El comienzo del vídeo no era tan malo, pero después...

El comienzo del vídeo no era tan malo, pero después...

La Jungla Vídeos virales

Qué fue de '2 Girls 1 Cup', el porno extremo que traumatizó a una generación

En la Jungla. En 2007, el escabroso fenómeno viral se abrió paso a golpe de enlace, correos electrónicos y un Youtube incipiente.

Noticias relacionadas

Año 2007. El MSN Messenger aún envía zumbidos y las redes sociales aún están en pañales. YouTube, recién comprada por Google, empezaba a crecer, camino de convertirse en el monstruo que es hoy en día. Y los teléfonos todavía tenían teclado y su batería duraba un par de días. Los 'virales' ya existían, pero se extendían a velocidades que hoy consideraríamos de caracol por correo electrónico.

Era la época de rotten.com, una página que ganó cierta fama en esa época al albergar todo tipo de imágenes macabras y extremas, como un tipo con los sesos al aireo o los restos de otro tras sufrir un accidente con las hélices de un helicóptero. En este contexto, un enlace que ponía 2girls1cup.com parecía inofensivo. No lo era. Miles de internautas tienen flashbacks vietnamitas mientras recuerdan ese vídeo.

Todo comenzó cuando alguien colgó el vídeo en la sección after hours de los foros de offtopic.com. Un usuario afincado en Chicago que quería amargar el día a sus amigos compró ese dominio que ya forma parte de la historia más infame de Internet, 2girls1cup.com, y subió allá el vídeo el 12 de agosto. Lo compartió con sus amigos, se rió con los insultos recibidos y literalmente se olvidó de que el dominio existía.

Eso, hasta que recibió un mensaje de la empresa de hosting pidiéndole más dinero: el tráfico se había disparado y excedía el ancho de banda contratado. Pese a sus sospechas iniciales de que había un error o que la compañía trataba de timarle, era real. Analytics demostraba que desde el 20 de agosto el tráfico estaba despegando: el viral más asqueroso de Internet había nacido.

Si has llegado hasta aquí y no sabes qué es 2 Girls 1 Cup, no lo busques, te hacemos un breve resumen: lo que parece una escena de tantas de sexo lésbico deriva enseguida en coprofilia (sexo con excrementos) y coprofagia (su consumo) desencadenadas, en el que las actrices juguetean con los productos de sus propias necesidades fisiológicas.

El génesis de los videos de reacción

Hoy, YouTube está anegado de vídeos de reacción, desde el último trailer de Star Wars a un viral inane. No hay youtuber que no rasque visitas grabando una dramatizadísima reacción a cualquier cosa. Este tipo de vídeos ya existía antes, pero fue 2 girls 1 cup, en este YouTube que todavía estaba en proceso de cobrar forma, quien lo lanzó al estrellato. Lo sufrió desde la abuela a un grupo de marines del ejército de EEUU.

El vídeo fue una sensación, pero el fenómeno de las videorreacciones no se quedó corto. En octubre, la página alcanzó las 200.000 visitas diarias. La cifra se dobló el mes siguiente, dando el salto a la prensa generalista, donde se organizaron debates sobre si las heces que se comían en el vídeo eran reales o efectos especiales -helado de chocolate, básicamente.

En diciembre de ese año tuvo su pico, acumulando 8 millones de visitas -para entonces el sitio ya estaba monetizado con anuncios-, pero entre enero y febrero comenzó su decadencia, bajando a 5 millones. Además, los anunciantes habían retirado la publicidad al enterarse de sus contenidos.

Sus responsables apenas cubrían los costes de mantenimiento, así que vendieron el dominio por una cifra que no ha trascendido pero que tiene seis cifras. Los nuevos compradores hicieron algunas cosas oscuras, como pedir un número de tarjeta de crédito para acceder al vídeo, y hoy en día el sitio es una página porno bastante convencional.

Ira Isaacs, a quien se le atribuyó por error la autoría de 2 Girls 1 Cup.

Ira Isaacs, a quien se le atribuyó por error la autoría de 2 Girls 1 Cup.

