El senador popular Rafael Hernando es amigo de la polémica y ahora, a falta de dardos sobrevolando la Cámara, se conforma con liarla en Twitter de vez en cuando. En la ocasión que nos ocupa lo cierto es que ha llamado más la atención la forma de su mensaje que el contenido del mismo. Y es que el que fuera uno de los hostigadores más mediáticos de las filas del PP tendría que repasar un poco el diccionario.

Noticias relacionadas

En el contexto de las elecciones vascas, con Bildu subiendo de los 18 a los 22 escaños y afianzándose como el primer partido de la oposición, Hernando mostraba su indignación con que "los herederos de los asesinos de Miguel Ángel Blanco se hallan convertido en la segunda fuerza". Por si no se habían dado cuenta, ese halla va en cursiva porque el popular ha cometido un fallo garrafal confundiendo el verbo hallar con el verbo haber:

Obviamente, el patinazo de Hernando no ha pasado desapercibido sino todo lo contrario. Lejos de centrar el debate en la lectura de la subida de Bildu, los tuiteros han arremetido contra su falta de conocimientos:

"No estudió latín"

Por si el bochorno de los tuiteros no fuese suficiente escarmiento como para que Hernando se sintiera en la obligación de ir corriendo al kiosco a comprar el Cuaderno Rubio o el de Vacaciones Santillana, un zasca todavía más contundente llegó desde la mismísima Real Academia Española de la mano del azote ortográfico de Twitter: Arturo Pérez-Reverte.

El escritor no pudo contenerse y sacó su sarcasmo a pasear para observar que, seguramente, Hernando no habría dado latín en el colegio:

"Las Vascongadas"

Pero a Hernando no solo le han caído por el hallan y la puntuación de su tuit, sino también para emplear un término que hoy en día está en desuso para referirse al País Vasco:

Lo cierto es que el término se remonta, al menos, al siglo XVII para referirse a las tres provincias vascas y se usó oficialmente hasta la llegada de la Monarquía en 1975. En la actualidad, muchos la usan —sospechamos que Hernando también la emplea para lograr este objetivo— con intencionalidad política porque no aceptan de buen grado la denominación País Vasco o Euskadi aunque sean las oficiales y la otra, como apreciaban en Twitter, huela a alcanfor.