Tribunales

Prisión para el expresidente del PRI detenido en Barajas

Humberto Moreira ha sido detenido, a petición de la Fiscalía, y será trasladado a Soto del Real en el marco de una investigación sobre transferencias bancarias.

El expresidente del PRI, Humberto Moreira.

El expresidente del PRI, Humberto Moreira. Efe

  1. Tribunales
  2. Humberto Moreira
  3. PRI
  4. México
  5. Detenciones
  6. Delitos fiscales
  7. Justicia

El juez de la Audiencia Nacional ha acordado el ingreso en prisión incondicional para el ex gobernador mexicano y ex presidente del PRI, Humberto Moreira, al entender que existe riego de fuga y destrucción de pruebas. El magistrado José de la Mata lo ha acordado previa petición de la Fiscalía Anticorrupción, que lleva más de un año investigando al ex dirigente mexicano.

Moreira será trasladado a la prisión de Soto del Real donde permanecerá mientras dure la investigación. Ha sido imputado por varios delitos, entre ellos el de blanqueo de capitales, malversación de caudales públicos, organización criminal y cohecho. Moreira fue detenido por orden de la Fiscalía Anticorrupción, en el marco de una investigación que se sigue en la Audiencia Nacional.

La instrucción, seguida por el juez Santiago Pedraz, se encuentra secreta. Sin embargo, ha sido su compañero De la Mata quien al estar de guardia interrogó y acordó su ingreso en prisión. La Fiscalía iba detrás de él tras conocer que el ex gobernador mexicano había realizado transferencias desde Estados Unidos a España.

Por ahora se tienen detectadas transferencias por importe de alrededor de unos 200.000 euros en el año 2013 aunque la investigación sigue abierta. El proceso se encuentra en un estado embrionario y podrían conocerse más datos a lo largo de la instrucción.

Tras ser detenido, Moreira había pedido que le asistiera como abogado el ex juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, quien tienes vinculaciones con México. Garzón, apartado de la carrera judicial, asesoró al Gobierno mexicano para elaborar una Ley de Apoyo a las Víctimas. Sin embargo, finalmente, Moreira ha designado a otro letrado para que le lleve su defensa.

La red del expresidente del PRI, Humberto Moreira, detenido esta viernes en Barajas por orden de al Audiencia Nacional, utilizó Estados Unidos para blanquear parte de los 246 millones de euros (3.000 millones de pesos) presuntamente robados en el estado mexicano de Coahuila. Así al menos lo refleja la confesión de uno de sus testaferros ante la Corte del Distrito de San Antonio, en Texas, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Parte de los fondos, según la investigación abierta por EEUU, terminaron en cuentas abiertas en Bermudas por los colaboradores del mandatario mexicano. Ahora, el juez Santiago Pedraz investiga a instancias de la Fiscalía Anticorrupción si parte de esos fondos, detraídos de forma ilegal de la administración mexicana, fueron enviados después a España para entrar de nuevo en el curso legal. Tal y como ha avanzado este diario, Moreira ha sido imputado por delitos de blanqueo y malversación y aguarda todavía para prestar declaración judicial.

La investigación partió tras una comunicación de Estados Unidos

La investigación partió tras una comunicación de Estados Unidos, cuyas autoridades alertaron de que un dirigente mexicano podía estar blanqueando dinero en España. Según ha publicado este diario, el 30 de abril de 2014 la Corte de San Antonio anunció el procesamiento del empresario Rolando González-Treviño, acusado por mover fondos de cuentas del gobierno de Coahuila, de donde Moreira era gobernador. Este empresario alcanzó un pacto con la fiscalía estadounidense y se declaró culpable. En su confesión, el empresario señala a Moreira como máximo responsable del saqueo público.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) y la Fiscalía Anticorrupción tienen localizadas las transferencias realizadas por Moreira en cuentas en España, país al que viajaba de manera asidua, e incluso donde vivió durante una temporada. Según las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL, sólo en 10 meses de 2013 se han encontrado transferencias por importe de 200.000 euros.

Las sospechas que se ciernen sobre Moreira no son nuevas. Su gestión dejó al estado de Coahuila una deuda de 1.800 millones de dólares que degradó su calificación varios escalones de A+ a BBB- según el índice de Standard & Poor’s. La fiscalía general de México lo absolvió en noviembre de 2012 por falta de pruebas. Pero sus andanzas llamaron la atención de la Justicia americana, que lo mencionó en un auto publicado en mayo de 2015.

El gobernador voló a San Antonio en enero de 2009 a bordo de un jet privado con su esposa, sus guardaespaldas y el tesorero de su estado, que está al otro lado de la frontera sur de Estados Unidos.

El objetivo de Moreira era verse con su hija, que entonces vivía en la ciudad texana y hablar con ella sobre la estrategia del PRI, que entonces aspiraba a recuperar la presidencia en las elecciones de 2012. Pero también encontrarse en un club exclusivo con el magnate mexicano Rolando González Treviño y con uno de sus hermanos, a quienes quería proponerles un trato: adquirir un puñado de emisoras de radio con dinero robado del Estado.

Pese a los procesos en México y el extranjero, Moreira siempre ha negado la existencia de denuncias formales y aseguró, en varias ocasiones, que las acusaciones eran parte de una campaña de linchamiento político y mediático.

LA MUERTE DEL HIJO

El 3 de octubre 2012 el hijo de Moreira, José Eduardo Moreira, de 25 años, fue asesinado en el municipio de Ciudad Acuña, en la frontera con Estados Unidos. Pocos días después de su muerte, el político declaró que el crimen se debió a una venganza por la muerte del sobrino de Miguel Angel Triviño, "El Z-40", líder del cartel de Los Zetas entonces, a manos de la policía estatal.

“Me dieron la información de que se debe a una venganza. Al mediodía matan al sobrino del Z-40 y se da la orden de que maten al sobrino del gobernador, buscan al mismo tiempo a un hijo de una hermana mía, y también a mi hijo, a quien matan”, dijo en declaraciones a Radio Formula.