El ‘outfit’ Moreno Bonilla tiene mucha aceptación en determinado sector de la sociedad andaluza

El ‘outfit’ Moreno Bonilla tiene mucha aceptación en determinado sector de la sociedad andaluza Fernando Ruso

Reportajes

El estilo Moreno Bonilla: el andaluz de camisa ceñida y pantalón pitillo casi asfixiado por Vox

Pepe Barahona Fernando Ruso

Los pasillos del sevillano Hospital de las Cinco Llagas, sede del Parlamento de Andalucía, se han convertido en las últimas semanas en una pasarela de moda que comienza a marcar tendencia en el Partido Popular. El outfit, siempre muy ceñido -apretado, como se dice en buena parte de España o cortijero como se desliza en ciertos ambientes de la izquierda andaluces-, del presumible próximo presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, en el que mandan los pantalones chinos de tonos claros, los jerséis de pico de colores o las chaquetas —a poder ser sin corbata— inspira a otros dirigentes populares. Ya hay quien afirma que Andalucía marca tendencia fuera de sus fronteras en moda. ¿También en política?

El estilo sureño se impone, al menos en cuanto a lo que a moda se refiere, en el resto de España y también fuera de ella. Hace cuatro años que la revista Vanity Fair señaló al torero Miguel Báez, El Litri, como el hombre mejor vestido del mundo. El estilo del yerno de la diseñadora Carolina Herrera, con composiciones y prendas muy habituales en los armarios andaluces, también está presente —salvando las diferencias— en el malagueño sobre el que ahora se sitúan todas las miradas: Juan Manuel Moreno Bonilla, hipotético próximo presidente de la Junta si Vox no descarrila el acuerdo entre PP y Ciudadanos con su presión contra la ley de violencia de género. 

Chaqueta azul con camisa blanca, para los eventos de campaña de Moreno Bonilla

Chaqueta azul con camisa blanca, para los eventos de campaña de Moreno Bonilla Fernando Ruso

Y, del mismo modo que ‘El Litri’ importó su estilismo al resto del mundo, el líder del PP andaluz está haciendo lo propio con compañeros de partido. Las chaquetas muy entalladas, los colores azules vivos, alejados de grises y negros, también se empiezan a ver en políticos como Teodoro García Egea, secretario general del Partido Popular, con chaquetas ceñidas que producen cierta asfixia al espectador que lo contempla.

Desde su círculo cercano, explican a EL ESPAÑOL que en el ropero de Moreno Bonilla son habituales las marcas del grupo español Inditex, sobre todo prendas de Massimo Dutti y Zara. Excepcionalmente ropa de las españolas Mango y Cortefiel, aunque también hay hueco para marcas extranjeras como la neoyorquina Brooks Brothers, del diseñador de ropa masculina más antigua de Estados Unidos y últimamente con mucha presencia entre los varones andaluces de abultada cartera.

Una fórmula de conceptos sencillos

La fórmula estilística de Moreno Bonilla se basa en conceptos sencillos: pantalón pitillo, a elegir entre corte tipo chinos o vaqueros, en una gama cromática que va de los grises a los tonos tierra; camisas lisas, rara vez se le ha visto con rayas, de color azules claros virando a celestes y predominantemente blancas, con o sin el cuello abotonado; jersey de cuello de pico de colores neutros a modo de chalequillo; y cazadora de plumas o chaqueta americana con discretos estampados.

Los pitillos, imprescindibles en el estilo Moreno Bonilla

Los pitillos, imprescindibles en el estilo Moreno Bonilla Fernando Ruso

EL ESPAÑOL asalta al líder de los ‘populares’ andaluces después de su intervención ante la Junta Directiva Regional del partido, en los pasillos de la sede del PP en Sevilla. En un tono distendido, la corta conversación ha girado en torno a su fondo de armario. Donde predominan colores como el azul y el verde, el gris y el marrón; y mucho rojo en las corbatas. Curiosamente el verde, presente en su outfit, es el color de Vox mientras el naranja es el de Ciudadanos. 

—¿Y dónde están las líneas rojas hablando de vestuario?

—En los colores estridentes. No me siento cómodo con colores amarillos, naranjas… Todo esto sin connotaciones políticas. Evito los colores chillones. Me gustan más los tenues.

Cabría diferenciar en Moreno Bonilla una estética que los británicos llamarían ‘smart casual’ —arreglado pero informal, en su traducción al castellano en uso—, la descrita anteriormente, y la fórmula más formal, que elige para sus apariciones mas solemnes, como en las sesiones del Parlamento de Andalucía. Ahí es habitual verlo de traje, por lo general moviéndose en una escala de azules, y camisa blanca. 

