Generaciones de pilotos del Ejército del Aire se han formado en el CASA C-101, una aeronave que salió de las fábricas de Getafe antes de que la compañia aeronáutica de referencia España se integrara, en 1999, en Airbus como parte del consorcio eurpoeo. A partir de ese momento y todavía hoy, España es una pieza importante dentro de la construcción aeronáutica europea con plantas repartidas en varias ciudades.

Noticias relacionadas

El C-101 o Mirlo, como se le conoce dentro de la Acadmia General del Aire de San Javier, es la aeronave de referencia para los alumnos pilotos como primer contacto con una aeronave potente y ágil. También lo es de la Patrulla Águila, el escuadrón acrobático de la rama aérea del Ejército con base en la misma localidad murciana. Pero su tiempo de servicio se agota y el Ejército del Aire ya tiene previsto el repuesto.

Mientras tanto, en Suiza se cuece a fuego lento la construcción del Pilatus PC-21, la aeronave que está llamada a sustituir a los C-101 actuales. El Ejército del Aire recibirá la primera unidad -de las 24 acordadas- a finales de este mismo año y entrará en servicio, si todo va según lo planeado, a principios del que viene.

De lo que no se conocía ningún detalle era de la renovación de los Northrop F-5BM, los cazas de adiestramiento avanzado que el Ejército tiene en la base militar de Talavera la Real, Badajoz. Éstos son los cazas más antiguos en operativo dentro de la fuerza armada con 5 décadas de servicio y suponen el trampolín de los alumnos antes de entrar a pilotar los Eurofighter Typhoon o los F-18.

Caza de entrenamiento

Los Pilatus PC-21 son aeronaves de hélice turbopropulsadas con uno de los equipamientos más avanzados en relación con el entrenamiento. Según la propia Pilatus, son capaces de acompañar al alumno piloto durante la gran mayoría de la etapa formativa. Desde los primeros contactos con una aeronave de entrenamiento a los útimos peldaños antes de dar el salto al entorno operativo con el caza de combate real.

Perfil de AFJT Airbus Omicrono

Como apuntamos antes, el Ejército del Aire tiene un pedido en firme de 24 aeronaves a Pilatus, por debajo de los 60 C-101 que tienen actualmente. Una diferencia demasiado grande en número de aparatos que deberán solventar por otras vías. A esto se une la antigüedad de los 19 F-5 que tendrán que ir retirándose en los próximos años. En total, una carencia que se sitúa entre las 50 y las 55 aeronaves. Justo la ventana de cifras que ha proporcionado Airbus sobre la posible compra del Ejército del Aire.

La aeronave ha sido denominada AFJT (Airbus Future Jet Trainer) y ya cuenta con algunas compañías españolas involucradas en el desarrollo y fabricación. Como cabeza de lanza nos encontramos a Airbus, que será la encargada del diseño, integración y emsamblaje final que se llevará a cabo en alguna de las factorías de la compañía dentro de España.

La lista sigue con Indra, Tecnobit, ITP Aero, GMV y CESA. Encargadas de los simuladores de vuelo, sistemas de comunicaciones, motores, sistemas de vuelo y tren de aterrizaje. "Es el programa de desarrollo aeronáutico más importante en la actualidad", ha apuntado Fernando Peces, responsable del programa Eurofighter en España.

Compañías españolas participantes en el programa AFJT Airbus Omicrono

Al ser un proyecto todavía en fase muy preliminar no se conocen muchos detalles a nivel de especificaciones. Tan solo que tendrá 14 metros de largo por 10 de envergadura, posibilidad de volar en supersónico y la posibilidad de portar armamento. Desde la compañía también han informado que el AFJT podrá evolucionar en el futuro y adaptarse a un rol de caza ligero de ataque.

Por el momento, el único país que ha mostrado un interés real por el avión es España, aunque en un primer momento Francia y Alemania también estaban al tanto.

¿Llegará a tiempo?

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentará el AFJT es el tiempo. España necesita que el proyecto arranque en el corto plazo para poder satisfacer las necesidades del Ejército del Aire. Este hecho se traduce en el empleo de aviónica y motores ya existentes, que adelantan enormemente el tiempo de diseño y desarrollo.

El siguiente aspecto a destacar es el tema económico. Desde Airbus indicaton que están trabajando en una propuesta en firme para que la evalúe el Gobierno para su posterior aprobación dentro de los Presupuestos Generales del Estado.

F-5M Ejército del Aire Omicrono

Según la propia Airbus, la realización de este proyecto dentro de España tendrá una repercusión muy positiva a nivel económico. Generaría entre 2.100 y 2.500 puestos de trabajo en España por cada 100 millones de euros invertidos. "El programa AFHT sería un motor importante de la economía y generador de puestos de trabajo de alta cualificación y calidad, contribuyendo a la creación de empleo estable y de alto valor", ha destacado Peces.

Se espera que el AFJT entre en servicio en algún momento de 2027, momento para el cual se espera que se comience con la retirada del Northrop F-5 MB; que estaba prevista para 2028. Lo que no queda claro es cómo van a cubrir la ausencia de los C-101 que tienen prevista la retirada a partir entre 2021 y 2022. Tan solo hay encargados 24 unidades de PC-21 del total de 60 C-101 que actualmente hay en el Ejército del Aire. Lo que sí parece más claro es la sustitución directa de los modelos C-101 de la Patrulla Águila por este nuevo avión de Airbus, pero tampoco terminan de encajar los tiempos de retirada e incorporación.