CHINA DAILY Thomson Reuters

Tecnología

Aparecen los primeros restos del cohete chino que se estrelló contra la Tierra el fin de semana

Estas partes se han encontrado en Indonesia y Malasia y zonas cercanas del sudeste asiático. No hay reportes de víctimas o daños.

3 agosto, 2022 17:20

Al final, no se ha sucedido la tragedia. El Long March 5B descontrolado que reentró a la atmósfera terrestre el pasado fin de semana cerca de Malasia no ha arrojado víctimas, y tampoco ha caído sobre España, posibilidad de la que advirtieron algunas autoridades espaciales europeas. Pese a que la mayoría de los componentes el cohete chino se destruyeron en su entrada a la atmósfera, se han podido localizar restos del mismo cerca de Malasia e Indonesia.

[La Guerra de las Galaxias: cómo Rusia, EEUU y China rivalizarán con sus propias estaciones espaciales]

Tal y como recoge Space.comalgunas de las piezas más grandes que no se desintegraron en la reentrada de la atmósfera como la etapa central del cohete de 25 toneladas han sido avistadas en suelo del sudeste asiático. Otra pieza, alrededor del 20 o 40% del restante del propulsor, ha conseguido llegar a la Tierra. Medios locales han estado reportando los hallazgos en varios puntos de la zona.

Las zonas afectadas por los escombros incluyen, según relató el astrofísico Jonathan McDowell del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, incluyen Kalimantan, Indonesia y Sarawak, Malasia, así como la costa norte de Borneo. No se han informado ni de daños de propiedad ni de víctimas, peo se han detectado dichos escombros cerca de zonas pobladas, a unos pocos cientos de metros de distancia.

Halladas piezas del cohete

De nuevo, hay que aclarar que la "gran mayoría" de los restos del cohete ardieron al entrar en contacto con la atmósfera, tal y como destacó la Agencia Espacial Tripulada de China. Los restos del Long March 5B cayeron sobre el Océano Índico, provocando que estos se pudieran vislumbrar desde el cielo en varias zonas de todo el mundo.

Los lugareños de las zonas ya mencionadas se están encontrando con los restos del cohete, en puntos de la trayectoria de reingreso. Los reportes recogen cómo algunas de estas piezas eran lo suficientemente grandes como para provocar un importante destrozo en zonas urbanas, como ciudades o aldeas. La etapa central se dirigió en una trayectoria noroeste y en línea recta, comenzando desde Sarawak hasta el mar de Sulu, sin ir más lejos.

Los reportes incluyen, por ejemplo, objetos en la ciudad de Batu Niah en Sarawak, con restos que, según el Borneo Post, tuvieron que ser examinados por expertos ante el temor de que presentaran radiación. Otro suceso similar tuvo lugar en Kalimantan Barat, en la aldea de Pengadang, Indonesia. Los lugareños vieron el objeto en el suelo, completamente devastado, obligando a las autoridades locales a actuar.

Lejos de la problemática de la basura espacial que el Long March 5B ha dejado tras de sí, otro de los mayores problemas de este caso es que ni la agencia espacial china ni sus autoridades gubernamentales han hablado del suceso, ni de su impacto ni de la reentrada a la Tierra.

Algo que ha dificultado el seguimiento del cohete que ha puesto en alerta no solo a la comunidad científica, sino a los organismos espaciales y aéreos de gran parte del mundo. Sin ir más lejos, la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea se vio obligada a emitir un boletín informativo de seguridad respecto al reingreso del 5B, afirmando que este podría haber afectado "potencialmente al espacio aéreo del sur de Europa"

También te puede interesar...