Aunque tiene predilección por las corbatas rojas, en esta prenda tiene un amplio rango de colores, que va del negro al rosa fucsia. El nudo, explican desde su círculo de asesores, es siempre “muy especial”, alargado, no muy excesivo. Y la corbata fina, “aunque no tanto como las que usa Albert Rivera”. 

“Un estilo elegante y práctico; muy andaluz”

El ‘outfit’ Moreno Bonilla tiene mucha aceptación en determinado sector de la sociedad andaluza y hay marcas nacidas en esta comunidad con proyección nacional en las que encaja bien el ‘look’ del líder de los ‘populares’. La cordobesa Silbon o las sevillanas Scalpers y Álvaro Moreno son un reflejo de la demanda que tiene el estilo sureño, y no solo en Andalucía. Y muchas de ellas están ya en su armario.

“Podría decir que Moreno Bonilla tiene un estilo elegante y práctico a la vez; más bien conservador, sin llamar mucho la atención; muy andaluz, pero clásico con varios matices”, define Álvaro Moreno, el gerente de la marca que lleva su propio nombre y que tiene repartidas 37 tiendas por toda España.

A Moreno, el empresario de moda procedente de Osuna (Sevilla), le gusta el estilo del potencial presidente de la Junta de Andalucía. “Es elegante”, sintetiza. Y ve en él una posible referencia a la hora de marcar tendencia. “Ahora tendrá más visibilidad en los medios y nosotros bebemos de muchas fuentes”, explica. 

Moreno Bonilla, aplaudido entre sus compañeros de partido

Moreno Bonilla, aplaudido entre sus compañeros de partido Fernando Ruso

Solo alguien del Sur, conocedor de la moda masculina, como Álvaro Moreno sabría identificar las fuentes de las que bebe el estilo Moreno Bonilla que, pese a ser malagueño, está muy influenciado por las corrientes sevillanas y jerezanas. Así justifica el uso de prendas muy ceñidas, tanto en pantalones como en camisas o chaquetas, también en trajes. “Eso es algo muy andaluz”, explica el máximo responsable de la firma en la que también compra el líder del PP. Una ropa ceñida que parece formar parte del atuendo ideológico de la nueva derecha española. 

No duda el empresario en la influencia que Moreno Bonilla tiene, y mantendrá, en sus homólogos del partido de Despeñaperros hacia el norte. Esto es más un descubrimiento que una innovación en sí, los ojos del PP ahora miran más para el sur. Esta tendencia no es solo atribuible al líder de los populares, sino más bien al estilo andaluz, que gusta no solo en España sino fuera de ella. “Hay grandes marcas internacionales que beben de la moda andaluza —garantiza Álvaro Moreno—; sucede como en Italia, donde los mejores sastres son del sur, de la factoría napolitana, que son los que marcan tendencia”.

Más visibilidad, mejor para las marcas andaluzas

A propósito de esta cuestión, el líder de los ‘populares’ ya ha advertido a los suyos que mantendrá su forma de vestir si se convierte en presidente de Andalucía. Y que entre los pocos cambios que hará será el de fijar más la atención a marcas andaluzas, que ya utiliza. Es consciente de la exposición mediática ayuda a marcar tendencia y a Moreno Bonilla le gustaría poner en valor a firmas andaluzas. “Que ya están conquistando el mercado nacional e internacional”. 

Y, a salto de mata, responde la enésima pregunta sobre su futurible estilo en la presidencia de la Junta a EL ESPAÑOL. “Uno debe ser fiel a sí mismo. Sentirse a gusto. No puedes ser la recreación de un personaje que no existe. Y seguiré siendo así con mis virtudes y mis defectos. He notado que hay gente a quien no le gusta mi forma de vestir, porque le parece poco seria para un político del Partido Popular. Yo creo que gustándome a mí nunca me equivoco”, resuelve el ‘popular’.

Marta Vera, asesora de Moreno Bonilla en ocasiones puntuales

Marta Vera, asesora de Moreno Bonilla en ocasiones puntuales Fernando Ruso

El lema de la marca Álvaro Moreno es: “Viste al hombre que quieres ser”. Siguiendo esta máxima y con el propósito de alcanzar la presidencia de la Junta de Andalucía, el líder de los ‘populares’ andaluces depositó su confianza en la sevillana Marta Vera para un asesoramiento puntual en los dos debates electorales celebrados en la pasada campaña. 

Vera es la autora, entre otros trabajos, del aplaudido cartel que el torero Morante de la Puebla protagonizó para la Feria del Pilar de 2016. De ella fue la idea de presentar al matador de toros con el torso pintado y evocando la presencia de Salvador Dalí, con el gesto y un característico bigote en punta hacia arriba.

