Telefónica

Si no llamas al 223528, Movistar te cobrará un plus por tus datos

La operadora comienza a cobrar hoy el exceso en consumo de datos en el móvil salvo que el cliente exprese lo contrario.

Una persona hablando por su teléfono móvil.

Una persona hablando por su teléfono móvil. Reuters

  1. Telefónica
  2. Empresas
  3. Telecomunicaciones
  4. Consumo
  5. Movistar +

Una subida más. Movistar comenzará a cobrar a sus clientes de telefonía móvil desde hoy miércoles el consumo de datos una vez se supere el paquete contratado por el usuario, manteniendo así la máxima velocidad de navegación, salvo que solicite expresamente la opción de navegar a velocidad reducida sin coste adicional.

La compañía ha informado a sus clientes durante las últimas semanas en sus facturas de que a partir de hoy, una vez superada la franquicia de datos incluida en la tarifa contratada, seguirán navegando a máxima velocidad en modalidad de pago por uso a un precio de 1,5 céntimos por MB.

La única escapatoria al abuso

Movistar ha fijado el límite máximo de navegación que se tarificará en la modalidad de pago por uso en 1 'gigabyte' adicional al mes, por lo que el impacto máximo que puede tener este cambio en la política de la compañía en la factura del usuario será de 15 euros al mes. Sin embargo, los usuarios podrán cambiar llamando gratuitamente al 223528 este importe máximo y fijarlo en 0 euros, en cuyo caso la operadora no aplicará al cliente el pago por uso mientras no solicite modificar nuevamente el límite o cambie de contrato.

El silencio del cliente conlleva una subida de tarifas y, según las asociaciones consumidores, un abuso. "No se le está concediendo la posibilidad real y efectiva de resolver sus contratos de forma gratuita a los usuarios que no acepten esa modificación de las condiciones que ahora les impone la operadora". Estas prácticas habituales por parte de todas las operadoras suponen un abuso tanto de posición como de derecho, según estipula el Real decreto 899/2009 por el que se aprueba la carta de derechos del usuario de los servicios de comunicaciones electrónicas.

Facua: “Imposición ilegal y abusiva”

Para la organización de consumidores Facua esta decisión de Telefónica representa una “imposición ilegal y abusiva que vulnera el derecho de los consumidores y usuarios a recibir sólo aquellos bienes o servicios que hayan contratado expresamente”.

La organización considera que lo correcto por parte de la telefónica hubiera sido ofertar este servicio adicional e informar a sus clientes. Alude a la Ley General para la Defensa de los Consumidores que dice expresamente que la imposición al usuario de bienes o servicios complementarios o accesorios no solicitados “tiene la consideración de cláusula abusiva”.

Telefónica, condenada por el TS

Más allá de las subidas, Telefónica fue condenada por el Tribunal Supremo (TS) a indemnizar con 7.500 euros por haber comunicado sus datos personales a dos registros de morosos tras el impago de una deuda fijada unilateralmente por la compañía.

Telefónica sabía, según publicó EL ESPAÑOL en diciembre, que el usuario no estaba conforme con el servicio ni con la facturación emitida y le constaba que había sometido la cuestión a un proceso arbitral.

Subida en cadena

Este es el último hito de una subida en cadena de las grandes operadoras de telecomunicaciones en España. La propia Telefónica ha sido la que ha liderado desde mediados del año pasado estos incrementos en los precios para los consumidores de sus paquetes de móvil e Internet.

Ya en mayo de 2015, la empresa anunció una subida de 5 euros a los clientes de Movistar Fusión. ¿A qué se vinculó? A la triplicación de la velocidad de las conexiones de Internet. Por ejemplo, el paquete Movistar Fusión TV para todos pasó a costar 65 euros con IVA incluido. El resto de los productos subieron linealmente esos 5 euros.

Unos meses después, en febrero de este año, llegó de nuevo un nuevo incremento en las tarifas. Éstas subieron otros 3 euros mensuales a unos cuatro millones de usuarios. La decisión fue denunciada por Facua, que la llevó a los tribunales.

El resto de compañías sigue sus pasos

En este 2016, Telefónica ha sido el primero. Pero detrás de la ‘teleco’ española han actuado las demás con las mismas armas: subida de tarifas a cambio de mejoras. Orange anunció en enero que subiría tres euros la tarifa mensual de todos sus planes Canguro, su principal paquete convergente.

El segundo fue Vodafone. En marzo, la operadora británica hizo lo propio. Entre 2 y 3 euros al mes con lo que se incrementan la cantidad de datos para el móvil y de llamadas.