RADIOGRAFÍA DE UN HIPÓCRITA

El día en el que Urdangarin, acusado de "infiel", declaró que las infidelidades "no se reconocen"

Transcripción del interrogatorio al marido de la Infanta cuando presentó una demanda para que no se informara sobre sus relaciones extraconyugales.

Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo.

Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo.

  1. Iñaki Urdangarín
  2. Cristina de Borbón y Grecia
  3. Demandas
  4. Correo electrónico
  5. Infidelidad

"Yo he venido aquí a proteger los correos de carácter personal y íntimo, no le voy a reconocer si yo he cometido o no unas infidelidades". Habla Iñaki Urdangarin. Estamos en el Juzgado de Primera Instancia número 46 de Barcelona. Es 17 de julio de 2013. El marido de la infanta Cristina demandó en mayo de aquel año a seis medios de comunicación y a su ex socio, Diego Torres, para evitar que se publicaran mails de carácter íntimo. En el juicio, los abogados de los demandados pidieron sentar al ex duque en el banquillo. Y en pleno interrogatorio admitió aquello que había escondido durante tanto tiempo. 

Urdangarin interpuso una demanda alertado por un amigo. Sabía que un medio pretendía publicar un artículo sobre su intimidad y quiso frenar el golpe. Primero, no obstante, tuvo que contárselo todo a su mujer. La infanta Cristina aceptó la situación pero se negó a pagarle la demanda. Así que el ex duque necesitó que le ayudaran económicamente.

La demanda se presentó el jueves 15 de mayo porque ese sábado, según supo el ex duque, estaba prevista la publicación del citado artículo. Nunca se publicó. Ante el juzgado de Primera Instancia número 46 de Barcelona Urdangarin exigió a los demandados "cesar inmediata y definitivamente y a que se abstengan en lo sucesivo en el descubrimiento, revelación, publicación, difusión y divulgación en cualquier modo y por cualquier medio del contenido de los mensajes de correo electrónico en poder del codemandado Diego Torres Pérez".

El ex duque perdió en primera instancia y recurrió ante la Audiencia Provincial, que le dio la razón. Algo que ha confirmado este miércoles 20 de julio el Tribunal Supremo y los medios están obligados a respetar las exigencias de Urdangarin porque su condición de "personaje público no minusvalora ni degrada su derecho fundamental a la intimidad". La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha condenado a Torres y a tres de los medios demandados a pagar un euro, tal y como pedía el ex duque. Antes, tuvo que pasar uno de los momentos más tensos de su vida.

La infanta Cristina y su marido.

La infanta Cristina y su marido.

Hace tres años, 16 de julio de 2013, tuvo que ir a declarar a los juzgados y terminó por desvelar aquello que había pretendido preservar con la demanda. Vestido con pantalón oscuro y camisa y chaqueta blancas, Urdangarin se sentó y así permaneció durante todo el interrogatorio al que fue sometido. EL ESPAÑOL ha tenido acceso a la grabación integra de la sesión y a la destacamos. La vista comenzó con las preguntas del abogado de Eco Prensa, editora de El Economista. Así respondió el marido de la infanta. 

Iñaki Urdangarin (IU): "En concreto no sé de qué correos se trata. Lo único que sé es que son correos de carácter personal e íntimo. Se debe tratar de correos donde yo emito a un destinatario temas personales e íntimos y nada más. Por lo que yo he podido saber se presentó algún tipo de estos correos en el procedimiento de Palma donde yo enviaba un correo a un amigo. Ese es uno de los correos que posteriormente fue rechazado por el juez instructor. Por lo que he podido ver en los medios de comunicación, hacían alusión a que Diego Torres había su mostrado esa información".

El intercambio de preguntas y respuestas entre Iñaki Urdangarin y la letrada Cristina Peña, en representación de Unidad Editorial, empresa editora del suplemento La Otra Crónica, de El Mundo, fue especialmente tensa.

IU: "Yo he venido aquí a proteger los correos de carácter personal y íntimo, no le voy a reconocer si yo he cometido o no unas infidelidades, vengo a proteger que la correspondencia entre mí y un destinatario único sin la autorización de otros a divulgarla, queda entre mi persona y ese destinatario único. Las infidelidades no se reconocen. No le interesa a nadie más si yo he cometido una o dos supuestas infidelidades. Quiero preservar mi intimidad y la de mi familia, que es lo que más me importa en esta vida".

