Ir al McDonald's a por una hamburguesa y estar fuera del restaurante en veinte minutos es una costumbre que se ha establecido en la sociedad. Igual que acudir a cualquier local de la llamada "comida rápida", servicios de restaurante que priorizan la celeridad en la preparación de los alimentos para que el comensal tenga que esperar lo menos posible. Los hay de todo tipo de comida, incluso de aquella más considerada de "gourmet". Al fin y al cabo, ¿quién desea esperar más de la cuenta a que le sirvan el plato? Pues bien, eso lleva ocurriendo desde hace siglos.

La comida rápida no es algo único de nuestros días y no la inventaron los hermanos McDonald a mediados del siglo XX. Ellos sí que sentaron el procedimiento para el "fast food" que consumimos actualmente, pero la base del concepto, pedir comida y que nos la sirvan de manera casi instantánea, se enraíza en nuestra propia historia como sociedad. Los puestos de comida callejera son un ejemplo: llevan ocupando las calles y plazas desde que se establecieron las relaciones comerciales.

Termopolios - Antigua Roma

Aldo Ardetti Wikipedia

La venta de comida lista para comer lleva entre nosotros desde la antigüedad. Por ejemplo, en la antigua Roma ya existían los restaurantes; entre los que se encontraban los termopolios (thermopolium en latín), establecimientos para la clase romana menos pudiente que servían alimentos ya preparados y listos para comer. Eran locales pequeños y con mostradores de albañilería que albergaban tinajas de barro en las que se guardaba la comida caliente. 

Comida ambulante - Edad Media

Igual que ocurría en la época romana, los ciudadanos más pobres no tenían acceso a una cocina, por lo que a menudo se veían abocados a comprar comida ya preparada. Las áreas urbanas contaban con vendedores que distribuían preparaciones calientes, tales como distintos pasteles con o sin carne. Era una cocina popular que no tenía fama de ser salubre, curiosamente igual que ocurre en la actualidad.

Fish and chips - Revolución industrial

Andy Mabbett Wikipedia

Con la revolución industrial se necesitaba una gran mano de obra en las fábricas. Los obreros no tenían demasiado tiempo para comer, así que los puestos de comida rápida eran bastante populares. Por ejemplo, los famosos Fish and Chips británicos. El primer establecimiento de comida rápida con ese plato tan típico se abrió en Londres en 1860. Joseph Malin creó un clásico en Cleveland Street; donde muchos londinenses se alimentaban llevándose su ración de Fish and Chips en papel de periódico para comérsela a resguardo del clima londinense.

Automat - Inicios del siglo XX

Berenice Abbott 6sqft

Los automat eran establecimientos de comida rápida con las paredes repletas de vitrinas separadas individualmente. Cada una de las vitrinas contenía un plato; por lo que bastaba con introducir una moneda para que se abriese la ventanilla dando acceso a la comida. No solo eran locales en donde se comía rápido, también había suficiente variedad de platos. El primero en abrir fuel el automat de Quisiana en Berlín (1895). Se popularizaron después en Estados Unidos, especialmente los de Horn & Hardart, a partir de 1902. Todos con la misma esencia: multitud de vitrinas con distintas variedades de platos a los que se accedía introduciendo monedas. El automat fue el precursor de la máquina de vending.

White Castle - Cadena pionera del fast food, 1921

Todd Murray Wikipedia

Lo que todos consideramos como "comida rápida" comenzó con White Castle, una hamburguesería que inició su andadura en 1921 en Wichita, Kansas. Walter A. Anderson, fundador de la empresa, fue pionero en la comercialización de hamburguesas preparadas y también a la hora de franquiciar sus hamburgueserías. El proceso de cocinado en cadena también lo inició White Castle, algo que después copiarían (y mejorarían) otras marcas de comida rápida.

McDonald's - 1948

Cogart Strangehill Wikipedia

Los hermanos Dick y Mac McDonald abrieron su primer puesto de comida rápida en 1937. No fue un restaurante al uso, sino un puesto de perritos calientes en Arcadia, California. En 1940 se reconvirtieron con su primer restaurante McDonald's en el que servían un menú compuesto por 20 artículos distintos. No fue hasta 1948 cuando crearon el restaurante que podemos considerar primero de la franquicia: tras unos meses en los que cerraron su local para buscar la mayor eficiencia en la preparación, los hermanos McDonald crearon su sistema de cocina en cadena con una reducción notable de los artículos y un sistema de entrega más rápido. 

Los hermanos McDonald abrieron varios restaurantes más en forma de franquicia, pero no fue hasta que se aliaron con Ray Kroc, un comercial y fabricante de máquinas para hacer batidos, cuando la empresa creció de manera exponencial hasta ser la cadena de restaurantes más conocida del mundo. Dick y Mac McDonald se vieron desprovistos de la empresa que crearon en 1961: los hermanos vendieron los derechos de McDonald's a Ray perdiendo el uso de su marca.

Subway, la cadena de comida rápida con más establecimientos en el mundo

El siglo XX implicó el boom de los restaurantes de comida rápida. Siguiendo el esquema de preparación y sistema de franquicias de los pioneros en el fast food, actualmente hay cientos de cadenas que operan a nivel global y también local. Por extraño que parezca, no es McDonald's la cadena con más franquicias, sino Subway, la marca especializada en bocadillos. A continuación tienes las 10 cadenas de fast food con más locales en el mundo.

1. Subway (44 229 locales).
2. McDonald's (36 900 locales).
3. Starbucks (25 085 locales).
4. KFC (20 404 locales).
5. Burger King (15 000 locales).
6. Domino's Pizza (14 200 locales).
7. Pizza Hut (13 728 locales).
8. Dunkin' Donuts (11 300 locales).
9. Baskin-Robbins (7300 locales). 
10. Hunt Brothers Pizza (7300 locales). 

La comida rápida forma parte de nuestro tiempo y de nuestras costumbres. Con las prisas acosando nuestras maratonianas jornadas laborales resulta lógico que caigamos en sus redes alguna vez a lo largo de la semana. No tiene por qué ser mala si se consume de manera esporádica, se varían los platos y tampoco se abusa de las raciones, pero debemos mantenernos al tanto de todo cuanto influye en nuestra alimentación. Sobre todo en la de nuestros hijos.