PREMIER LEAGUE

Eva Carneiro denuncia "amenazas sexuales y de muerte" tras ser despedida del Chelsea por Mourinho

Ha concedido una entrevista exclusiva al Daily Telegraph en la que pide más respeto para su profesión en el deporte y medidas contra la discriminación sexual.

Eva Carneiro, la exdoctora del Chelsea.

Eva Carneiro, la exdoctora del Chelsea. Getty Images

  1. Eva Carneiro
  2. Chelsea FC
  3. José Mourinho
  4. Discriminación
  5. Médicos

"Incluso sin tener presencia en las redes sociales-creo que sólo he subido un post en toda mi vida-, algunas de las amenazas de violencia sexual y de muerte que me han hecho allí me han obligado a salir al paso. Ellos (los acosadores) parecen ser cobardes anónimos y deberían responder ante la legislación". Este es el calvario vivido durante el último año y revelado ahora en exclusiva a The Daily Telegraph por Eva Carneiro, la exdoctora del Chelsea entre 2011 y 2015.

Despedida por el club tras una bronca con José Mourinho por atender a Eden Hazard en el tiempo extra de un partido que marchaba empatado, se siente orgullosa de lo que hizo. "Cuando un médico salta al campo para atender a un paciente, lo hace para cumplir su deber según los códigos del Consejo General de Médicos. Son los mismos en un campo de fútbol, en el Sistema Nacional de Salud, en una zona de guerra o en una cirugía. Esas directrices existen por una razón", considera.

"Mi prioridad siempre ha sido la salud y la seguridad de los pacientes que trato. Lo que me pasó me pasó en público y por eso ha tenido gran trascendencia para la salud y la seguridad en el mundo del deporte [...] Me preocupa especialmente cuando los segundos importan (en casos de emergencia). La salud y la seguridad deberían ser una prioridad para los gobiernos, pero la falta de claridad en este área deja un vacío muy peligroso", se lamenta Carneiro.

A la doctora natural de Gibraltar le parece "inaceptable" retrasar el acceso de los médicos al campo y no "ser capaz de actuar rápido" porque "se están atando los cordones o estás sentado detrás de tres filas de hombres realmente grandes". Para ella, la profesionalidad es lo primero. De ahí que le apene que la discriminación sexual sea "la forma menos combatida de discriminación". "Está ampliamente aceptado que el fútbol tiene un problema de sexismo. Así lo siento yo", opina Carneiro, que siempre se ha sentido más observada de lo que debería. "He tenido un nivel de escrutinio constante no sólo en mi trabajo, sino en la forma en la que me comportaba. No sentí que mis compañeros hombres tuviesen esa presión adicional", cuenta al Telegraph.

"Sólo soy una doctora que siguió su pasión, y esa pasión es la medicina deportiva. Eso trajo un nivel de atención y de ser tratada como un objeto que nunca busqué [...] Siento una gran responsabilidad cargando con esa atención porque si no haces nada para cambiar las cosas, si no tienes voz para intentar hablar de las cuestiones que necesitan ser cambiadas, eres cómplice de una cultura quizás del miedo. Y yo soy una gran defensora de que el cambio tenga lugar", admite.

Por eso, Carneiro está tan feliz con las numerosas muestras de apoyo que ha recibido a raíz de su caso. "Cuando estás atravesando una situación difícil, ese apoyo significa mucho", se sincera, añadiendo que la excelencia en su profesión se consigue "buscando lo mejor para tu paciente, para tu equipo y para tu organización". Lo que a buen seguro le gustaría que lograse cualquier otra mujer que quisiese seguir sus pasos: "Este es un trabajo fantástico y animo absolutamente a cualquier mujer joven a llevarlo a cabo".

El mundo cada vez es más "intolerante con las culturas del miedo, la corrupción y las malas prácticas" por personas como Eva Carneiro. Pase lo que pase, ella seguirá confiando en que el cambio es posible. En el fútbol, en otros deportes y en la vida en general.