Transporte alternativo

El gigante de Internet nipón respalda a Cabify con una inversión histórica

Rakuten lidera la segunda mayor ronda en una ‘startup’ con 100 millones de euros en plena batalla judicial contra el taxi.

Cabify se rearma para competir con Uber

Cabify se rearma para competir con Uber

  1. Transportes
  2. Cabify
  3. Uber
  4. Rakuten

El acelerador de la española Cabify está pisado a fondo. Pese al ruido judicial, la compañía de transporte alternativo ha logrado el respaldo de uno de los titanes tecnológicos. El grupo japonés Rakuten ha liderado una ronda de financiación de 100 millones de euros por algo más de un tercio de las acciones. El objetivo: crecer en España y los cuatro mercados latinoamericanos donde tiene presencia con su servicio de transporte de pasajeros con chófer privado. Lo hace en plena batalla judicial con el sector del taxi en España por su denuncia por competencia desleal.

La compañía, con sede fiscal en el estado estadounidense de Delaware y operaciones en cinco países entre España y Latinoamérica, suma 129 millones de euros de financiación externa con esta última ronda. El dinero aportado, principalmente, por Rakuten junto con inversores ya presentes como el fondo español Seaya Ventures, servirá para extender su servicio en los dos continentes donde está presente. Desde la compañía confirman que, al menos, por ahora, no existen planes de lanzar su servicio en otro país europeo más allá de las fronteras españolas.

“Rakuten es un gran socio que entiende nuestra visión a largo plazo y la ruptura que planteamos con el modelo tradicional de movilidad en las ciudades”, ha resaltado Juan de Antonio, consejero delegado y fundador de Cabify. La empresa se niega a ofrecer cifras de ventas de 2015, aunque las previsiones anunciadas a mediados de año se centraban en alcanzar 40 millones de euros de ventas en todo el mundo (sin precisar si se trata de facturación neta o de volumen total gestionado en su plataforma de transporte).

El espaldarazo de Rakuten al 'uber' bueno

El aterrizaje de Rakuten, la principal empresa de Internet de Japón, se produjo el pasado mes de octubre después de los habituales contactos que se producen entre los inversores de 'startups' tecnológicas. Para el gigante nipón, dueño del servicio de vídeo bajo demanda español Wauki.tv, la inversión en Cabify no fue nada exótico, ni novedoso: en EEUU respalda Lyft, el principal competidor de Uber en el terreno del transporte alternativo, donde ha invertido unos 300 millones hasta la fecha.

Rakuten es un gran socio que entiende nuestra visión a largo plazo y la ruptura que planteamos con el modelo tradicional de movilidad en las ciudades

La primera inversión le dio un porcentaje inferior al que ha alcanzado ahora (más del 30%). "Fue una ronda de aproximación, de contacto, pero desde entonces han visto los números, han conocido a los gestores del proyecto, la evolución del negocio y han redoblado su apuesta", explican a EL ESPAÑOL fuentes cercanas a la operación.

Una de las claves de esta inversión es que, a diferencia de Uber, Cabify siempre se ha caracterizado por cumplir escrupulosamente la normativa allá donde opera. Para Rakuten es una inversión más que suma a su amplia cartera de participadas. Su músculo financiero es enorme: tiene unas ventas de 5.700 millones de euros anuales y un valor en bolsa de 14.000 millones. 

Evolución del negocio de Rakuten.

Evolución del negocio de Rakuten.

Se trata de una de las operaciones más importantes que se ha realizado en España en empresas tecnológicas. "Son cifras de relevancia mundial y valida el modelo de inversión en el área de España-Latinoamérica", opinan fuentes del sector. Los números de la operación (unos 285 millones de euros de valoración tras la inyección de 105) le sitúan a la cabeza de este tipo de transacciones en España y por encima, por ejemplo, de iconos del capital riesgo tecnológico como la de Tuenti, Buyvip o Trovit, entre otras. 

