CATALUÑA

Los detalles de un pacto 'in extremis'

La CUP cederá dos diputados a JxS, se compromete a no votar nunca alineada con los partidos constitucionalistas y relevará a los parlamentarios más críticos con Mas.

Carles Puigdemont, en una imagen de archivo

Carles Puigdemont, en una imagen de archivo

Después de una semana agónica y de reuniones interminables, finalmente JxS y la CUP han ultimado un acuerdo in extremis para evitar la convocatoria de nuevas elecciones. El actual president en funciones, Artur Mas, ha sucumbido a la presión de sus socios de coalición y ha accedido a dar un paso atrás. Al frente de la Generalitat le relevará Carles Puigdemont, actual alcalde de Girona y presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).

El acuerdo alcanzado entre los negociadores de JxS y la CUP dotará a la mayoría soberanista del Parlament de una estabilidad parlamentaria que nadie esperaba en el caso de que se hubiese investido a Mas.

La formación anticapitalista se ha comprometido por escrito a no votar en ningún caso en el mismo sentido que los partidos constitucionalistas (C's, PSC y PP). También transferirá dos de sus diputados, que se incorporarán "a la dinámica del grupo parlamentario de JxS de manera estable". Es decir, participarán en las deliberaciones y actuarán conjuntamente en las tomas de decisión del grupo. De esta manera, JxS podrá aprobar todo lo que crea necesario con la abstención de los 8 diputados restantes de la CUP.

El otro compromiso de la CUP en el acuerdo era reconocer sus errores en la negociación. "Hay que reconocer errores en a beligerancia expresada hacia JxS", explica el acuerdo parlamentario entre ambas formaciones. Por último, la CUP se compromete a renovar "tanto como haga falta" el actual grupo parlamentario con el objetivo de "visualizar un cambio de etapa". Esto incluiría prescindir de los diputados más beligerantes con Artur Mas, como por ejemplo la número 2 Anna Gabriel. El relevo se producirá después del debate de investidura que se celebrará este domingo.

Artur Mas estrecha la mano del alcalde de Girona, Carles Puigdemont.

Artur Mas estrecha la mano del alcalde de Girona, Carles Puigdemont. Efe

Mas, por su parte, no mantendrá ningún cargo en el nuevo Ejecutivo presidido por Puigdemont. "Desde el lunes pasaré a ser expresidente de la Generalitat", ha asegurado Mas, que a su vez se ha puesto a disposición del nuevo president para ayudarlo en lo que haga falta.

Una negociación agónica

Después de que ambas partes se reunieran en la sede de la ANC durante la tarde del viernes, parecía que el acuerdo era imposible de alcanzar. Los negociadores de la CUP y de JxS abandonaron la sede después de reunirse durante menos de una hora con malas sensaciones. Jordi Sánchez, presidente de la ANC, aseguró tras la reunión que quedaba un “hilo de esperanza” pero que veía muy complicado el acuerdo.

En esa reunión, la ANC propuso dos salidas a JxS y la CUP. Una preveía constituir una asamblea de concejales, alcaldes, diputados y senadores para que hicieran una propuesta de presidente de la Generalitat. La segunda era elegir a un presidente temporal y celebrar una consulta en tres meses para que los ciudadanos lo eligieran. La primera propuesta agradó a JxS pero no a la CUP. Mientras que la segunda opción obtuvo la aceptación de los anticapitalistas pero no de JxS.

A pesar del aparente bloqueo tras el encuentro del viernes en la ANC, los negociadores de JxS y la CUP se reunieron durante varias horas en un hotel la noche del viernes y perfilaron un acuerdo que contemplaba un presidente alternativo a Mas.

La cúpula de CDC se ha reunido durante toda la mañana del sábado en el Palau de la Generalitat para valorar si estratégicamente le interesaba a la formación que Mas diese un paso al lado. A la reunión han acudido todos los pesos pesados de la formación: Jordi Turull, Josep Rull, Lluís Coromines y el mismo Mas. Después de unas horas de reunión, sobre las 4 de la tarde Puigdemont ha llegado al palacio de la Generalitat. 

Fuentes de JxS aseguran que la reunión que tuvo la coalición el pasado jueves en el Parlament fue el punto de inflexión en la actitud de Mas. Después de escuchar a varios de sus diputados pidiéndole un gesto para salvar la legislatura, Mas accedió a plantearse un candidato alternativo, una opción que ganó fuerza cuando la CUP ofreció estabilidad parlamentaria.

CDC ha convocado a su Ejecutiva para esta tarde a las 7 para explicarle el acuerdo alcanzado con la CUP. ERC, por su parte, ha convocado a su Ejecutiva a las 6.