Tras la oleada de protestas que se registraron en Estados Unidos por el asesinato de George Floyd, a algunos de los manifestantes les ha dado ahora con varias estatuas de personajes históricos que consideran racistas y Cristóbal Colón es uno de los blancos elegidos. Decapitado en Boston y arrojado al río en Richmond, después de prenderle fuego a su efigie, la figura del marino vuelve a estar en entredicho (si es que algún día había dejado de estarlo).

Noticias relacionadas

Esta animadversión contra las estatuas de Cristóbal Colón y de otros conquistadores españoles no es nueva. De hecho, en noviembre de 2018 el Ayuntamiento de Los Ángeles retiraba el monumento porque "sus actos contribuyeron al mayor genocidio jamás registrado". Fue entonces cuando Arturo Pérez-Reverte empezó a difundir su teoría sobre lo sucedido, estableciendo un paralelismo entre la conquista de América del Norte y la del resto del continente.

Estos días, al repetirse el mismo polémico contexto, uno de sus seguidores rescató un fragmento de una entrevista que La Sexta Noche le hizo al escritor y éste lo retuiteó. En él, Reverte afirmaba que la conquista de América fue el hecho histórico más importante por detrás del nacimiento de Jesucristo y que, con sus luces y sus sombras, "no podemos juzgar el pasado con los ojos del presente, es una barbaridad".

Un zasca a los norteamericanos

No obstante, Reverte no se quedó ahí y cargó contra el cinismo de los norteamericanos que, mientras en Latinoamérica "hay indios que se llaman Sánchez o Pérez o Martínez" en los Estados Unidos "han aniquilado a los indios siempre que han podido y con esa hipocresía anglosajona todavía nos reprochan a nosotros lo que hicimos en América":

Algo muy parecido había escrito Reverte por aquel entonces en Twitter acaparando miles de aplausos:

[Más información: La advertencia de Pérez-Reverte a los políticos que ahora quieren reformar la Constitución]