Fue una ronda de aproximación, de contacto, pero desde entonces han visto los números, han conocido a los gestores del proyecto, la evolución del negocio y han redoblado su apuesta

La de Cabify es, por tanto, una de las mayores operaciones. Sin embargo, no es la única experiencia de Rakuten en España. En 2013 abrió su tienda online. Pero un año antes ya había pisado territorio español con la adquisición de WuakiTV, el principal actor de la ‘startup’ española de vídeo bajo demanda fundada en 2009. Pese a que no se dio a conocer la cifra, se estima que el precio final pagado se situó en los 15 millones de euros. Esta adquisición le sirvió para pisar el acelerador a su expansión internacional (2014 lo cerró con unos ingresos de más de 7,5 millones de euros).

En pleno proceso judicial

Este importante espaldarazo llega en un momento decisivo para la compañía en España, su principal mercado. En noviembre arrancó esta batalla con la vista oral ante la jueza del Mercantil número 12 de Madrid, Ana María Gallego. Se veía las caras con la Federación Madrileña del Taxi, que la denunciaba por competencia desleal.

Tras defender su modelo, basado en un servicio de transporte con conductores privados con licencia VTC, logró convencer a la jueza para evitar la suspensión cautelar. Ahora debe esperar hasta el mes de julio para el juicio definitivo para dilucidar si existe o no competencia desleal.

Mientras tanto, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha puesto sobre la mesa un polémico y duro informe respecto al taxi y la necesidad de una liberalización del sector. Su objetivo es otorgar mayor protagonismo a servicios como el de Cabify (y Uber), levantando el límite de licencias y eliminando restricciones para el acceso.

¿Ha afectado el proceso judicial a su crecimiento en España? “En los números no ha habido nada diferente, sí hemos visto un gran apoyo de parte de clientes y transportistas”, explica en declaraciones a este medio el responsable de la empresa en España, Juan Ignacio García Braschi, quien reconoce que siguen creciendo entre el 15% y el 20% al mes. En 2016 abrieron en tres ciudades mexicanas.

Otras operaciones ‘milmillonarias’ en España

La que se ha anunciado este viernes está entre las tres principales operaciones de financiación de una ‘startup’ en España. La más cuantiosa es la que la recientemente vendida Privalia realizó en el año 2011. El ‘outlet’ online sumó 123 millones de dólares (88 millones de euros al cambio de aquel momento) aportados por firmas de capital riesgo como General Atlantic, Highland Capital Partners o Index Ventures. El objetivo de ese dinero era comprar la alemana Dress for Less.

Evolución en bolsa de Rakuten.

Evolución en bolsa de Rakuten.

La segunda más destacada tras la de Cabify es la protagonizada por la empresa centrada en la tecnología electoral Scytl. A lo largo del año 2014 cerró una importante inyección de capital en varias fases de 104 millones de dólares, con la entrada de inversores como Vulcan Capital (creado por Paul Allen, uno de los cofundadores de Microsoft), o el fondo del gigante tecnológico SAP.

Hay otras dos operaciones destacadas en el sector ‘startup’ que tuvieron lugar el pasado año. Ambas son del mismo sector: los anuncios clasificados de compraventa de productos de segunda mano. Pese a que no ha sido confirmada por la empresa, Wallapop logró una inyección de 100 millones de dólares según publicaron varios medios. Su máximo competidor español, Letgo, hizo lo propio.

Otros gigantes, a por el transporte

Si abrimos el foco, este último movimiento de la japonesa no es una excepción en el escenario mundial. Además de su apoyo a la española Cabify, también ha decidido poner sobre la mesa una importante cantidad de dinero para respaldar en dos rondas de financiación (de 530 y 1.000 millones de dólares) al principal competidor de Uber en Estados Unidos, Lyft.

Pero no es el único. Gigantes tecnológicos han hecho sus particulares apuestas en estas compañías que tratan de revolucionar el transporte en las ciudades.  Microsoft inyectó 100 millones de dólares en Uber en una ronda de financiación que valoró la compañía en 50.000 millones de dólares. Lyft, junto al capital de Rakuten, también cuenta con dinero del gigante del comercio electrónico chino Alibaba.

Y en territorio chino, despunta un actor que ha logrado atraer la atención de todos los grandes gigantes asiáticos. Se trata de Didi Kuaidi, el competidor en el país de Uber. La lucha titánica entre ambos ha disparado la inyección de capital de esta compañía y en los últimos años han participado en ‘milmillonarias’ rondas de financiación otros gigantes como Alibaba, Softbank y Tencent.