José Manuel Soto vuelve a las páginas de La Jungla gracias a un nuevo tuit que ha despertado interés en la red social. En esta ocasión, el cantante andaluz no se ha limitado a cuestionar la legislación vigente en nuestro país y las decisiones de los jueces, sino que también ha ofrecido una lección de etimología al explicar por qué él no estaría usando el término "moro" de forma despectiva y racista, sino como una especie de cultismo.

Noticias relacionadas

Soto ha sacado a colación el caso de los dos detenidos por la presunta violación múltiple ocurrida en Formentera a finales del pasado mes de julio. El Juzgado de Instrucción número 2 de Ibiza ha decretado este lunes libertad provisional para los sospechosos, de origen marroquí y de 32 y 37 años, a los que ha retirado el pasaporte y les ha impuesto la prohibición de salir de las islas y la obligación de realizar comparecencias periódicas.

Ambos están acusados de agredir sexualmente a la joven de 19 años, a la que presuntamente retuvieron durante 14 horas. Un tercer sospechoso, también originario de Marruecos, habría estado implicado en la violación, pero ha huido a su país, donde está en búsqueda y captura. Con todo, este panorama ha hecho reflexionar a José Manuel Soto, comparando lo sucedido con el caso del anciano que disparó a un ladrón:

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha retificado la prisión provisional comunicada y sin fianza para el hombre de 77 años que disparó con una escopeta y mató a otro de 35 años que habría entrado en su finca para robar, algo que Soto parece no entender. Ha añadido, además, que a los detenidos en Baleares les ha llamado "moros" porque "viene de mauro, persona de tez oscura", una denominación que, según el cantante, "está en El Quijote y en todos los clásicos, no es despectivo".

Hay moros y moros

La Real Academia Española, entre otras, señala como acepción de moro las de "perteneciente o natural del África septentrional frontera a España", "que profesa religión islámica", "dicho de una persona musulmana que habitó en España desde el siglo VIII hasta el XV", "niño que no ha sido bautizado" o "dicho de un hombre celoso y posesivo, y que tiene dominada a su pareja". Se trata, en todo caso, un término de uso popular y coloquial.

Soto, en este caso, se ha pasado un poco de frenada pues, si bien es cierto que aparece en El Quijote y otros nombres de la literatura clásica, no por ello deja de ser despectivo su uso si esa es la intención del hablante o escribiente y si así lo recibe el receptor. Proviene de la palabra latina maurus, usada ya por los romanos para designar a los pueblos norteafricanos habitantes del antiguo reino de Mauritania y las antiguas provincias romanas de Mauritania Tingitana y Mauritania Cesariense.

En la Edad Media se empleó, también en literatura, para hablar de los musulmanes peninsulares, de los bereberes, de los árabes y de musulmanes de otras zonas, incluso también se les ha llamado moros a personas de raza negra —como hizo Shakespeare en Otelo: el moro de Venecia—, y a cualquier otra persona de tez oscura. No obstante, a los seguidores de Soto parece que estas explicaciones les habrían sobrado, en su mayoría:

El tuit del cantante acumula miles de reacciones.