CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL

Jueces conservadores dirigirán la mayoría de los tribunales autonómicos

El Consejo General del Poder Judicial, controlado por vocales del PP, ha hecho una renovación estratégica de los TSJ.

La presidenta del TSJ de la Comunidad Valenciana, Pilar de la Oliva.

La presidenta del TSJ de la Comunidad Valenciana, Pilar de la Oliva. Efe

La mayoría de los Tribunales Superiores de Justicia (TSJ), encargados de investigar y juzgar a los gobernantes y parlamentarios autonómicos, tendrán al frente a magistrados conservadores durante los próximos años. 

Éste es el resultado del proceso de renovación de presidentes de Tribunales Superiores que ha correspondido realizar al actual Consejo General del Poder Judicial, presidido por Carlos Lesmes y con una mayoría de vocales propuestos por el PP.

Sólo tres de los 17 TSJ están presididos en estos momentos por jueces progresistas. Se trata de Miguel Ángel Cadenas (Galicia), Juan Luis Ibarra (País Vasco) e Ignacio Espinosa (La Rioja), pero este último termina su mandato en marzo de 2017, por lo que la renovación del cargo corresponderá también al Consejo de Lesmes.

Quitando esos tres, todos los demás los tribunales autonómicos están dirigidos por magistrados afiliados a la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (o próximos a ella) y a la moderada Francisco de Vitoria.

Durante el mandato de Lesmes, que comenzó en diciembre de 2013, han sido renovadas las presidencias de 16 de los 17 Tribunales autonómicos. Teniendo en cuenta que los presidentes de TSJ tienen un mandato de 5 años, los que han sido designados por el actual CGPJ permanecerán hasta 2019 (ocho de ellos), 2020 (otros tres) y 2021 (cinco), dependiendo de sus fechas de nombramiento.

La renovación de los TSJ ha tenido su punto culminante este jueves, cuando el Consejo ha elegido a los presidentes de los tribunales de Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña.

En el caso de los tres primeros, el Consejo ha reelegido a los magistrados que ya ocupaban esos cargos, todos pertenecientes a la APM: Vicente Rouco, José Luis Concepción y Pilar de la Oliva. También ha renovado a Lorenzo del Río, de la asociación Francisco de Vitoria, para el TSJ de Andalucía. En Cataluña, el progresista Miguel Ángel Gimeno ha sido sustituido por Jesús Barrientos, miembro de Francisco de Vitoria y de perfil conservador-moderado.

Los cinco estarán al frente de sus respectivos tribunales hasta 2021. Sus mandatos coincidirán con relevantes procesos judiciales especialmente en la Comunidad Valenciana, plagada de casos de corrupción que afectan al PP; en Andalucía, con el asunto de los ERE, y en Cataluña, donde el desafío secesionista ha llevado al CGPJ a optar por un juez del que se espera que aborde con firmeza las iniciativas independentistas que se lleven a cabo fuera de los cauces legales.

La apuesta de Lesmes

En particular, Barrientos deberá afrontar (bien en vía de recursos, bien en fase de enjuiciamiento) el proceso que se sigue contra el ex presidente de la Generalitat, Artur Mas, por un presunto delito de desobediencia al Tribunal Constitucional, iniciado hace ya más de un año y aún en instrucción.

Jesús Barrientos, que se ha manifestado en términos muy críticos respecto a la resolución independentista aprobada por el Parlamento de Cataluña el pasado 9 de noviembre, es una apuesta personal de Carlos Lesmes, aseguran fuentes del CGPJ. De hecho, en las conversaciones que los vocales han llevado a cabo en los últimos días para tratar de consensuar los nombramientos de este jueves la "única preocupación" del presidente del Poder Judicial era el TSJ de Cataluña y el apoyo que iba a obtener Barrientos.

La sustitución de Miguel Ángel Gimeno, al que en el CGPJ se reprocha su "tibieza" frente el proceso soberanista, se daba por segura desde hace tiempo. A Lesmes le hubiera gustado que Barrientos lograra un respaldo más amplio que los 12 votos recibidos (todos ellos procedentes del bloque conservador), pero los 9 consejeros propuestos por el PSOE, IU y PNV apoyaron sin fisuras a Gimeno.

En cambio, la reelección de Pilar de la Oliva se produjo gracias al apoyo que le prestaron los vocales progresistas, ya que varios de los consejeros propuestos por el PP (singularmente la valenciana Carmen LLombart, que no mantiene buenas relaciones con De la Oliva) no querían darle un nuevo mandato. De hecho, fue una vocal propuesta por el PSOE, Mar Cabreras, la que defendió la candidatura de De la Oliva, subrayando entre otros datos su actuación independiente en los procesos por delitos de corrupción. La presidenta del Tribunal Superior de la Comunidad Valenciana tuvo 12 votos frente a los 9 de Vicente Magro, presidente de la Audiencia de Alicante.

Lorenzo del Río, candidato único al TSJ de Andalucía, fue reelegido por unanimidad. José Luis Concepción tuvo 15 votos frente a los 5 de María José Renedo y 1 de Carlos Javier Álvarez. Vicente Rouco recibió 18 de los 21 votos del CGPJ.

El Consejo ha renovado también a Ángel Calderón como presidente de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo. Calderón iniciará su tercer mandato tras ser respaldado por 13 votos frente a los 8 del magistrado de la Sala Penal Andrés Martínez Arrieta.

Pablo Llarena, ex presidente de la APM y hasta ahora presidente de la Audiencia de Barcelona, y Rafael Toledano accederán a las Salas Segunda y Tercera del Supremo, respectivamente.