Literatura

Poesía con 15 años: versos que valen un premio Gil de Biedma

Es la ganadora más joven de la historia, con 'Elegía a Germán el Tiñoso', inspirado en un libro de Delibes.

Amanda San Román, ganadora de la edición de este año.

Amanda San Román, ganadora de la edición de este año.

Tiene 15 años y acaba de ganar el premio de poesía Gil de Biedma. Amanda San Román Sastre es la más joven en conseguir el galardón. Tanto, que hubo que volver a leer la plica varias veces y asegurarse de que no había ningún error en el año de nacimiento de la ganadora. No lo había: 2001. “Es una sensación increíble. No me lo termino de creer, nunca pensé que lo pudiera ganar”, dice la autora con una sonrisa al otro lado del teléfono.

El Camino, de Miguel Delibes, fue la inspiración para el poema ganador, Elegía a Germán el Tiñoso, uno de los personajes del libro. “Estaba leyendo y su muerte me conmovió mucho. Me impactó cómo Daniel el Mochuelo, uno de sus amigos, se lo cuenta a su familia y cómo mata a un pajarito para ponerlo en su ataúd, porque era lo que a él más le gustaba. Eso me dolió y tuve que hacerle un poema”.

Compitiendo con otras 282 obras de todas las partes del mundo (España, Grecia, Bélgica, Argentina, Brasil, Cuba, entre otros), el poema de Amanda fue seleccionado por unanimidad, “por la fresca aproximación poética en torno a figuras del universo literario de Miguel Delibes”, se dijo en la presentación del fallo. El premio, concedido por el Ayuntamiento de Nava de la Asunción el pasado viernes, está dotado con 2.000 euros.

Amanda escribe poesía desde los siete años. “De manera consciente, porque antes, me cuenta mi madre que muchas veces, jugando, ya decía pequeños poemas. Yo aún no sabía escribir pero ella los apuntaba para mí”. La temática es variada, “de todo lo que me emocione”, y varias veces se había presentado a premios, “algunos del Instituto, otros del Ayuntamiento, pero ninguno tan importante como éste”.

El Gil de Biedma era un reto que nunca esperó superar. “Era una manera de probarme, pero lo hice sin ninguna expectativa. La gente me decía que se me daba bien pero ahora me lo tomo más en serio. Es como una demostración de que puedo hacerlo”. Publicar un poemario es algo que está en su horizonte pero aún sin fecha definida: “Me encantaría publicar un libro y que a la gente le gustara lo que escribo, pero sé que es muy difícil”.