No, el responsable del vídeo no fue a la cárcel

En enero de 2013 comenzaron a circular noticias que apuntaban a que el productor del vídeo original pasaría 4 años en la cárcel por el vídeo. Esa historia no es cierta, pero hay razones para la confusión. En 2005 el gobierno de Estados Unidos, bajo la presidencia de George W. Bush, puso en marcha el Grupo de Trabajo de Persecución de la Obscenidad, cuyo objetivo era perseguir a aquellos productores de porno extremo que violasen las leyes contra la obscenidad. Y, efectivamente, el vídeo 2 Girls 1 Cup captó su atención.

Dos casos hicieron circular el rumor de que el productor había sido arrestado. Sin embargo, quien fue a juicio fue otro  que realizaba vídeos de coprofilia, Ira Isaacs, quien se definía a sí mismo no como pornógrafo, sino como artista del shock. Los jueces de California no lo vieron tan artístico y lo sentaron en el banquillo.

Aunque él no tenía nada que ver con el vídeo viral, sí que lo citó en su defensa -ahora conocida como la defensa 2 Girls 1 Cup- asegurando que hasta que no vio el fenómeno viral no pensaba que hubiera tanta gente interesada en ver algo así. El juez George King no vio el menor valor artístico en su trabajo -que además de escatología incluía zoofilia- y le condenó a cuatro años de cárcel, de los que salió en libertad condicional tras 26 meses.

La segunda persona que fue detenida y que hizo circular este rumor es Danilo Croce, que sí tiene conexión directa con el vídeo. Pero la causa del arresto fue otra cinta titulada Toilet Man 6, que no es precisamente de Marvel: en ella varias mujeres usan a un hombre de a modo de retrete. No sería exactamente un superpoder digno de Los Vengadores.

El vídeo conocido por todos como 2 Girls 1 Cup es en realidad el trailer de una cinta pornográfica brasileña titulada sutilmente Hungry Bitches ("Zorras hambrientas"). Estuvo dirigida por Marco Fiorito -autodeclarado fetichista compulsivo-, que llevaba desde 1994 produciendo junto a su mujer Joelma Brito, más conocida como Leticia Miller, su nombre artístico. Comenzaron con fetichismo de pies y la cosa no tardó en salirse de madre. 

Realizaba sus ventas por teléfono, a través de un anuncio publicado en revistas locales. En 1999 su empresa, Dragon Films, había crecido tanto como para atraer la atención de Luis Vilas Boas, un hombre de negocios que le propuso dar el salto a Internet. Fue a través de Vilas Boas que Fiorito conoció a Croce, otro hombre de negocios que se ofreció a darle consejos financieros, aunque nunca se cayeron bien. De hecho, Fiorito creó un personaje para sus películas llamado "Daniel Cross" que no gustó al homenajeado, pero que el productor se negó a eliminar.

Con todo, Croce importó a EEUU las películas de Dragon Films, implantando en Florida el modelo telefónico que había funcionado tan bien en Brasil a través de la empresa Lexus Multimedia. En 2006, un año antes de la viralización de 2 Girls 1 Cup, Croce fue detenido en Orlando y fue condenado apagar 90.000 dólares, así como a cesar la comercialización del material pornogáfico extremo. Fiorito, por su parte, se limitó a recordar que su material es perfectamente legal en Brasil y que él no tenía ni idea de que esto pudiese ser ilegal en el país de las libertades. 

'2 Girls 1 Cup': ¿realidad o ficción?

¿Qué ha sido de las dos protagonistas de este trauma masivo, Karla y LatifaCircula la leyenda de que Latifa murió de disentería tres días después del rodaje, pero esta creencia viene de una noticia publicada en una web satírica.

Sobre la gran pregunta, si lo que estaban comiendo era de verdad o atrezzo, sigue siendo uno de esos misterios que es mejor que el ser humano nunca resuelva. Fiorito admitió haber rodado muchas películas usando helado de chocolate para simular las heces: "Muchos actores aceptan rodar este tipo de películas, pero no todos lo quieren comer", razona.

Sin embargo, nunca ha ofrecido explicaciones sobre su vídeo más famoso. Los conocedores del mundo del porno tampoco se ponen de acuerdo. Por un lado Isaacs, que ya pasó por la cárcel por rodar cintas de coprofilia, cree que es real; por otro, la leyenda del porno Ron Jeremy, que no pudo ni acabar de ver el clip, cree que está todo ficcionado.

Posiblemente nunca lleguemos a saber si era real o no. Estamos, sin duda alguna, ante un misterio de mierda.

[Más información: Historia de la peineta: la pulla entre griegos que se convirtió en insulto universal]