El escritor Arturo Pérez-Reverte nunca ha escondido su amor por los perros. Tanto en sus novelas como en su día a día siempre ha dejado patente que los canes son sus compañeros más leales. Son habituales, por ejemplo, sus retuits apoyando la adopción o buscando a alguno que se ha perdido. También lo son sus afilados insultos hacia los maltratadores e incluso dos de sus obras hacen mención a estos animales en sus títulos: Los perros duros no bailan y Perros e hijos de perra.

Noticias relacionadas

La última muestra de su pasión perruna ha sido el tuit en el que ha compartido la fotografía de las honras fúnebres a una perra policía. En la imagen se ve el cuerpo sin vida de un pastor alemán reposando sobre claveles blancos, con el chaleco policial, su arnés y dos juguetes junto a su hocico. Reverte destacó que estaban "honrando al compañero":

Entre los más de 35.000 'me gusta' y los más de 4.300 retuits, algunos comentarios apuntaron a Reverte que se trataba de Blanca, una perra policía que fallecía el pasado mes de marzo después de haber mantenido una hoja intachable de servicio en la lucha contra el tráfico de drogas. El can y su guía, Narcís, empezaron su andadura en la unidad canida de la Policía de Salt en 2012, tal y como apuntan en la web especializada Perros de búsqueda.

Fue en 2017 cuando ambos dieron el salto a la Policía Local de Girona, siendo la primera perra policía de la ciudad catalana. Hasta que se retiró en agosto de 2019 para dejar paso a Kira, Narcís y ella lograron levantar más de 5.000 actas y 70 detenidos en su espectacular trayectoria, que le valió en 2018 la Medalla al Mérito para Perros Policía en reconocimiento a su trabajo contra el consumo y la tenencia de estupefacientes. 

Blanca tenía 11 años y así se despidieron de ella sus compañeros y amigos:

Si es que cuando decimos que son los mejores amigos del hombre no estamos exagerando ni un poco.