ESPACIO

Capturan en tiempo real el renacimiento de una estrella

Durante 30 años de observación, el telescopio Hubble capta los procesos de enfriamiento y calentamiento de la estrella SAO 244567.

La nebulosa del Pez Raya y la estrella SAO 244567.

La nebulosa del Pez Raya y la estrella SAO 244567.

  1. Astronomía
  2. Astrofísica
  3. NASA
  4. Universo
  5. Estrellas

Los procesos en el espacio suelen ser demasiado lentos para que nuestros breves ojos humanos puedan captarlos. Pero a veces nos sorprende con excepciones a esa regla general, y eso es lo que ha ocurrido con la estrella SAO 244567. El telescopio espacial Hubble, ese fantástico instrumento que tenemos orbitando a 600 kilómetros de altura, ha logrado observar el renacimiento de la estrella.

El proceso es el siguiente. Entre 1970 y 2002, un tiempo ridículo en la escala cósmica, la temperatura de SAO 244567 -la estrella central de la nebulosa del Pez Raya, a 2.700 años luz de la Tierra- aumentó espectacularmente en 40.000 grados Celsius.

Ese aumento corresponde al renacimiento de la estrella, que actualmente ha entrado en una nueva etapa de enfriamiento. "SAO 244567 es uno de los raros ejemplos que nos permiten ser testigos de la evolución estelar en tiempo real", explica Nicole Reindl de la Universidad de Leicester, autora principal del estudio. "En sólo veinte años la estrella ha duplicado su temperatura y era posible ver la estrella ionizante de su envoltura previamente expulsada, que es lo que ahora se conoce como la Nebulosa del Pez Raya".

Este rápido calentamiento podría explicarse suponiendo que la masa inicial de SAO 244.567 fuera de tres a cuatro veces la masa del Sol, ya que las estrellas con más masa suelen evolucionar más rápido. Sin embargo, los datos que manejan la NASA y la Agencia Espacial Europea muestran que este lejano astro tenía en realidad una masa similar a la de nuestro Sol.

Así que, en 2014, Reindl y su equipo propusieron una teoría que resolvía tanto el problema del rápido aumento de temperatura de SAO 244567 como el de la poca masa de la estrella. Sugirieron que el calentamiento se debió a lo que se conoce como un flash de helio: una breve ignición del helio que se halla fuera del núcleo.

Por explicarlo de una forma casera, sería como si a un mechero usado y casi vacío de repente se le inyectase una nueva remesa de gas. De repente parecería más nuevo de lo que es. Como explica Reindl, "la liberación de energía nuclear a causa del flash obligaría a una estrella ya muy compacta a expandirse de nuevo a dimensiones gigantes".

No es el único ejemplo que hemos visto de una estrella comportándose así, pero es la primera vez que este proceso de transformación se ha observado durante las etapas de calentamiento y enfriamiento. 

Lamentablemente, los científicos no disponen aún de modelos evolutivos estelares para explicar totalmente el comportamiento de SAO 244567. Como añade Reindl: "Necesitamos perfeccionar los cálculos para explicar algunos detalles todavía misteriosos, que no sólo pueden ayudarnos a comprender mejor a la propia estrella, sino también proporcionarnos una visión más amplia de la evolución de las estrellas centrales que hay en las nebulosas planetarias".