La borrasca Gloria mantiene este jueves en alerta a varias provincias de Cataluña, Aragón, Baleares y Andalucía; pero el viernes se prevé que solamente Málaga continúe en nivel amarillo por riesgo de lluvias, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). No obstante, su paso por la península se notado hasta en 12 comunidades donde la nieve, el viento, la lluvia y el oleaje han sido intensos estos días, llegándose al nivel rojo de alerta.

Noticias relacionadas

Sin embargo, a juzgar por la actitud de la protagonista de nuestra siguiente historia, parece que no a todo el mundo le ha fastidiado el paso de la borrasca, sino todo lo contrario. El periodista de Antena 3 Noticias, Eduardo Siles, ha sido su involuntario descubridor en una de sus entrevistas a pie de calle en el pueblo de Cedrillas, en Teruel. 

La intensa nevada que había caído en la zona obligó al Gobierno de Aragón a pedir ayuda a la Unidad Militar de Emergencias (UME), pero lejos de parecerle un problema, a Angelines -que así se llama la señora-, la nieve le regaló uno de los momentos más hilarantes de los últimos tiempos y decidió contárselo al reportero de esta manera:

Lo cierto es que es imposible no sentirnos identificados con la mujer; ver a alguien pegándose un tortazo sigue siendo uno de nuestros chistes favoritos. Aunque Angelines, todo sea dicho, ya había saltado a la fama en Twitter algunas horas antes del vídeo de Siles gracias a un tuit que se ha compartido más de 14.000 veces:

Con Angelines convertida en todo un fenómeno viral, el periodista ha vuelto al pueblo para contárselo y pedirle que grabase unas palabras para sus fans. "El vídeo lo ha visto media España", le informaba Siles animándola a decir algo. La mujer, que acaba confesando sus 88 años, asegura entonces que "estoy muy contenta porque ha nevado" y se despide con un "¡viva la nieve!":

"El resplandor", segunda parte

Algunos han destacado que, poniendo la lupa en la onomatopeya y salvando algunas distancias, el testimonio de Angelines les recordaba un poco a este otro:

Y es que entre el "¡pam!" de la caída de la vecina y el "¡pum!" del resplandor hay pocas diferencias:

Desde luego, ojalá todos nos tomásemos las inclemencias meteorológicas con la misma alegría que ella. 

[Más información: José Manuel Soto, preocupado: ¿recibirán los niños musulmanes clases de masturbación grupal?]