Chapecoense

Brasil quiere salvar al Chapecoense: jugadores cedidos y no podrá descender en tres años

Tanto los clubes como las instituciones se vuelcan para evitar la desaparición del equipo de Chapecó, que perdió en el accidente en Colombia al grueso de su plantilla y gran parte de su futuro deportivo.

Seguidores del Chapecoense se reúnen tras el accidente de avión.

Seguidores del Chapecoense se reúnen tras el accidente de avión. REUTERS

  1. Chapecoense
  2. Brasil
  3. Accidentes aéreos
  4. Accidentes deportivos
  5. Futbolistas
  6. Colombia

El dolor por el terrible accidente aéreo que acabó con la vida de buena parte de la plantilla del Chapecoense este martes mantiene en duelo a Brasil, que aún llora conmocionada la pérdida. Tanto es así, que desde las entidades e instancias deportivas se han impulsado dos iniciativas para paliar el daño (deportivo) que el siniestro pueda tener para el club.

La primera de ellas es la decisión de la mayoría de los equipos del Brasileirao de ceder jugadores gratuitamente al Chapecoense para la temporada 2017. Con el campeonato a punto de terminar, el club marcha en novena posición y, aunque no vaya a jugar en la última jornada, tiene su puesto asegurado en la primera división brasileña el curso que viene.

Sin embargo, se entiende que en 2017 el Chapecoense deberá hacer verdaderos malabarismos para poder ser competitivo en la Serie A. Habiendo perdido al grueso de su plantilla, sólo los jugadores que emerjan de las categorías inferiores podrían suplir a los del primer equipo, por lo que la decisión del resto de clubes trata de asegurar que pueda estar en condiciones de disputar el comepeonato.

Se trata de una medida a la que ya tuvo que acogerse el Alianza Lima peruano en 1987, cuando otra tragedia aérea le costó la vida a 43 personas, incluyendo al primer equipo del club. Entonces, la solución fue recurrir a los filiales, pero no fue suficiente para mantener el liderato en el campeonato andino. La solidaridad del Colo-Colo chileno les permitió terminar la liga con jugadores prestados.

En cuanto a la segunda medida, se trata de una petición por parte de los mismos clubes sujeta a la aprobación de las autoridades de la liga, según la cual el Chapecoense no podría descender en los próximos tres años para asegurar su supervivencia deportiva. Algo que jamás se ha hecho en Brasil, pero que cuenta con el beneplácito de la mayoría de instituciones y entidades deportivas del país.

Va en la línea de la petición expresa del Atlético Nacional a la Conmebol para que declare ganador de la Copa Sudamericana al Chapecoense tras el accidente. Más allá de lo emotivo del gesto, las ganancias en premios que reportaría el título ayudaría tanto al club como a los familiares de los fallecidos.

Y es que nadie quiere olvidarse del Chapecoense en estos momentos tan duros: incluso el Palmeiras, campeón de liga, pretende rendir un sentido homenaje al club vistiendo su camiseta en el último partido del campeonato que ya ha sentenciado. Quedan por ver las resoluciones al respecto tanto por parte de la Conmebol como de los organismos brasileños, pero lo cierto es que el Chapecoense tiene en estos momentos el aliento de Brasil y el mundo entero.