DESAFÍO SOBERANISTA

El fiscal busca nuevas pruebas de que Mas desobedeció al TC el 9-N

Pide diligencias para averiguar si el centro de tecnología de la Generalitat controló la votación en todo momento.

Artur Mas saluda antes de declarar como imputado por la consulta del 9N

Artur Mas saluda antes de declarar como imputado por la consulta del 9N Efe

El fiscal del Tribunal Superior de Cataluña ha pedido este lunes por la mañana al magistrado Joan Manel Abril que acuerde nuevas diligencias sobre el papel que desempeñó el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), organismo dependiente de la Generalitat, en la consulta soberanista del 9-N.

Abril tramita desde principios de año una querella de la Fiscalía contra el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas; la ex vicepresidenta Joana Ortega y la consejera de Educación en funciones, Irene Rigau, por un posible delito de desobediencia al Tribunal Constitucional consistente en haber promovido e intervenido en la celebración de la votación soberanista pese a que fue suspendida por el TC, que luego la declaró nula.

Los tres querellados declararon ante el juez que, tras a suspensión de la consulta por el Constitucional, la Generalitat se apartó del proceso, que según ellos quedó en manos de voluntarios. Sin embargo, de la documentación que consta en las diligencias se desprende "inequívocamente", según el fiscal, que el CTTI siguió actuando de cara al desarrollo y aplicación de instrumentos informáticos específicamente destinados a ser utilizados en la votación. Así se infiere de los datos aportados por empresas que tenían contratos de prestación de servicios al CTTI y a los que se encargó el desarrollo e implementación de los aplicativos que sirvieron de base para la consulta del 9-N.

POSIBLE USO DE FICHEROS PÚBLICOS

El fiscal sospecha, además, que se utilizaron ficheros públicos de los que es responsable la Generalitat para el desarrollo de esas aplicaciones y para que la propia votación tuviera lugar. Esos ficheros contenían datos personales de los ciudadanos convocados a las 'urnas'.

La Fiscalía considera que el CTTI fue un organismo esencial para que la consulta pudiera celebrarse. Las diligencias solicitadas van encaminadas a averiguar si, en contra de la versión dada por los imputados, la Generalitat "mantuvo en todo momento y hasta el final un control determinante preparación y desarrollo de la votación, en abierta contradicción con la suspensión acordada por el Tribunal Constitucional".