Probablemente a estas alturas ya hayas visto, al menos un par de veces, el vídeo del trozo de pollo que salta del plato directamente al suelo como si hubiese cobrado vida propia. Se trata de unas imágenes grabadas en una cocina asiática que incluso sorprenden a la mujer que las está grabando, puesto que se le oye gritar despavorida.

Noticias relacionadas

El instante ha corrido como la pólvora en las redes sociales suscitando todo tipo de teorías pero, una vez más, todo tiene una explicación mucho más sencilla que la que se empeña en defender que el pollo es un zombie, un muerto viviente. Además, la difusión de la noticia ha hecho que la historia llegase tergiversada hasta nosotros.

La mayoría de medios han recogido que el vídeo fue publicado por un usuario de Facebook que se llama Rie Prettyredbone Phillips, sería de Miami y se encontraba sentado en la mesa de un restaurante cuando vio que el trozo de carne se movía.

Este hombre habría publicado las imágenes el pasado 10 de julio en primicia, pero esto es falso. No hay rastro de ningún usuario con ese nombre -podría habérselo cambiado, es cierto-, pero es que además el vídeo está subido por una usuaria asiática a YouTube el 19 de junio:

Otros vídeos en la misma plataforma, que se han dedicado a estudiar el misterio, aseguran, además, que varios medios asiáticos se habían hecho eco del viral sin aportar detalles sobre el porqué del movimiento del pollo.

No es pollo, es rana

Indagando sobre las distintas teorías que se encuentran en las redes, la que nos parece más fiable desecha por completo la idea de que sea carne de pollo y se decanta porque sea una rana despellejada y partida a la mitad. Se trata de la preparación de un plato que se consume en la cocina asiática, el sashimi de rana o, lo que es lo mismo, rana cruda.

Con las ranas recién cuarteadas, lo más probable es que su carne haya sufrido una reacción química. Sus neuronas todavía están activas y pueden reaccionar al ion sodio que se encuentra en la sal o la salsa de soja con la que se elabora el plato. Este estímulo puede llegar a provocar movimientos.

Sin embargo, quizás los movimientos que se ven el vídeo son demasiados y muy precisos para que respondan únicamente a esto. Es más, cualquiera diría que la rana quiere escapar de la bandeja para que no se la coma nadie. Este extremo sumado a la mala calidad de la imagen nos hace considerar también que incluso podría tratarse de un montaje. Eso sí, en todo caso, de pollo zombie nada de nada.

[Más información: Resolvemos el misterio viral del momento: ¿tiene vida propia este Buzz Lightyear?]