Liga Santander

¿Cómo afectará la sanción a Real Madrid y Atlético?

Analizamos las consecuencias de la prohibición de la FIFA a ambos clubes hasta enero de 2018.

Carrasco y Pepe en la final de Champions.

Carrasco y Pepe en la final de Champions. Getty Images

  1. Real Madrid
  2. Atlético de Madrid
  3. Fichajes
  4. Sanciones deportivas

El Comité de Apelación de la FIFA, tras desestimar los recursos presentados por Real Madrid y Atlético, ha anunciado que ambos clubes no podrán realizar fichajes hasta enero de 2018 -lo que equivale a los dos próximos periodos del mercado-, por haber infringido la normativa sobre traspasos y altas internacionales de futbolistas menores de edad. A su vez, el conjunto dirigido por Zidane tendrá que pagar una multa de 328.000 euros y el equipo del Cholo un total de 822.000 euros. Pero bien, ¿qué supone esto en lo deportivo para las dos entidades?

La defensa, única duda en un Madrid con bloque de futuro

La situación del Real Madrid, sin ser halagüeña, no es del todo preocupante. Solo tendrá que aguantar con el mismo bloque que ya tiene, confiando que su nivel no baje. A favor tiene que es el mismo equipo, salvo leves retoques, que ganó la Champions y tuvo un buen tramo final de Liga. Zidane se aferra a eso y si no le sale su táctica, siempre podrá recuperar jugadores cedidos o subir canteranos, algunos de ellos prometedores. A diferencia de su vecino en la capital, no gastó apenas dinero este verano. Utilizó otra táctica.

Sabedor de la sanción, el Real Madrid se adelantó a la situación y planificó no solo esta temporada que acaba de iniciar sino la siguiente. Solo un futbolista, Pepe, tiene contrato hasta 2017. Es decir, el portugués es el único al que el Real Madrid necesitaría renovar si no quiere tener una baja (sería sensible) en este periodo de sanción. Es lo que le ocurrió al Barcelona con Dani Alves. Las renovaciones no entran en la sanción, por lo que sí podría seguir inscrito. Todos los demás futbolistas del Madrid tienen contrato hasta 2018 mínimo (como Isco, Cristiano o Modric) y otros, como Morata o Casemiro, hasta 2021, asegurando su continuidad al margen de sanciones FIFA.

REAL MADRID - STADE DE REIMS

REAL MADRID - STADE DE REIMS Agencia EFE

Si el bloque es exactamente el mismo que el actual (no podrá inscribir, pero sí podrá vender), el Real Madrid llegaría a enero de 2018 con una media de edad de 26 años. Si se mira la plantilla, el equipo blanco tiene una plantilla de presente pero también de futuro. Jugadores claves pasarían la treintena, como Keylor Navas (tendría 31), Ramos (34), Modric (32), Cristiano (32) o Benzema (30), pero el bloque seguiría siendo joven: Carvajal (26), Varane (24), Marcelo (29), Casemiro (25), Kroos (27), Asensio (21) o Bale (28) o Morata (25). 

La sanción de la FIFA coincide con el verano más tranquilo de todo el siglo en Chamartín. Se debe principalmente a que Zidane creyó que este bloque aguanta dos temporadas más y que todas las líneas están perfectamente cubiertas. La defensa puede ser la línea más débil, con el ausente Coentrao, la duda de Pepe o el todavía desconcertate Danilo en el equipo. El centro del campo está perfectamente cubierto y con fondo de armario, motivo principal por el que no salieron Isco o James. En la delantera, al duelo Benzema-Morata se le une Mariano, de solo 23 años que cumplirá a la perfección la figura del tercer delantero. 

Y si lo que tiene no le llega, Zidane puede recurrir a jugadores que están cedidos esta temporada y que en el verano de 2017 se recuperan. Son los casos de Borja Mayoral (cedido en el Wolfsburgo), Marcos Llorente (en el Alavés) o Diego Llorente (en el Málaga). Además, en la cantera aparecen ya nombres que pueden pasar al primer equipo, como el talento paraguayo Sergio Díaz o Enzo Zidane.

La veteranía del centro del campo, el único problema del Atleti

El Atlético de Madrid ha hecho los deberes este verano en previsión de una posible sanción de la FIFA. Sólo así se explican los 81 millones de euros gastados en fichajes y los siete jugadores que ha cedido durante este periodo estival (Manquillo, Velázquez, Mensah, Borré, Werner, Theo Hernández, Vietto y Diogo Jota). Todos estos volverán el próximo verano al Calderón. El que no lo hará será Óliver Torres, que está a préstamo en Oporto hasta el 31 de diciembre de 2017 y por tanto no podrá regresar hasta que no finalice su contrato con el club portugués.

Pero, con independencia de los jugadores que vuelvan, el Atlético de Madrid tiene ahora mismo una plantilla lo suficientemente amplia como para poder aguantar estos dos periodos de traspasos sin ningún fichaje. Yendo por partes, la portería la tiene asegurada con Jan Oblak (con contrato hasta 2021) y André Moreira (2020). Y lo mismo ocurre en defensa, donde hay siete jugadores para cuatro puestos: Godín, Giménez, Savic, Lucas Hernández, Filipe Luis y Vrsaljko. E ídem en ataque, con siete jugadores para tres posiciones: Cerci -finaliza contrato a final de esta temporada y podría salir del club-, Carrasco, Nico Gaitán, Griezmann, Correa, Gameiro y Fernando Torres -su relación también cumple en junio, pero también podría ser renovado.

Griezmann se queja tras fallar una ocasión.

Griezmann se queja tras fallar una ocasión. EFE

El Atlético de Madrid tan solo tendría problemas en el centro del campo, donde hay seis hombres para tres posiciones. Pero, independientemente del número de jugadores, lo que preocupa es la edad de algunos de ellos: Gabi (33 años), Tiago (35) y Augusto (30) son veteranos y, hasta la temporada pasada, han estado a la altura, pero tendrán que resistir durante año y medio. A estos tres se les unen los tres llamados a sustituirlos: Thomas (23), Koke (24) y Saúl (21). De estos sólo es una incógnita el jugador de Ghana.

El conjunto rojiblanco, por lo tanto, tiene un bloque firme que puede rendir a buen nivel sin necesidad de incorporaciones y muchos cedidos que podrían complementar a los que ya están, sobre todo, en el centro del campo. Además, a todos estos hay que unirles a los jugadores que lleguen desde la cantera. En definitiva, con el Cholo como eje de todo, el Atlético se puede ‘permitir’ estar sin fichar.