe de cachiporra, pero una de las características de Don Cristobal es su inmortalidad, así que los puristas no tienen de que preocuparse, ya que su descendencia garantizará la perpetuidad de su envenenado ADN", señalaban el 15 de diciembre en la web dedicada a hablar de esta obra.

La compañía Títeres desde Abajo ha actuado en los últimos meses en centros relacionados con movimientos 'okupas', como el Centro Social Autogestionado La Ardilla Roja (Cuéllar, Segovia), el Centro Social Recuperado Gamonal (Burgos), en la iniciativa Otoño Libertario, en el Centro Social Ocupado A Kasa Negra (Orense) o en el CSO A Quinta da Carmiña (Vigo).

Este vídeo recoge 'En la plaza de mi pueblo', una de sus obras.