europa

Schäuble la lía con Portugal: augura (y desmiente) un segundo rescate

La autoridades lusas desmienten esta posibilidad mientras que la izquierda se indigna por los "comentarios malintencionados" en un contexto económico difícil.

Schäuble, junto a Merkel.

Schäuble, junto a Merkel. Reuters

  1. Portugal
  2. Deuda pública
  3. Alemania

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, auguró y luego desmintió la posibilidad de un futuro reacate luso la tarde del miércoles, disparando las alertas de los mercados europeos y la indignación de las autoridades lusas, quienes aseguraron que esa opción no está sobre la mesa.

La tormenta desatada por las polémicas declaraciones del ministro en Berlín, desde donde Schäuble lanzó una serie de mensajes confusos, inicialmente afirmando que Portugal iba a solicitar un segundo rescate y que este sería aprobado por las autoridades comunitarias.

Poco después, el político alemán matizó sus comentarios e indicó que el Gobierno luso no había solicitado un segundo rescate, pero que éste sería "necesario" si Lisboa no cumplía con sus compromisos europeos. Pero seguidamente, sin embargo, Schäuble pareció dar marcha atrás por completo y desmentirse a si mismo al dejar todo lo afirmado en un ámbito teórico.

"Los portugueses no quieren, ni necesitarán, un segundo rescate siempre y cuando cumplen con sus compromisos europeos (...) Tienen que cumplir las reglas, porque si no lo van a tener muy complicado", afirmó el ministro en las declaraciones recogidas por Bloomberg.

Desmentido del Gobierno luso

Las palabras confusas del ministro cayeron como una bomba en la capital lusa, llenando las portadas de las webs de los principales medios del país con titulares sobre el rescate que se avecina. El pánico desatado por las noticias hizo que el Ministerio emitiese un escueto comunicado urgente desmintiendo la posibilidad de otro rescate a mediados de la tarde, enfocándose en el último mensaje de los tres lanzados por el político alemán.

"Teniendo en cuenta las declaraciones del ministro alemán de Finanzas, Wolgang Schäuble, que fueron matizadas y corregidas por el propio ministro, el Ministerio de Finanzas aclara, no obstante, que no se está considerando un nuevo programa de ayuda financiera a Portugal, por lo contrario de lo que hay dicho el gobernante alemán inicialmente", reza el texto.

Explicaciones a última hora de la tarde por parte de un portavoz del ministro alemán parecían dejarlo todo en un lapsus. Según el equipo del político, no se auguraba otro rescate, sino que se avisaba sobre los pasos que se deberían tomar para evitarlo.

"Portugal cometería un grave error se no cumpliese sus compromisos con Europa, porque en ese momento necesitaría pedir un nuevo rescate", afirmó el portavoz de Schäuble a la prensa, aparentemente citando al ministro. "Los portugueses no quieren otro programa de ayuda, y no lo necesitarán si cumplen las reglas".

¿Todo fue un lapsus?

Como era de esperar, los comentarios de Schäuble han vuelto a despertar el espectro del colapso económico en el contexto de la frágil economia lusa. Para muchos diputados de la izquierda los comentarios del ministro no supusieron un lapsus, sino un ataque malintencionado para atacar a las políticas del Gobierno de izquierdas que ha prometido pasar página a la austeridad.

João Galamba, portavoz de los socialistas en el Parlamento luso, tachó a las declaraciones de "incendiarias" e insistió en que el ministro había mostrado "irresponsabilidad e insensatez peor que la de los políticos del Reino Unido" al lanzar un comentario tan dañino en un momento tan complicado para la economía portuguesa. "Las declaraciones no tienen sentido en un momento tan delicado en el que es peligroso; no tiene sentido tirar gasolina sobre la hoguera", afirmó Galamba a través de su cuenta de Facebook. "No tiene sentido a no ser que el objetivo sea incendiar esta situación más de lo que está".