El community manager de Telepizza no gana para disgustos. La cadena de comida rápida lleva unos meses instalada en la polémica. Sus trabajadores acabaron secundando una huelga porque la empresa se mostró reacia a subirles el salario al mínimo establecido por ley a pesar de haber cerrado el primer trimestre de este año con beneficios de 5,4 millones de euros.

Noticias relacionadas

La circunstancia saltó a las redes sociales y lo hizo por la puerta grande gracias al troleo de un trabajador que, fingiendo que quería dar una queja de uno de los restaurantes, consiguió la atención de la cuenta de Twitter de Telepizza. Ocurría el pasado mes de junio y el nombre de la empresa ocupaba el primer puesto en el trending topic.

Esta semana ha vuelto a ocurrir, pero no ha estado en lo más alto del podio por las condiciones laborales de sus trabajadores, sino por la queja (esta vez real) de uno de sus clientes. Al hombre no le pareció del todo bien que los empleados quisiesen cerrar a su hora (las cuatro de la tarde) para poder comer y descansar un poco antes de volver a abrir a las 19:00 horas:

Poco tiempo después, la empresa respondía pidiéndole el número de teléfono para que detallase qué había pasado y en qué restaurante:

El hecho de que la empresa quisiera saber más para tomar cartas en el asunto dándole la razón al cliente ha indignado a buena parte de los tuiteros, que se han mostrado muy críticos:

Ante tal linchamiento, el tuitero se defendió:

Para Telepizza igual es el momento de reflexionar aquello que dijo Violeta Gil (Ana Milán) en Paquita Salas: "Somos trending topic, pero ¿somos el trending topic que queremos?". Yo diría que no.

[Más información: Telepizza cae en la trampa de un empleado que denuncia que no cobrará el salario mínimo]