La carrera espacial china está viviendo uno de los momentos más dulces de su corta historia. En la noche del pasado día 15 de mayo, la sonda Tianwen-1 aterrizó en Marte colocando en la superficie del planeta el primer robot diseñado y desarrollado por el país asiático.

Noticias relacionadas

Un hecho que la posiciona como la tercera nación en conseguirlo tras Estados Unidos y la Unión Soviética. En el interior de la cápsula del lander se encontraba el rover Zhurong que será el encargado de recorrer la superficie marciana próximamente y hoy, tras 4 días de incertidumbre, China ha publicado algunas fotografías que demuestran que ha llegado sano y salvo.

La encargada de dar la noticia ha sido la China National Space Administration (CNSA, de sus siglas en inglés) dando a conocer el buen funcionamiento las dos cámaras a bordo con las que cuenta el rover Zhurong. La primera de ellas se ha tomado con la Navigation and Terrain Camera, que obtiene instantáneas en blanco y negro, y sirve como instrumento de navegación para la detección de obstáculos gracias a su privilegiada posición en la parte superior del mástil.

Foto en blanco y negro del rover Zhurong CNSA Omicrono

En esa primera fotografía sin color, se muestra al vehículo en la plataforma de descenso que le ha servido de tren de aterrizaje y actualmente como plataforma de encendido. También se pueden ver el par de railes por los que deberá descender en próximas fechas para tocar con sus ruedas el polvoriento suelo marciano.

La CNSA ha publicado una segunda instantánea, esta vez a color, tomada desde una cámara emplazada en la parte trasera del rover Zhurong. En ella, se puede ver todo el sistema de generación de energía eléctrica a base de paneles solares y la carta de antenas que el vehículo incluye.

Foto del rover Zhurong en Marte CNSA Omicrono

Actualmente, el rover se encuentra en plena secuencia de encendido. En ella, los ingenieros de la CNSA irán arrancando todos y cada uno de los subsistemas del vehículo para compobar que han llegado en buen estado. Una vez finalicen esta tarea pasarán al encendido de los motores para hacer descender al rover por las ramas que le separan de tocar la superficie.

Una ve abajo será el momento de inaugurar la misión científica en la que buscará agua y restos de vida. Todo su trabajo se desarrollará en la llanura Utopia Planitia y tendrá una vida útil de unos 92 días, aunque si no ocurre ningún percance puede que se alarguen.

También te puede interesar...