Los bulos, mentiras y noticias falsas han existido siempre, pero con las redes sociales su alcance se ha multiplicado. La pandemia ha puesto de manifiesto el impacto negativo que tiene la desinformación que circula por internet, hasta el punto de obligar gobiernos como el de España a desmentir esos datos. También las empresas de tecnología se han convertido en moderadores del contenido que se comparte en sus plataformas.

Noticias relacionadas

El año pasado Google, YouTube, Twitter, Facebook, Microsoft, LinkedIn e incluso Reddit unieron fuerzas para acabar con la desinformación existente sobre este virus. Cuentas falsas siguen compartiendo datos erróneos o mentiras flagrantes, pero también algunos influencers han sido grandes generadores de desinformación. 

En todo este tiempo YouTube ha eliminado más de 1 millón de videos por contener información errónea sobre la pandemia. Esta medida se suma a otras que pretenden fomentar la difusión de la información contrastada y apagar aquella que fomente los bulos. Esta gestión, sin embargo, no está exenta de polémica.

Contra la desinformación

YouTube, plataforma de videos de Google, se afana por borrar los videos falsos y con mentiras lo antes posible. Su director de productos, Neal Mohan, asegura que borran más de 10 millones de vídeos cada trimestre por contener desinformación sobre una gran variedad de temas.

fake news

El objetivo es que lo vean el menor número de personas, dicen que la mayoría de este cotenido se elimina antes de que lo puedan ver 10 personas. No obstante, el servicio se plantea también otras medidas: "es la forma con la que tratamos todo el contenido que dejamos en YouTube lo que nos da el mejor camino a seguir"

Aumentar lo bueno y disminuir lo malo, esa es el trabajo que se ha propuesto Google, fuera y dentro de YouTube. Promocionar la difusión de los contenidos contrastados, mostrarlos en primer lugar en las búsquedas de Google o en la página de sugerencias de YouTube, por ejemplo. "Reflejamos el mundo que nos rodea, pero sabemos que también podemos ayudar a darle forma" dicen en el blog.

¿Corrección o censura?

Este nuevo papel de las grandes empresas de tecnología genera también rechazo. Hace un mes la revista MIT Technology Review informó sobre la eliminación en YouTube de una serie de videos publicados por un grupo de derechos humanos que documentaban los testimonios de personas uigures sobre familiares desaparecidos en la región china de Xinjiang. La Unión Europea ha impuesto sanciones a China por su trato a la minoría uigur en esta región.

YouTube, por su parte, se ha defendido de las acusaciones alegando que ese contenido viola la política de la plataforma, y no permiten videos que contengan información de identificación personal.

Mohan menciona otro tema susceptible en su nuevo blog, pone como ejemplo el traspaso de poder de las últimas elecciones en Estados Unidos: "nuestros sistemas entregaron el contenido más confiable a los espectadores. Esa primera semana, los canales y videos más vistos para la cobertura electoral provinieron de medios de comunicación confiables".

El director de producto de YouTube termina diciendo: "Es probable que algunos no estén de acuerdo con nuestro enfoque y nos pidan que eliminemos o dejemos aún más contenido (...) Nuestros equipos continúan trabajando las veinticuatro horas del día para mejorar nuestros sistemas y seguiremos construyendo el proyecto que nos ayuda a combatir la información errónea". Mohan se ha comprometido a informar con más detalle sobre el funcionamiento de este programa contra la desinformación en internet. 

También te puede interesar...