A Pitingo no le ha hecho falta sacar nuevo disco ni mancillar ninguna canción de éxito para llegar a ser trending topic durante el pasado fin de semana y seguir siendo la comidilla de las redes sociales días después. Le ha bastado con decir lo que piensa y que su opinión fuese contraria al Gobierno. "Que se presenten los yihadistas a las elecciones, seguro que sacan algún escaño. Vergonzoso lo que está pasando en este país. Ni olvido ni perdón", escribió en Twitter.

Noticias relacionadas

El cantante no perdona al Ejecutivo de Pedro Sánchez su acercamiento de posturas con EH Bildu y ha estallado con la inestimable ayuda de José Manuel Soto. Pero vayamos por partes para no perdernos en este batiburrillo de tuits. Fue el sábado cuando Pitingo, visiblemente inspirado, escribió su ya célebre tuit:

Quizás la repercusión en su inicio no estaba siendo tan potente, pero ahí estaba su amigo Soto para echarle un capote comentando para que la difusión del mensaje se multiplicase. El cantante sevillano contestó a su colega diciendo que "quieren hacernos comulgar con ruedas de molino. Al final obligarán a la Guardia Civil y a las víctimas del terrorismo a pedir perdón a ETA. Yo tengo muy claro quiénes son los buenos y quiénes los malos, y el Gobierno prefiere estar del lado de los malos":

En este punto, con la coletilla de Soto, Pitingo ya se estaba viniendo arriba y confesaba su indignación:

Fue poco después cuando confesaría que es hijo y hermano de guardias civiles "y viví toda la mierda de ETA en el cuartel donde vivimos". Afirmó el cantante que "no podíamos decir que éramos hijos de la Guardia Civil, teníamos que mirar los bajos del coche todos los días, alarmas porque habían colocado una bomba" y acababa asegurando que "no pienso callarme más":

Este fue el punto en el que Twitter se dividió una vez más como suele ocurrir en demasiadas ocasiones. Las hordas de progres y el team facha enfrentados en el enésimo capítulo de intolerancia hacia la opinión de los demás que, siempre que difiera de la de uno, parece no ser válida y merecerse chanzas e insultos como estos:

Llegado a este punto, Pitingo no iba a callarse y fue contestando a buena parte de sus críticos. Siguió contando que en Madrid "viví en un cuartel y sí había miedo. No entiendo cómo podéis hacer gracias con el terror que había. Tan hijo de puta es el que mata como el que lo defiende. Sinvergüenza" e, incluso, ha cargado directamente contra el Ejecutivo al aseverar que está formado por "proetarras, comunistas e independentistas".

"ETA sigue existiendo cuando el presidente Pedro Sánchez dio el otro día el pésame a uno de ellos. No veis más porque no queréis", continuó Pitingo, que tiró de ironía para tratar de contener a la jauría: "Dicen que la música amansa a las fieras, pues esto va para todos los ofendidos y maleducados que me han insultado de todo llamándome gitano, analfabeto, facha, etc. Así es como reaccionais. Antes roto que doblarme".

Eso sí, empleó este gif de El Cigala como su defensa más recurrente:

Después de la tempestad, José Manuel Soto volvió a asomar la patita para echarle un capote al cantante:

Pero no ha sido el único:

Al cierre de esta edición, Pitingo seguía a la gresca. Y es que, lejos de retirarse a un segundo plano, ahora la emprendía con el independentismo catalán señalando a Josep María Mainat.