Telecomunicaciones

Masmóvil: “No vamos a hacer locuras para comprar otros operadores”

La empresa de telecomunicaciones cierra 2015 con una aceleración fuerte en ingresos, pero con pérdidas en su balance.

Meinrad Spenger, consejero delegado de Masmóvil.

Meinrad Spenger, consejero delegado de Masmóvil.

El sector de las telecomunicaciones es un tablero en el que el grueso del espacio está controlado por tres gigantes: Movistar, Vodafone y Orange. Dos de las compañías ‘independientes’, Yoigo y Pepephone, están en venta. En un escenario de consolidación, ¿qué hará Masmóvil, el que se considera como cuarto operador? “No vamos a hacer locuras para comprar otros operadores”, ha asegurado esta mañana su consejero delegado, Meinrad Spenger.

Según sus cifras, no tienen necesidad de acudir a adquisiciones para cumplir con su ambicioso plan de crecimiento. Ser un operador independiente es “un reto pero también una gran oportunidad, porque España necesita más de tres grandes compañías en el sector”, reconoce el directivo, quien insiste en que existe “un hueco” para una cuarta. La incorporación de activos de Jazztel tras su compra por parte de Orange, por los que abonaron 20 millones de euros, le colocó en ese lugar.

En este tablero de juego marcado por la consolidación (en los últimos años se han producido las compras de ONO y Jazztel), ¿Masmóvil contempla la venta de la empresa? “En absoluto, no ha habido ni una sola conversación para ello”, reconoce el directivo.

Si no está en los planes ser vendido, cabe la duda sobre cómo será el papel que jugará como comprador tras las adquisiciones de operadores pequeños y la fusión con Ibercom hace más de dos años. Se ha especulado sobre su puja por Yoigo. “Nosotros a nivel operativo estamos preparados para crecer orgánicamente, duplicando ingresos en los próximos tres años”, recuerda. Sin embargo, reconoce que si existe una oportunidad concreta la estudiarán. “Pero no vamos a hacer locuras”.

Las cifras económicas

Todos estos movimientos se sucederían después de cerrar un año marcado por el incremento importante de los ingresos en más de un 69% pero también la intensificación del rojo en su resultado neto (1,1 millones de euros de pérdidas) y multiplicando por cuatro su deuda financiera neta hasta situarla en los 43 millones de euros.

La compañía logró una facturación de 130 millones de euros, un 69% más respecto al año pasado. Este crecimiento tiene un factor decisivo: la adquisición de hasta una decena de compañías en los últimos años que han incorporado sus ventas al balance del grupo.

Pese a todo, el peso que tiene el mercado de particulares (residencial) es aún minoritario respecto al de empresas (aportado por Ibercom tras su fusión en 2014) y al del mercado mayorista de llamadas y tráfico internacional. Éste último, que sigue siendo casi la mitad de todo el volumen de negocio, se ha visto reducido en más de un 21%.

El resultado del ejercicio, que se ha cerrado con 458.000 clientes, se ha teñido de rojo. Tras el beneficio de 194.000 euros del año pasado a las pérdidas de 1,5 millones de euros. El resultado bruto (Ebitda) ha pasado de los 3,6 millones de euros a los 10,6.

Contenido, este año

En la batalla por el contenido audiovisual, las ‘telecos’ han dado pasos para posicionarse y completar sus propuestas convergentes (móvil, internet y televisión). Unas a través de producción propia y otras vía acuerdos con grandes jugadores puros del sector como Netflix o WuakiTV. En este escenario, Masmóvil no se quiere quedar atrás y confirma que a lo largo de este año incorporará más oferta.

En España nos hemos vuelto locos; los clientes que están realmente dispuestos a pagar no crecen desde hace diez años

“En España nos hemos vuelto locos; los clientes que están realmente dispuestos a pagar no crecen desde hace diez años”, ha relatado el consejero delegado. Para él, apostar “muy fuerte” con unos costes “muy elevados” no es el camino “más adecuado” para la compañía que lidera. “Lo haremos con calma y con cabeza, con una oferta económica pero más masiva”, ha afirmado.

Por tanto, desde la compañía descarta que se lleve a cabo producción propia como sí está haciendo Movistar. ¿La solución? Acuerdos con proveedores. Aunque no hay aún, según Spenger, ninguno suscrito.

Bonos o crédito sindicado para inversiones en fibra

Más allá del contenido, en el mes de abril se llevará a cabo el lanzamiento de su oferta convergente, con fijo, móvil e internet. En este escenario deberá abordar una inversión para desplegar fibra especialmente en ciudades medias en España.

Ahora vamos a sondear para ver el apetito que existe entre los inversores para comprar los bonos

Esa inversión tendrá dos vías. La primera de las alternativas está vinculada a un crédito sindicado bancario. La otra es una emisión de bonos de infraestructura. “Ahora vamos a sondear para ver el apetito que existe entre los inversores para comprar los bonos”, ha reconocido Spenger.

El salto al continuo, a final de año

En los últimos meses, la compañía, cotizada en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), ha vivido en una volatilidad casi continua. Hoy por hoy, la compañía cuenta con 223 millones de euros de capitalización bursátil (una caída del 13% en lo que va de año). ¿Cuándo decididirá dar el salto al mercado continuo más allá del ‘parqué para las pymes’?

La empresa fue una de las primeras en anunciar este salto justo en pleno huracán por el escándalo de Gowex. Fue hace ahora casi dos años. Ahora los planes se posponen hasta final de este 2016. ¿La razón? El retraso de un cambio regulatorio tras la aprobación de la Ley de Apoyo a los Emprendedores según explicaba Josep María Echarri Torres, consejero y presidente de la comisión de auditoría de la empresa.

No existe experiencia en España de una empresa que pasa del MAB al continuo… Vamos a hacerlo bien y de forma sencilla

“No existe experiencia en España de una empresa que pasa del MAB al continuo… Vamos a hacerlo bien y de forma sencilla”, ha resaltado Meinrad Spenger, quien ha resaltado que se hará mediante el modelo ‘listing’, aquel con el que no se captan nuevos fondos ni se venden acciones. De hecho, según el primer directivo, los accionistas han prorrogado de manera voluntaria el bloqueo para vender esas acciones.

Hoy por hoy, la compañía tiene un 50% de sus acciones cotizando en bolsa (es lo que se conoce en el argot como ‘free-float’). El resto está en manos de accionistas originales de Masmóvil e Ibercom. Entre ellos se encuentran no sólo los fundadores sino también Seguros Caser, el grupo mediático Scbhisted o el fondo de capital riesgo Inveready.

El resto de telecos, un caladero de fichajes

Con todos estos retos, Masmóvil ha decidido reforzar su estructura directiva. Y lo ha hecho mirando al sector de las telecomunicaciones y la tecnología en España. ONO, Vodafone, Jazztel o Indra son algunas de las compañías en las que ‘ha pescado’ a directivos.

Si queremos dar el salto de operador móvil principalmente fijo a uno integral que da oferta convergente tenemos que tener un equipo de profesionales que sepa gestionar

Tanto el responsable financiero, como el de tecnología proceden de Vodafone. El equipo de ventas tanto de empresas como de clientes particulares proceden de ONO, mientras que la mano derecha del CEO, Miguel Ángel Suárez, proviene de Jazztel.

“Si queremos dar el salto de operador móvil principalmente fijo a uno integral que da oferta convergente tenemos que tener un equipo de profesionales que sepa gestionar”, explicaba en la presentación de resultados el consejero delegado. “Han venido no porque paguemos sueldos astronómicos, sino porque la gente cree en este proyecto”, ha defendido.