La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, asistió este domingo a la catedral de la Almudena a una misa solemne en recuerdo de los fallecidos por la pandemia del coronavirus. Lo hizo acompañada del alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida, guardando en todo momento las precauciones necesarias y la distancia de seguridad.

Noticias relacionadas

Díaz Ayuso explicó a la prensa que su intención acudiendo al acto religioso no era otra que acompañar a las familias "en el dolor en un momento tan difícil y en unas circunstancias tan traumáticas". La emoción, por tanto, estaba a flor de piel y la presidenta no pudo contener las lágrimas dejando una imagen ya icónica con el maquillaje deslizándose por su mejilla.

El horror que ha traído consigo la enfermedad en forma de muerte y soledad ha dejado, no obstante, pocas escenas de políticos y otras autoridades emocionadas ante los micrófonos o en actos públicos. Gestos que humanizan la gestión de la tragedia y que, en líneas generales, la sociedad aplaude y agradece, como ocurrió con el emotivo discurso de la ministra de Defensa, Margarita Robles, en la clausura de la morgue instalada en el Palacio de Hielo:

Acoso y derribo a Ayuso

Cuando a Robles se le quebró la voz en aquel discurso recibió una ovación unánime en las redes sociales. De las pocas ocasiones desde que empezó la crisis sanitaria, por no decir la única, que derechas e izquierdas estaban de acuerdo en algo. Si embargo, con las lágrimas de Ayuso no ha habido esa misma benevolencia y las críticas le han llovido sin piedad.

Muchos tuiteros consideran que la emoción de la presidenta no es real, sino que se trata de simple postureo y la atacan por lo que consideran una incoherencia en relación con el estado de la Sanidad pública madrileña, entre otros asuntos:

No obstante, el ataque más comentado es el que le ha lanzado el mediático Máximo Pradera, que le ha dedicado varios tuits a Ayuso tildándola de "farsante":

La defensa de la presidenta

En el otro lado del ring, estupefactos con el acoso a Ayuso por sus lágrimas en la catedral, cientos de usuarios también han querido defenderla y, sobre todo, dejar en evidencia a los que la señalan:

[Más información: La reflexión de Pérez-Reverte sobre la vida en el sur de Europa que no debemos olvidar]