Elecciones Generales 2016

La UE mira a España tras el 'brexit': ¿populismo y referéndum en Cataluña?

La victoria eurófoba en Reino Unido convierte a nuestras elecciones en otro test de estrés para Bruselas.

Iglesias, en la Complutense.

Iglesias, en la Complutense. Efe

Este histórico 24 de junio ha sido comparado con el 11-S por su impacto en las bolsas y con la caída del Muro de Berlín por sus implicaciones políticas. La referencia más clara de que algo inmenso ha ocurrido este viernes es que la libra- la hasta ahora sólida sterling- no había alcanzado un valor tan bajo respecto al dólar desde 1985. Un país dividido, un proyecto europeo tocado. Las fuerzas euroescépticas han ganado y Nigel Farage, el líder del UKIP, se ha convertido en su rey al proclamar una doble victoria contra el gran dinero y contra la gran política (big business & big money).

¿Tendrá algún efecto este terremoto en las elecciones generales de España? En una jornada frenética de declaraciones y decisiones, políticos y diplomáticos se muestran prudentes: es muy difícil determinar cómo afectará un acontecimiento así el voto del domingo, pero están de acuerdo en que el brexit se ha colado por sorpresa en el 26-J.

También, en que España se ha convertido en el anfiteatro electoral de Europa: nuestras elecciones generales serán interpretadas como un test de estrés sobre la deriva del populismo mundial. Podemos, que según todas las encuestas será la segunda fuerza política este domingo, se presenta con un programa poco complaciente con el cumplimiento del déficit y el compromiso de celebrar un referéndum de independencia en Cataluña.

Trump, en el Reino Unido

El termómetro español medirá la fuerza de la fibre trumpista que 1,3 millones de personas han desatado en el Reino Unido. Ironías de la vida, Donald Trump estaba en las islas británicas inaugurando un campo de golf cuando se conocieron los resultados. Su reacción: “La gente ha recuperado su país de las élites europeas”. El primer tuit de Alberto Garzón (Unidos Podemos) ha sido su eco en España: “El referéndum del 'brexit' no es el problema, sino el síntoma. El síntoma de una UE para los mercaderes y construida contra los pueblos”.

Los tres escenarios que podrían darse tras el brexit en España. Bruselas los analiza ya con lupa.

1. El PP, el gran beneficiado.

La victoria del miedo. La seguridad frente a la incertidumbre. El refranero español lo contempla asi: más vale malo conocido que bueno por conocer. Lo han intuido, desde primera hora de la mañana, los responsables del PP. Y se han puesto en acción. El presidente en funciones, Mariano Rajoy, ha advertido antes de su declaración institucional en La Moncloa de que iba a “leer un comunicado del Gobierno” y ha jugado con el subconsciente de los españoles al recalcar la idea de que “ahora” la situación económica de España es lo suficientemente fuerte como para enfrentarse con serenidad a esta convulsión. Gracias al trabajo del PP estos últimos cuatro años.

En la misma línea ha ido María Dolores de Cospedal, la secretaria general del PP, que ha comparecido temprano en la televisión pública. Desde el palco de los Desayunos de TVE, Cospedal ha llamado directamente al “voto útil” y ha hecho una clara alusión al bolsillo: “El dinero es miedoso”. De la misma forma que los inversores se están refugiando en el oro y en el dólar, los votantes podrían optar por ponerse al socaire del PP, un par de manos seguras frente a los peligrosos vientos del exterior.

2. La explosión del populismo

Se ajusta a otro dicho español: de perdidos, al río. Miriam González, la mujer de Nick Clegg, lo adelantó en su entrevista en EL ESPAÑOL. En un mundo en el que las reglas establecidas saltan por los aires, la reacción podría ir en el sentido de cambiarlo todo. Si lo establecido no funciona, ¿por qué no cambiarlo radicalmente? Si esta situación la han provocado los viejos políticos y los conservadores, ¿por qué no cambiar drásticamente las reglas del juego?

En su cuenta de Twitter, lo ha escrito así Pablo Iglesias: “Día triste para Europa. Debemos cambiar el rumbo. De una Europa justa y solidaria nadie querría irse. Tenemos que cambiar Europa”.

Este salto al vacío podría beneficiar a Unidos Podemos, en cuyo programa -La sonrisa de un país- aboga por el fin del austericidio, reférendums de autodeterminación en Cataluña y otras comunidades y por democratizar las instituciones de la Unión Europea. En ese sentido va otra declaración de Farage: “Ha sido una victoria de la gente corriente”.

Los británicos han votado contra los bancos, contra el big money, contra los burócratas de Bruselas que, sin ser elegidos en las urnas, toman decisiones que afectan a todos los ciudadanos. Este mensaje populista extrapolado a España daría su apoyo a Unidos Podemos.

3. Una Tercera Vía que ayude a formar Gobierno 

Un tercer refrán se ajusta a este línea: no hay mal que por bien no venga. Albert Rivera lo ha descrito así: “No al tremendismo, sí a la reforma”. Desde el punto de vista del líder de Ciudadanos, que quiere quitarle a Rajoy la ventaja del miedo, “lo que ha pasado en el Reino Unido con los conservadores no es para sacar mucho pecho”.

Se trata de convencer a los españoles a que den la espalda al inmovilismo que representa Rajoy y al populismo de Iglesias. Una Tercera Vía que se asemeja a lo declarado por Pedro Sánchez. Ambos han destacado la oportunidad que supone para Europa poder unirse más tras el divorcio del Reino Unido. Está por ver si esta idea de la “esperanza frente al miedo” de C's y del PSOE atraerá más votantes. Para algunos, el partido que lidera Sánchez pertenece a esa vieja política que ha sido derrotada en el Reino Unido.

Sí puede beneficiar al socialcentrismo de C's y del PSOE la presión por formar un nuevo gobierno tras el 26-J. Ahora más que nunca urge que en Madrid haya un Ejecutivo que represente a España en las negociaciones de Londres para salir de la UE.

Sí hay unanimidad entre los consultados sobre el hecho de que Europa estará presente en las nuevas negociaciones entre los 4 partidos. Por ejemplo, para enfrentarse a la cuestión de Gibraltar, que ya ha salido a la palestra hoy de la mano de José Manuel García-Margallo: “La bandera de España está más cerca de izarse en el Peñón”.