Vera fue la autora del cartel que Morante de la Puebla protagonizó para la Feria del Pilar de 2016

Vera fue la autora del cartel que Morante de la Puebla protagonizó para la Feria del Pilar de 2016 Fernando Ruso

La sevillana explica a EL ESPAÑOL que trabajar con Moreno Bonilla “ha sido muy sencillo” y cataloga el estilo del líder ‘popular’ como “de líneas sencillas y contemporáneas con un fondo clásico muy actualizado y fresco”. Y así también se ve el propio presidenciable, que deambulando por la sede del PP en Sevilla va respondiendo a las preguntas de EL ESPAÑOL.

Gran aficionado a los relojes, pero nunca caros

“Busco prendas clásicas, pero siempre con un toque de originalidad. Soy un hombre de ropa cómoda, porque a lo largo del día hay que hacer muchas cosas y cuanto más versátil se sea, mejor. Soy de pantalones vaqueros, de zapatos cómodos, evito la corbata salvo en actos institucionales. Siempre intento que prime el confort”, responde Moreno Bonilla, gran aficionado a los relojes, nunca de elevado precio; pero no de las pulseras, que llegó a llevar en su día.

Gran aficionado a los relojes, pero que no sean caros

Gran aficionado a los relojes, pero que no sean caros Fernando ruso

En el arranque de la XI legislatura en Andalucía, en la sesión constitutiva del Parlamento Andaluz celebrada el pasado jueves, Moreno Bonilla juraba con un traje gris marengo, camisa blanca y corbata verde con diminutos lunares blancos; al acabar la jornada, ya en la sede del PP, el estilo era otro y sobraba la corbata.

Una ojeada a su perfil de Twitter da las claves de la evolución del líder de los ‘populares’ andaluces a lo largo de los últimos meses. Aunque siempre dentro de los parámetros a los que tiene acostumbrado a su público. Da igual que sea verano o invierno, haga frío o calor, su fórmula siempre se impone, aunque a base de poner o quitar capas. 

Esa fórmula ni siquiera se rompe en las ocasiones de relax, Juanma Moreno tira de pantalones vaqueros, camisa lisa, jersey y abrigo de plumas. Así se le pudo ver en la foto que él mismo colgó en su perfil de Twitter yendo al cine con su mujer y sus hijos el día de reflexión de estas últimas elecciones.

O en otra foto, esta más polémica, que tuiteó el presidente del PP, Pablo Casado, en la que ambos políticos almorzaban en compañía de sus familias en un McDonald's de Sevilla.

En campaña, el líder de los ‘populares andaluces’ confiesa a este periódico que ha tratado de “acentuar los rasgos más agradables”. “Sobre todo, pensando en la agenda para decidir cómo combinar la ropa —explica el político—; tienes que ofrecerte de una forma más atractiva, y todos los candidatos lo hacemos”.

El efecto ‘Moreno Bonilla’ en Madrid

Eso sí, su patilla ha ido menguando a medida que han pasado los años. “La he llevado a veces muy larga, pero llegué a la conclusión de que no me favorecía tanto. Me apetecía cambiar y me la quité”, responde el político, apresurado entre los saludos de sus compañeros de partido presentes en la Junta Directiva Regional del partido, donde estaba el exministro Juan Ignacio Zoido, el ex presidente del PP andaluz Javier Arenas o Rafael Hernando, presidente del comité de Derechos y Garantías del PP.

—En Madrid tienen la percepción de que está usted contagiando a otros políticos del PP en cuestión de estilo.

—No creo que la influencia sea tanta, pero sí es cierto que la exposición pública durante mucho tiempo hace que la gente se fije en ti. Sí he observado cómo los dirigentes de las Nuevas Generaciones usan cosas que yo uso habitualmente y que ellos antes no usaban. Ahí sí he marcado tendencia, pero es un ámbito juvenil que busca a sus referentes dentro de una organización política.

Hay quien detecta ya la influencia de Moreno Bonilla en el líder de los populares, Pablo Casado, que ha hecho suya esa fórmula tan habitual en el andaluz del jersey de color de cuello de pico de colores entre la camisa y la chaqueta americana abierta. 

Quien ha asesorado puntualmente al futurible presidente de la Junta, Marta Vera, también ha percibido la influencia del líder de los ‘populares’ andaluces en otros compañeros de partido. Y tiene claro el porqué. “Es habitual que guste el estilo de Moreno Bonilla fuera de Andalucía, en parte por esa mezcla tan nuestra de darle esos giros a los ‘looks’; porque, aunque el aire sea fresco, en el fondo está nuestra esencia”.