En un abrir y cerrar de ojos. Todo ocurrió rapidísimo. Un chico y una chica montados en una montaña rusa empiezan a disfrutar del vértigo de la atracción cuando él estira su brazo derecho y atrapa en el aire lo que después sabríamos que es un iPhone. Este vídeo, de apenas 45 segundos, supera los 5 millones de reproducciones en YouTube.

Noticias relacionadas

Se grabó el pasado mes de agosto en Port Aventura, el parque de atracciones ubicado en la provincia de Tarragona, pero se ha popularizado en estos días porque se publicó el pasado 4 de septiembre. Precisamente, ha sido su protagonista, el deportista Samuel Kempf, quien lo ha compartido en la plataforma.

Él fue quien alargó su brazo para coger el teléfono cuando disfrutaba de la montaña rusa Shambhala junto a su prima, Abigail Kempf. El móvil salió volando del bolsillo de otro pasajero cuando estaban a unos 80 metros de altura y viajaban a 134 kilómetros por hora. Sabiendo que todo pasó bajo esas condiciones, la hazaña del deportista es todavía aun más espectacular:

Kempf es un deportista neozelandés que visitó Tarragona cuando se encontraba en Europa para disputar el Mundial de Faustball, celebrado del 10 al 17 de agosto en la ciudad Suiza de Winterthur. Desde que subió el vídeo viral a su cuenta, confiesa a varios medios que su teléfono no para de recibir notificaciones de periodistas de todo el mundo.

Se mostró muy sorprendido con la acogida y, sobre todo, con los comentarios que lo tildan de "Superman", "superhombre" o "leyenda": "Fue todo muy loco, el vídeo no ha dejado de popularizarse y yo no paro de recibir solicitudes de amistad. Hay gente llamándome incluso de noche", confiesa. Además, una empresa ya se ha puesto en contacto con él para comprar los derechos.

[Más información: La montaña rusa diseñada para matar de manera agradable y elegante]