De Guillermo Díaz Guerra, primer teniente de alcalde de Santa Cruz de Tenerife y líder del PP en la ciudad, no se escuchan malas palabras –ni siquiera desde la oposición–. Sin embargo, todos coinciden en lo mismo: “A veces, dice lo primero que se le pasa por la cabeza”, cuentan a EL ESPAÑOL fuentes cercanas al ayuntamiento. De ahí que, en la última semana, su nombre haya trascendido a las islas por sus desafortunadas declaraciones: “Si tengo que hacerme cargo de las colonias de gatos, lo que hago es sacrificarlos”, reconoció.

Noticias relacionadas

La frase, “sacada de contexto” –según el afectado–, sale de un encuentro entre el primer teniente alcalde del ayuntamiento y un animalista. En dicha reunión, privada, Guillermo, en plenas negociaciones, reconoce que, si por él fuera, sacrificaría a los gatos que hay en la calle. ¿Y qué hace la otra persona? Abandonar la sala, pero con sus palabras grabadas –ilegalmente, todo hay que decirlo–.

A partir de ahí, muchos tinerfeños se le han echado encima, llegando a iniciar una petición en Change.org para que presente su dimisión. En ella, los firmantes –más de 7.000 cuando se publica este artículo– muestran su repulsa hacia “unas palabras sembradas de odio” sobre las colonias de gatos abandonadas en las calles.

“En su afán de protagonismo y poder, este individuo dijo: ‘Si tengo que hacerme cargo yo de los gatos, los sacrificaba directamente. Quien quiera tener gatos que se compre una finca y los meta dentro’”, explican los denunciantes.

Por eso, piden su dimisión: “No puede estar ni un minuto más a cargo de los animales de una ciudad que aspira a ser ejemplo para el resto del país. Porque mientras las asociaciones, refugios, albergues, voluntarios y ciudadanos se desviven por acabar con el maltrato animal, este individuo con mente retorcida y anclada en el paleolítico, aboga por matar animales. Una aberración que existan personas con semejante perfil, un auténtico peligro para nuestra sociedad actual”, reza la petición de Change.org.

Ante tal revuelo, Guillermo Díaz Guerra ha pedido disculpas a través de sus dos canales en redes sociales: Facebook y Twitter. En un vídeo, el teniente alcalde pide “disculpas” a todas las personas que se hayan visto afectadas o heridas por sus declaraciones, y muestra su disposición a arreglar el problema de los gatos. Eso sí, habla de “plaga” al hablar de todos los animales que viven en las calles de Santa Cruz de Tenerife.

Segunda polémica

No es la primera vez que Guillermo Díaz Guerra se pasa de frenada y tiene que pedir disculpas a posteriori. Antes de formar parte del ayuntamiento, siendo candidato del Partido Popular al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, el hoy teniente alcalde, al hablar de la situación de un albergue saturado, puso a los tinerfeños por encima de los grancanarios y los inmigrantes.

“La gran afluencia de personas al único albergue de estas características ha provocado un colapso de las instalaciones que ya presentan un estado muy mejorable (…) No puede tener los mismos derechos un inmigrante o un grancanario que un chicharrero”, escribió a través de su cuenta de Twitter.

Después, como ha hecho en esta ocasión, se tuvo que disculpar con los grancanarios y los inmigrantes por sus palabras, y lo hizo a través de seis tuits en el mes de mayo, sin saber que, poco tiempo después, pasaría a formar parte del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Porque, tras el fin del estado de alarma, Coalición Canaria encabezó una moción de censura junto al Partido Popular y un tránsfuga de Ciudadanos para sacar al PSOE del ayuntamiento y formar otra mayoría.

Y, en este nuevo equipo, Guillermo Díaz Guerra, como teniente alcalde y líder del Partido Popular, también ejerce como responsable de Bienestar Comunitario y Servicios Públicos de Sanidad y ocupación de las vías públicas; y Bienestar animal. Y, precisamente, por este último puesto, es por el que se le ha puesto en tela de juicio.