Víctor lleva en Dinamarca desde que tenía 13 años.

Víctor lleva en Dinamarca desde que tenía 13 años. Redes sociales

Reportajes

Víctor, el peluquero que hizo besar la bandera a Puigdemont: "Vio que lo grababa, qué iba a hacer"

A este español afincado en Copenhague se le ocurrió gastarle "una broma" al expresident catalán cuando lo vio en el centro comercial cercano a su domicilio. Pese a este arrebato espontáneo, el expresident supo sortear la chanza con habilidad.

Marta Espartero Brais Cedeira

Víctor Moreno tiene 36 años y salió en la mañana de este martes de su casa de Copenhague armado con una bandera de España. Iba directo a buscar a Carles Puigdemont. Sabía donde estaba. En cuanto localiza al president, pasa su teléfono a un amigo para que grabe el vídeo de lo que está a punto de pasar. Sonríe a la cámara y dice: “Le vamos a hacer besar la bandera de España. Con dos cojones”.

“Se ha hecho bastante viral”, reconoce Víctor a EL ESPAÑOL. Él, de profesión peluquero y al mando de su propia empresa de belleza, dice no haber buscado esa visibilidad. Pero se trata del hombre que, a modo de broma, ha logrado que Puigdemont bese una bandera española. “Es un político fugitivo de la ley que está de gira por Europa porque no puede estar en España de momento”. Halaga que el expresident le siguiera el juego, aunque crea que fuera porque no le quedara otra. Vio que lo grababa, qué iba a hacer”.

Puigdemont besa la bandera de España Carmen Suárez

Víctor se encontraba en la mañana de este martes en el centro comercial situado al lado de su casa de Copenhague, donde pasa estos días el expresident catalán. Es parte de su periplo por el norte europeo. Recaló en la capital danesa para acudir a un debate en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Copenhague.

El día después, a Víctor, cuando le vio desayunando, se le ocurrió la idea. Volvió corriendo a su casa, cogió la bandera de España que allí tiene guardada y se la llevó de vuelta al lugar de los hechos para llevar a cabo la broma que se le acababa de ocurrir.

"Tengo aquí la bandera española, que sé que te gusta", le dice a Puigdemont cuando se acerca a él, de manera algo intimidatoria. El político se encuentra desayunando con compañeros de su equipo que le han acompañado hasta la ciudad danesa. Pese a que fue absolutamente sorpresivo, el expresident supo sortear la chanza con habilidad. Lejos de entrar al trapo de la provocación y montar un numerito. "Claro que me gusta", contestaba, con sorna y una sonrisa. Y, entonces, el joven daba un paso más y le pedía, casi le coaccionaba, a que le diera un beso.

"Cuando vuelvas a España, la cárcel te espera"

"Ningún problema", respondía Puigdemont antes de dar un beso a la bandera. Ante la insistencia del espontáneo, incluso le daba un segundo beso. Mientras, explicaba que "no tengo ningún problema con España, ni uno". Antes de despedirse, Víctor Moreno le dejaba un nuevo mensaje provocador: "cuando vuelvas a España, la cárcel te espera".

Víctor lleva viviendo en Dinamarca desde los trece años. Era presentador de televisión en The Voice, un programa de presentación de vídeos en la televisión danesa. Un poco al rollo como el estilo MTV pero en la Europa del Mar del Norte.

Víctor lleva en Dinamarca desde que tenía 13 años.

Víctor lleva en Dinamarca desde que tenía 13 años. Redes sociales

Este vídeo se ha convertido en un fenómeno viral en las redes sociales. En pocas horas, la cara y el nombre de Víctor estaba en las noticias de los televisores de toda España. En un día ajetreado, saca tiempo para responder a EL ESPAÑOL. “Lo que quería ser una broma para Puigdemont ha acabado en todos los telediarios. Fue una broma, pero le vi muy buena actitud conmigo”. Él está satisfecho.

Peluquero y patriota

Víctor es peluquero y azafato y tiene un canal de Youtube. Aunque ya no aparece en la plataforma audiovisual: antes de acercarse a la mesa donde almorzaba el president cesado en una cafetería, con otras personas, se ha grabado insultándole.

Valora el hecho en sí tan solo como una broma, pero no duda en el tipo de país que quiere. “Soy bastante patriota y me gustaría que España estuviese unida, que fuera una. No soy catalán, pero quiero una España unida. Ningún español desea estar pasando por este momento en el que estamos todos, con la inestabilidad políticoeconómica”. Así es el desafío catalán visto desde Dinamarca.