La impresión 3D va a cambiar nuestro futuro por completo. Si en España ya tenemos ejemplos de su revolución médica, este proceso también será clave en la construcción.  Ahora, con técnicas de impresión 3D se ha construido, instalado e inaugurado el primer puente del mundo de acero con esta tecnología. Un diseño futurista para la primera estructura de metal impresa en 3D que es lo suficientemente fuerte y grande para permitir el tránsito de personas sobre ella.

Noticias relacionadas

El 15 de julio de este 2021 la primera en cruzarlo ha sido la Reina de los Países Bajos, Máxima Zorreguieta. Aunque técnicamente no ha sido ella la responsable de cortar la cinta inaugural, sino un brazo robótico que la reina ha accionado, un gesto simbólico que representa la construcción robótica de la estructura.

El proyecto ha tardado dos años en concluirse por la complejidad que presentaba tanto su diseño como construcción. Calentar el acero hasta poder moldearlo con técnicas de impresión era uno de los grandes retos. MX3D, el diseñador Joris Laarman Lab y la empresa Arup son los responsables del éxito.

Un puente inteligente

El puente mide 12 metros de largo y pesa cerca de 4.500 kilos de acero inoxidable. Su construcción ha requerido la utilización de robots con varios ejes que calentarán el acero a 1500ºC para levantar el puente capa a capa en el taller de la empresa MX3D.

Esos cuatro brazos tardaron seis meses en imprimir por completo el puente que después debía emprender el viaje por los canales de la ciudad hasta su localización final. 

En su interior, un grupo de doce sensores analizan la resistencia del puente. Se recopilan datos sobre la tensión, temperatura y vibración que se produce en la estructura cuando la gente camina sobre ella o con las distintas condiciones climáticas.

Investigadores académicos y de la industria, utilizarán más adelante estos datos para crear una copia digital lo que se conoce como un gemelo digital, que recreará esas mismas condiciones y permitirá aplicar cambios con los que mejorar el diseño y conocer cómo se comportará el acero impreso en futuras construcciones.

Un proyecto provisional

El diseño futurista de Joris Laarman es una obra pasajera, en unos años esta estructura se retirará para dejar espacio al puente original que se encuentra en restauración. Los interesados en cruzarlo y observar su construcción tienen algo de tiempo para planificar el viaje, pero no mucho. 

Se podría decir que es una exposición temporal con la que comprobar el potencial de esta técnica de construcción y la viabilidad del material. La empresa MX3D defiende que pueden ahorrar hasta un 80 % de material en grandes construcciones metálicas con esta técnica.

También te puede interesar...