Denuncia de Adicae

El Banco de España miró para otro lado con CaixaBank

Adicae denuncia que el regulador no quiso frenar la doble comisión en los cajeros que aplicaba el banco catalán

Isidro Fainé, presidente de La Caixa.

Isidro Fainé, presidente de La Caixa.

El Banco de España tuvo conocimiento de que CaixaBank estaba aplicando una comisión de dos euros que no está permitida prácticamente desde el primer momento, pero decidió mirar para otro lado aunque tenía los instrumentos necesarios para intervenir. Esta es la acusación que ha realizado la Asociación de usuarios de bancos, cajas y seguros (Adicae) apuntando directamente al regulador.

CaixaBank inició la guerra de las comisiones en marzo, cuando anunció que cobraría dos euros a todos los no clientes que sacasen dinero de su red de cajeros. La asociación se movilizó desde el primer momento para frenar esta práctica que, en su opinión, supone un “abuso de derecho y una práctica contraria a la competencia. Pusimos una denuncia ante el Banco de España”, explica Fernando Herrero, secretario general de Adicae, “pero la respuesta del regulador fue un absurdo en sí misma”.

Por una parte, el Banco de España explicaba que las entidades no podrían aplicar una doble comisión por un solo servicio, pero, por otra, indicaba que no tenía indicios de que ningún banco estuviese imponiendo un doble cobro. Adicae explica que inmediatamente enviaron pruebas que demostrarían que efectivamente CaixaBank cobró los dos euros directamente a los clientes desde el mes de marzo. “Parece que al regulador no le importó mucho”, lamenta Herrero.

Parece que al regulador no le importó mucho que CaixaBank cobrara la comisión de los dos euros

No fue hasta la vuelta del verano cuando el Banco de España movió ficha, casi medio año después, cuando la polémica llegó hasta el Ministerio de Economía y éste exigió una solución al regulador. Lo que hizo fue reclamar al Gobierno una regulación más contundente que le diera los instrumentos para actuar, ya que con los que estaban vigentes era imposible.

Sin embargo, Adicae proclama que el regulador ya tenía entonces los instrumentos legales suficientes para actuar. La asociación ha denunciado al Banco de España ante el Banco Central Europeo por la "falta de acción del supervisor español ante una situación que supone un elemento desestabilizador del sistema".

Linde

Linde Madrid

Según las estimaciones de Adicae, CaixaBank ganó en estos seis meses en torno a 16,2 millones de euros gracias a la comisión de dos euros. La asociación interpuso el lunes una demanda colectiva contra la entidad apelando a la regulación vigente durante ese periodo. “La entidad vulneró la Ley de Competencia Desleal, el Decreto Legislativo de la Ley General para la defensa de los Consumidores y Usuarios y la circular del Banco de España sobre transparencia de las operaciones y protección de la clientela”.

Competencia desleal

Adicae también señala a CaixaBank en su decisión de aplicar una doble comisión, ya que acusa a la entidad de que su verdadera intención era “captar clientela en base a generar primero un malestar y después, presumir o señalar que los clientes de CaixaBank no estaban sometidos a esa problemática”, explica Herrero. Así fue como una parte del sector entendió el cobro de los dos euros que impuso el banco catalán, una decisión que perjudicaba principalmente a ING Direct, ya que la entidad no posee una red de cajeros propia y su reclamo comercial es precisamente que sus clientes pueden sacar dinero gratis en cualquier firma.

Ahora Adicae pone pruebas sobre la mesa y lo hace a través de los correos con los que CaixaBank contestaba a los usuarios que protestaban contra la entidad por la doble comisión. En uno de esos correos, el banco indicaba las operaciones en las que cobraba los dos euros y terminaba el correo promocionando sus servicios: “Le recordamos que nuestras tarjetas operan a débito sin ninguna comisión en toda la extensa red de cajeros automáticos del territorio español, con más de 9.500 terminales, que son un referente en el sector financiero”. Para Adicae, se trata de una clara operación de competencia desleal que ha tenido impacto directo en los consumidores, por lo que han denunciado a CaixaBank ante los juzgados de lo Mercantil de Barcelona para que devuelva a los usuarios las comisiones aplicadas.

La no devolución de lo indebidamente cobrado sentaría un gravísimo precedente; sería un claro incentivo al abuso sistemático

Por su parte, CaixaBank siempre ha defendido la legalidad de su actuación basándose en que la renovación y el mantenimiento de su red de cajeros tiene unos costes que es necesario asumir. Antes de aplicar los dos euros, la entidad ya cobraba una comisión a los no clientes, pero lo hacía directamente al banco emisor de la tarjeta y no al consumidor final. En marzo decidió cambiar su estrategia y aplicar el cobro directamente sobre el usuario, lo que supone que el ahorrador tendría que pagar dos veces por una sola operación (al banco emisor de la tarjeta y a CaixaBank, propietaria del cajero).

Con la nueva normativa aprobada por el Gobierno la semana pasada, CaixaBank (y cualquier otro banco) tendrá que negociar con las otras entidades el precio que cobrará por los no clientes que usen su red de cajeros. Además, tendrá que informar en la pantalla, en el momento de la retirada de dinero, cuál es esa comisión que está aplicando. Con esta normativa, el Ministerio de Economía intenta garantizar la transparencia suficiente para estimular la competencia y reducir las comisiones que tienen que soportar los clientes.