Caso del 3%

A la búsqueda de 'dinero flotante' de Osácar en paraísos fiscales

La Guardia Civil sospecha que el ex tesorero de CDC posee cuentas fuera e investiga si son del partido.

El extesorero de CDC Daniel Osàcar, a su salida de los Juzgados de Barcelona

El extesorero de CDC Daniel Osàcar, a su salida de los Juzgados de Barcelona Efe

La Guardia Civil sospecha que el ex tesorero de CDC, Daniel Osácar, esconde dinero en algún paraíso fiscal, fuera del control de la Hacienda española. Los agentes que llevan a cabo la investigación conocida como 'el caso del 3%' ya han trasladado al juez sus pesquisas acerca de la posibilidad de que quien controlara las cuentas del partido liderado por Artur Mas haya desviado fondos al extranjero.

Según ha podido saber EL ESPAÑOL de fuentes de la investigación, la Guardia Civil habría localizado durante el registro de su domicilio en agosto pasado cierta documentación que indicaría que Osácar guarda dinero en un paraíso fiscal situado en Europa. Sin embargo, no se trataría de Suiza, tal y como indicó la Policía en un informe remitido a la Fiscalía Anticorrupción y que fue incorporado al 'caso Palau', en el que el ex tesorero se encuentra acusado.

El Instituto Armado dirige sus pesquisas hacia otro lado. Los investigadores manejan la hipótesis de que Osácar, probablemente uno de los artífices de la financiación ilegal del partido, dirigido ahora por Mas y anteriormente por Jordi Pujol, oculta un dinero que no es estrictamente suyo. Por ahora, la investigación se encuentra en un estado embrionario pero los agentes quieren averiguar si ese dinero situado en paraísos fiscales puede ser del partido.

En la 'operación Petrum II', la Guardia Civil registró el domicilio de Osácar después de entrar en la fundación CatDem, al sospechar que varios empresarios habrían pagado una comisión del 3% a CDC por las obras públicas adjudicadas. Dos meses después, los investigadores llevaron a cabo 'Petrum III', operación que consistió en el registro de la sede del partido y varias detenciones, entre ellas la del ex tesorero y la de su sucesor, Andreu Viloca, quien ingresó en prisión.

El siguiente paso es que el juez de El Vendrell encargado del caso acuerde practicar comisiones rogatorias para conocer si realmente Osácar dispone de esas cuentas y cómo se movió el dinero. Los investigadores hablan de “dinero flotante” a disposición del ex tesorero en paradero desconocido. Es más, uno de los delitos que le imputa el instructor es el de blanqueo de capitales en la causa en la que se investiga si Convergencia cobró donaciones de empresarios a través de su fundación, CatDem, a cambio de la adjudicación de obra pública en todo el territorio catalán.

Mientras no se aclare si parte del dinero entregado por empresarios durante años a CDC se ha ocultado o no, los imputados tendrán limitados sus movimientos para evitar que destruyan las pruebas sobre la supuesta financiación ilegal del partido de Mas.

Ante estos indicios, el juez ordenó el ingreso en prisión del sucesor de Osácar, el actual tesorero, Andreu Viloca, a petición de la Fiscalía, al considerar que había un elevado riesgo de destrucción de pruebas en caso de quedar en libertad. Sin embargo, la Audiencia Provincial de Tarragona entendió que no era causa suficiente para que permaneciese en la cárcel y acordó su libertad.

Osácar niega la cuenta de Suiza

Las sospechas de la Guardia Civil respecto al 'dinero flotante' en el extranjero discurren en paralelo a las pesquisas de la Policía, que habría localizado una cuenta en Suiza en la que se habría recibido más de un millón de euros desde otra cuenta en Gibraltar. La Policía se encargó en su momento de la investigación del 'caso Palau', relativo a la presunta financiación irregular de CDC con comisiones entregadas por constructoras a cambio de adjudicaciones hechas en los últimos años de los Ejecutivos autonómicos de Jordi Pujol.

Daniel Osácar ha negado la existencia de esta cuenta en Suiza. En un comunicado hecho público por Convergencia, aseguró que en 2014 el Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona pidió una comisión rogatoria internacional y las autoridades suizas rechazaron esta comisión por inconcreciones y por irregularidades en la petición. “Una vez desestimada, el Juzgado dictaminó el sobreseimiento y el archivo de la misma con un informa favorable del fiscal”, recogía la nota.