Cristina Peña (CP): ¿Usted conoce la existencia de un libro de Andrew Morton en el que se habla de tres mujeres que han teñido relación con usted?

IU: Entiendo que eso son las manifestaciones de un autor, no tienen referencia a un correo electrónico. Que yo he venido aquí a defender mi intimidad personal. 

CP: Sigo con insistencia. En su demanda dice que es por correos que contienen infidelidades y así consta. No por una cuestión de intimidad personal. (La pregunta es considerada "capciosa" por el abogado de Urdangarin, algo que la jueza niega).

IU: Yo vengo a preservar la intimidad personal.

CP: Usted emprendió alguna acción cuando por los medios de comunicación también se conocieron correos personales e íntimos relativos a usted en los que alguno de ellos firmaba, no en alguno de ellos, en uno en concreto, como el duque EmPalmado? Eso fue reconocido y publicado en todos los medios. Usted ha interpuesto alguna acción contra eso?

IU: Mmmm... Mire yo he puesto... Mmmm... Sobre los mails que yo pueda escribir de manera jocosa, o bromista, pues bueno, yo me comunico así con las personas a las que envío mis correos. Cuando realmente empiezo a leer que hay una intromisión en mi intimidad entonces entiendo que había que poner una demanda. Cuando veo que esto ataca directamente a mi intimidad. Los correos más de broma, más de lenguaje jocoso... Pues no los encuentro hasta ese momento que dañen directamente mi intimidad, sí que me hacían daño pero tampoco entendía en que de momento había que poner una demanda. Cuando ya veo que las insinuaciones son hacia mi vida personal, que puede afectar a mi familia, entonces sí que creo que es el momento de actuar.

CP: Usted tampoco ha interpuesto una demanda por la publicación de un correo de alto contenido erótico en el que aparece un equipo ciclista femenino desnudas de cintura para arriba. Contra eso que ha sido publicado en toda la prensa nacional usted ha interpuesto alguna acción judicial.

IU: No. Entiendo que es una manera bromista, que no afecta directamente a mi intimad, es una manera jocosa de comunicarme con unos destinatarios de manera pues eso, jocosa. No afecta directamente a mi intimidad personal con un tema íntimo. Es una broma.

CP: ¿En qué medio se encontraban estos Correos para que hayan sido divulgados a la opinión pública?

IU: Yo los escribí desde mi ordenador portátil.

CP: Ese ordenador lo dejo usted en Nóos.

IU: Cuando dejé el instituto por supuesto dejé mis materiales allá. No sé más.

CP: ¿Usted sabía que muchos eran de alto contenido erótico, por llamarlo finamente?

IU: Sí, bueno no, no lo sabía. Pero nunca imaginaba que esta información, eh, pudiera salir, nunca me lo imaginaba. Y además nunca autoricé a nadie a que difundiese un material de mi cuenta personal del instituto Nóos a mis destinatarios.

CP: Usted ha interpuesto la demanda que os ocupa tan solo contra ocho medios de comunicación, cuando estos correos han sido publicados por muchos más medios de comunicación. ¿Cuál es la forma que usted elige los medios?

IU: Pues está claro que es imposible leerse la prensa nacional al detalle todos los días, lo que escogí fue los medios de más difusión nacional en este asunto, que habrían siempre insinuado la posible publicación de esos correos. Intentar llegar hasta el último detalle para mí en el día a día es imposible.

CP: ¿Usted sabe que esos mails fueron presentados en un juzgado y en ningún momento se hablo de contenido íntimo? Se habló de supuestas infidelidades en su vida matrimonial. Y es lo que ha seguido ocurriendo desde aquella fecha.

IU: Yo no los he visto, no sé de qué correos se tratan, pero lo que vengo a preservar es precisamente eso, que esa divulgación no suceda porque ataca a la intimidad mía y de mi familia. Claramente.

Le cede el turno al letrado de Titania, empresa editoria de El Confidencial y su suplemento Vanitatis. Este abogado es uno de los más agresivos y Urdangarin casi pierde los papeles.

