Los helicópteros sobrevolando las embajadas tan solo son el aperitivo de la operación de evacuación a gran escala que se está llevando a cabo en Afganistán tras la caída de Kabul. Varios países occidentales han optado por trasladar las sedes diplomáticas al aeropuerto como centro de mandos para gestionar los traslados. Según los últimos reportes, España está atando los últimos cabos para enviar dos aviones Airbus A400M, los pesos pesados del transporte militar que actualmente operan bajo el Ejército del Aire, que serán claves para el transporte del personal.

Noticias relacionadas

El A400M es la aeronave de carga más moderna que sirve dentro de la fuerza aérea y una de las bazas del consorcio europeo Airbus para relevar al ya vetusto Hércules. Las dos unidades que saldrán de suelo español rumbo a Kabul cuentan con espacio para 116 ocupantes, una capacidad que aproximadamente es la mitad de las 500 que actualmente se encuentran a la espera de salir de Afganistán.

La expedición se completará con el envío de unos centenares de soldados, según han apuntado fuentes diplomáticas a EL ESPAÑOL, que se encargarán de controlar la evacuación y posteriormente el envío de un avión de aerolínea comercial para rematar el regreso a España del resto.

Avión para todo

Si hay algo que caracteriza al A400M eso es su capacidad para adaptarse a casi cualquier uso que se le requiera. Desde la misión de transporte de personal hasta el de reabastecimiento en vuelo y pasando por la logística necesaria en entornos militares e incluso sanitarios en el último año y medio.

Airbus A400M Airbus

Este desarrollo de Airbus se fabrica, por piezas, en las diferentes plantas que el consorcio europeo tiene en los países participantes. Pero todas ellas recalan en la fábrica que tienen en Sevilla, donde los A400M se ensamblan, se arrancan por primera vez y se realizan las primeras pruebas de vuelo. Y desde la capital hispalense se exporta a todo el mundo.

El primer vuelo de esta aeronave se produjo a finales del 2009 y tuvo que esperar hasta el 2013 para entrar -oficialmente- en la operativa de las diferentes fuerzas aéreas. En España, el Ala 31 con sede en la Base Aérea de Zaragoza son los encargados de operar esta aeronave de la que España cuenta actualmente con 8 unidades entregadas de las 27 que han sido pedidas hasta la fecha.

La planta motriz del A400M está compuesta por un total de cuatro motores turbohélice que desarrollan alrededor de 11.000 caballos cada uno. Esta potencia junto con el tren de aterrizaje reforzado le permite aterrizar y despegar desde pistas cortas y no necesariamente asfaltadas.

Airbus A400M Airbus

Haciéndolo perfecto para despliegues en aeródromos temporales en las peores condiciones. Según la ficha técnica que proporciona la propia Airbus, el A400M es capaz de despegar en 914 metros y aterrizar en 822.

La robustez no está desligada de ser una de las aeronaves turbohélice más pesadas del mundo con una masa máxima al despegue que puede llegar a las 141 toneladas. En cuanto a su capacidad, además de los 116 pasajeros, la aeronave está preparada para acarrear 37 toneladas de carga.

En cuanto a especificaciones, tiene una longitud de 45,1 metros por 42,4 de envergadura y 14,7 de altura. Los cuatro motores son capaces de impulsar la aeronave hasta los 780 kilómetros por hora de velocidad de crucero con una autonomía de 3.300 kilómetros a plena carga, aproximadamente la mitad de los 6.000 kilómetros que separan Zaragoza de Kabul. Aunque si la aeronave 'solo' lleva 20 toneladas de carga, es capaz de recorrer 6.400 kilómetros.

También te puede interesar...