el derribo de la cultura

Cervantes ya no es una opción: el PP aniquila la literatura del bachillerato

  1. Opinión
  2. Literatura
  3. Bachillerato
efe

efe

Que el sistema educativo se desangra sin remedio es un diagnóstico que todos, de algún modo, compartimos. Y digo de algún modo porque, aunque el fin parece claro (la destrucción de una educación de calidad), los medios sí tienden a provocar controversia. Dicho de otra manera: el barco se hunde y cada español señala con parsimonia una grieta distinta. La última tropelía que el Gobierno ha llevado a cabo con las Humanidades es, a partir de este curso, hacer desaparecer la asignatura de Literatura Universal. La materia deja de ser optativa en segundo de Bachillerato y, por ende, en Selectividad.

¿Qué hay detrás de la supresión de esta asignatura? Mucho más que una simple decisión burocrática, mucho más que un triste alivio en el temario. Eliminar Literatura Universal del curso más decisivo de un bachiller lleva consigo un mensaje implícito: produce, sé rentable desde un punto de vista mercantilista lo más rápido posible. Hay, además en este modelo, una constante necesidad de formar parte de un engranaje concreto, como si salirse de la cadena de producción supusiera fracasar en tu desarrollo educativo.

El interés supremo, dijo Unamuno, debe ser el de elevar el nivel de cultura general y despertar el gusto por las cosas que dignifican y afinan al espíritu

Olvidan que del instituto ha de salir un individuo, no un objeto estrictamente profesional cuyo único mérito consiste en agrandar la cadena de objetos estrictamente profesionales, y que para ello hay que explotar su capacidad de análisis, su capacidad imaginativa, su capacidad comunicativa, su capacidad reflexiva... Habilidades todas ellas que no ofrecen una rentabilidad tangible a corto plazo, sino que forman parte de un contínuum dentro del desarrollo (vuelvo al término) individual del alumno.

El destrozo planificado

De la misma manera que otorgarle un papel principal a las actividades humanísticas conlleva un desarrollo afianzado y largoplacista del individuo, el papel marginal que desempeñan hoy implica también un fracaso a largo plazo, por lo que recorrer ese camino fracasado nos condenará a una triste y penosa recuperación no menos larga.

Pero este destrozo a las Humanidades no es nuevo, sigue la tendencia marcada por los distintos gobiernos de las distintas ideologías. Había sufrido ya la cólera de esta trayectoria el Latín (y qué decir del Griego, sepultado bajo los escombros de vetustos sistemas educativos). Me resulta imposible intentar desarrollar un análisis pedagógico sin recurrir al maestro entre maestros de nuestra historia, precisamente profesor de Griego, don Miguel de Unamuno.

El vasco habla de estas lenguas como instrumentos que aportan "precisión, fecundidad y libertad”. Habla siempre de la libertad de espíritu desde su cátedra de Griego, entendiendo este espíritu como los patrones que definen el pensamiento moderno, heredados directamente del pensamiento clásico. Será, por ejemplo, buceando en la etimología como descubriremos que el término "recordar" llega hasta nosotros del latín "re" (volver) y "cordis" (corazón), que forman una expresión: "volver a pasar por el corazón".

La Marca España

Detrás de este aislado análisis etimológico encontramos claves de la moral de hoy, a través de la semántica, como encontraremos claves de nuestra capacidad de análisis en la sintaxis latina. ¿Puede alguien recibir una completa formación humanística sin examinar estas lenguas? Claramente no.

Otra de las damnificadas por el derribo es la asignatura de Filosofía, que a todos los beneficios expuestos con anterioridad (recorrer las claves del espíritu humano a través de los siglos) se le añade el hecho de ponerle la palabra exacta a cada una de estas claves. La palabra exacta que utilizaron Platón, Aristóteles, Santo Tomás, Spinoza o Nietzsche. Sin embargo, el exministro Wert, culpable del ninguneo filosófico, se justificó argumentando que: "España no tiene tradición filosófica". Claro, hombre, claro.

Porque Ortega, Unamuno, Santa Teresa, el Mairena de Machado, el padre Feijoo, María Zambrano, Jovellanos, Gustavo Bueno, Fernando Savater o Baltasar Gracián no conforman tradición alguna, ¿verdad?

El derribo que no cesa

Ahora nos tiemblan la canillas cada vez que nos enfrentamos a un nuevo Boletín Oficial del Estado. En él hemos podido ver reflejado el derribo de las Humanidades sin hacer nada para evitarlo. El último cadáver lleva a la vez el rostro de Kafka, de Dickens, de Baudelaire o de Jane Austen.

La literatura viene del latín (sí, latín) “littera” y “dura” algo así como "la palabra que perdura". Volviendo a nuestra construcción interior, la literatura coloca en el lector la palabra que habrá de definir el mundo que le rodea, le colocará etiquetas a cada rincón (de la realidad o no) que la mente del joven sea capaz de explorar. Eliminar poco a poco la literatura de las aulas es, dicho llanamente, acotar el mundo que percibe el alumno.

Sin embargo, ahí está cada BOE, rezando lo contrario. A la eliminación de Literatura Universal del examen que abrirá las puertas universitarias de los jóvenes hay que añadir varias cuchilladas más en el corazón literario de nuestra enseñanza. El temario, por ejemplo, limita sus períodos históricos al siglo XX.

Es decir, el bachiller que hoy se juega su futuro, no tiene en cuenta el Siglo de Oro, el Romanticismo, los místicos o el Realismo. Cervantes perderá su yelmo de Mambrino, Espronceda sus cañones por banda, Clarín su Vetusta, Bécquer su pupila azul. Triste pérdida de memoria. Triste educación que olvida cómo los sentimientos, la imaginación y el pensamiento de una cultura rebotan en las páginas de la historia.

Literatura refugiada

Ahí no acaba el desagravio. Por si fuera poco, eliminan también la literatura hispanoamericana del temario, obviando que probablemente los mejores párrafos o los mejores versos del XX en castellano se hayan escrito al otro lado del idioma. Quizás la educación también se olvida de que tan nuestros son el Gabo, Vargas Llosa, César Vallejo o Neruda como Lorca, Valle, Delibes o Cela.

Porque, por fortuna, el castellano escapa a cualquier frontera política para instalarse en otra frontera mucho más reconocible: la lingüística y, por razones que ya se han sugerido en este texto, la espiritual, la imaginativa.

Qué se le puede pedir a un sistema que permite que parte de la prueba de Selectividad de Lengua en ciertas universidades consista en un test. Sí, allí donde la palabra tiene más importancia que en ningún otro lugar, zanjamos el asunto con una mísera cruz. O, peor aún, qué le podemos pedir a un sistema que consiente que el test de la prueba de Inglés valga tanto como toda la Literatura en Selectividad.

Los alumnos no deben estudiar lo que quieren, sino lo que propicie su empleabilidad

A ver qué alumno "pierde" tiempo con Machado o Azorín si valen tanto como un true o un false intuitivo. Pero, en fin, son las ruinas de ese humanismo que en más de una ocasión sirvió como parapeto para una sociedad agonizante (me pregunto en qué momento dejaremos de analizar en las aulas el Renacimiento o el Siglo de las Luces).

Como este texto ya no puede gritar más, que sean dos de los protagonistas del pasaje los encargados de acallarlo. El primero, el exministro Wert con su ya célebre sentencia: "Los alumnos no deben estudiar lo que quieren, sino lo que propicie su empleabilidad". Y el segundo, Unamuno: "El interés supremo debe ser el de elevar el nivel de cultura general y despertar el gusto por las cosas que dignifican y afinan al espíritu".