Titania. ¿Ha tenido usted conocimiento de que esos correos electrónicos que usted pretende preservar en su intimidad han sido ya publicados por otros medios de comunicación en su literalidad?

IU. ¿A que correos se refiere?

Titania. A correos en los que puede leerse "¿qué haces trabajando a estas horas? ¿nos vemos el jueves o eres más de follar?". Podría seguir, hay hasta uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve correos en los que se le vincula a usted con una señora casada con la que cruzaría una correspondencia epistolar de contenido íntimo.

IU. No tenía ni idea de que ya habían sido 'publicados' (aquí su voz es de derrota, con un tono bajo y de desconcierto).

Termina el duro interrogatorio y llega el turno del abogado de Diego Torres, también demandado, Manuel González Peeters despliega aquí sus armas. 

González Peeters. Vamos a ver, señor Urdangarin. ¿Usted conoce el contenido de la demanda de medidas cautelares? IU. Entiendo que sí. 

GP. Le pregunto si la conoce o no la conoce. IU. No en exactitud. 

GP. En todo caso, usted autorizó la interposición de esta demanda. En esta demanda usted no se refiere a una tercera, usted afirma que es el señor Diego Torres el que filtra o quiere filtrar los correos de carácter íntimo. ¿Esto es así? IU. Lo que yo sé es que Diego Torres es, por los medios de comunicación, el que tiene intención de publicar los correos.

GP. ¿Lo sabe por los medios de comunicación? IU. Efectivamente.

GP. Luego no tiene usted ni idea. Ese correo al que usted hace alusión es un correo muy posterior a la demanda. ¿Lo sabe usted, verdad? IU. No lo sé. 

GP. ¿Y sabe usted a qué se alude en ese correo? IU. Dígamelo. (Chulito).

GP. Yo le pregunto y usted contesta. IU. A una posible... A un... Eh, mmm, aaaah... Yo hago bromas con un amigo mío.

Un momento de la declaración del ex duque

Un momento de la declaración del ex duque

GP. Bien. ¿Y los que es de carácter íntimo con su amigo que es? Lo de follar o no follar esa noche? ¿Que no te libras de follar esta noche? ¿A eso se refiere usted?

Amonestación del juez

Urdangarin se mostró despistado, ofendido, un hombre de honor a quien han robado su intimidad. Pero sus propias palabras le quitaban la razón. "Yo he venido aquí a proteger los correos de carácter personal y íntimo, no le voy a reconocer si yo he cometido o no unas infidelidades".

Tuvo que declarar en Barcelona mientras en Palma de Mallorca se desarrollaba el juicio por el Caso Nóos, el que realmente lleva de cabeza a Urdangarin. Pero, decíamos, un amigo le advirtió de la existencia de los correos electrónicos y le pidió que pusiera una demanda para evitar su publicación.

Otro detalle que se le escapó al ex duque es que la revista Mongolia había publicado ya todos esos correos. Pero sin ingresos, a Urdangarin le es muy difícil interponer más demandas por este asunto así que esta publicación no tuvo que explicar en un juzgado el haber dado espacio a todos los mails de carácter íntimo.

Con engaños ha actuado en numerosas ocasiones. También empezó su relación con la infanta Cristina con un engaño. Cuando se conocieron, Urdangarin tenía una novia formal con la que convivía, Carme Camí, quien se enteró por la televisión de que su pareja se iba a casar con otra.

Urdangarin y la infanta.

Urdangarin y la infanta.

Quizás Urdangarin pensó que Camí callaría y no ha sido así del todo. La ex novia habló una sola vez y lo hizo para dejar las cosas muy claras: Urdangarin la había engañado durante meses.Y pese a que siempre negó su infidelidad, antes de poner la demanda que acaba de ganar, Urdangarin tuvo que aclarar algunas cosas.

"Tuvo que contárselo todo a Cristina, que no tenía ni idea", recuerdan desde el entorno de la pareja. Y ese ha sido el único momento en el que la infanta y su marido vivieron una crisis. Ahora, con la demanda aceptada y la firme condena a los medios y a Torres, la pareja puede respirar tranquila. ¿Y seguir como si nada hubiera pasado?