Imposible no recordar el Grand Prix, aquel mítico programa que comenzó a emitirse a mediados de los noventa con Ramón García al frente. Una suerte de yincana televisiva en la que competían los pueblos de España enfrentándose a pruebas de todo tipo. Entre todas ellas, destacaban aquellas en las que los concursantes tenían que lidiar con las vaquillas, que a más de uno dieron un buen revolcón. 

Noticias relacionadas

Desde que la última edición del programa dijo adiós en 2009, son muchos los seguidores que han pedido que se vuelva a emitir una nueva versión; pero hasta el momento solo podemos recurrir a las redes sociales y a su canal de YouTube para estar al tanto de las novedades. Sin embargo, el que fuera su presentador estrella, Ramontxu, ha querido desvelar por qué ninguna cadena apuesta por el formato.

En sus declaraciones, realizadas en el programa que presenta en Castilla-La Mancha Media, En Compañía, García asegura que "hay un Grand Prix preparado y renovado desde hace unos tres años", añadiendo que el motivo de que no se emita es que "las televisiones tienen miedo de los grupos animalistas que les van a hacer imposible por lo del maltrato a la vaquilla".

"Las vaquillas se cuidaban perfectamente"

Aseverando que explicaba todo aquello porque el programa "es hijo mío" -puesto que, además de presentarlo y producirlo, lo dirigió dos años-, defendió el formato insistiendo en que "las vaquillas se cuidaban perfectamente, venían en sus camiones y tenían su corral apropiado, nadie las tocaba".

Además, García recordó que los grupos que protestaban en la época de emisión del programa siempre fueron invitados a ver todo aquello y poder seguir criticando, o no, con conocimiento: "Nunca fue ninguno". Finalmente, el presentador lanzó una reflexión al constatar que "nunca nadie preguntó si a las personas que salen y les pega un golpe la vaca tienen alguien que les cuide, alguien que les cure". "A veces nos pasamos de vueltas y pensamos más en los animales que en las personas", sentenció.

[Más información: Ramón García: "Es triste que las TV se usen como instrumentos políticos para ayudar al Gobierno].