Los años en los que unas simples gafas acompañaban a los pilotos militares terminaron hace mucho. Con el desarrollo de los cazas y bombarderos modernos, el equipamiento de un casco integral se convirtió en obligatorio debido a la necesidad de suministro de aire a los pilotos. El Ejército del Aire de España está inmerso en un proceso de renovación de estos cascos apoyándose en las nuevas tecnologías

Noticias relacionadas

Para ello, han optado por la solución que ofrece la multinacional Thales. Conocida por su avanzada tecnología aplicada a la seguridad y por su participación en algunas misiones espaciales, como la creación de chips para constelaciones de satélites.

El dispositivo elegido por el Ejército del Aire es el Thales Scorpion como uno de los cascos inteligentes más avanzados del momento. Un proyecto que arrancó hace nada menos que 7 años y que tuvo su puesta de largo hace tan solo 3 con los primeros usuarios militares.

Casco inteligente para España

"Scorpion es un sistema inteligente de visión que permite designar objetivos y ofrece simbología (navegación, inteligencia, combate...) sin tener que dirigir la mirada para buscarla", cuenta a OMICRONO Andoni Unibaso responsable comercial de aviónica en Thales España. "Una pantalla transparente mostrará al piloto de forma legible y en color los datos técnicos de la cabina y de la visión exterior en los 360 grados de la aeronave, tanto de día como por la noche".

Casco Thales Scorpion Ejército del Aire Omicrono

Con el casco Thales Scorpion cualquier piloto puede despreocuparse de mantener la mirada puesta en los movimiento del enemigo a la par que no necesita mirar a los instrumentos de vuelo para conocer el estado del avión. Algo así como un HUD (head up display, en inglés) pero proyectándose en una pantalla transparente del casco. "Permite al piloto apuntar a un blanco con la mirada, lo que aumenta su eficacia y reduce su carga de trabajo", añade Unibaso.

La tecnología que emplea el casco es la HOBit (Hybrid Optical based Inertial Tracking o Seguimiento Inercial basado en Óptica Híbrida), un "sistema de referencia híbrida que garantiza una alta precisión una una intrusión mínima en la cabina", según podemos leer en la web de la compañía.

F-18 del Ala 15 Ejército del Aire Omicrono

En cuanto a la participación de España dentro del proyecto conjunto con el Ejército del Aire, señala que "los ingenieros españoles han sido los responsables del estudio de viabilidad, fase de pruebas, integración en los aviones de ensayo, soporte a la calificación e integración en la flota", nos comenta Andoni Unibaso.

Integración con misiles y bajo coste

Uno de los puntos clave de cualquier añadido que podamos equipar en un avión es el grado de integración con el propio ecosistema de la aeronave. De esta forma, el casco Thales Scorpion "se integra con el misil IRIS-T (Infra Red Imaging System Tail, de sus siglas en inglés), con el pod de imagen nocturno/diurno y puede emplearse para la designación de objetivos Litening".

La orden de compra de los cascos Thales Scorpion fue aprobada en 2016, pero no ha sido hasta ahora cuando han empezado a instalarlo en algunas aeronaves. El acuerdo firmado por le Ministerio de Defensa con la compañía comprendía un total de 80 cascos.

"El sistema Scorpion es muy competitivo, por ello cumplió los objetivos de presupuesto. Debido a que la instalación e integración es rápida al no necesitar modificar la aviónica en la cabina, se integra directamente sobre un casco estándar". Unibaso también apunta a que "Scorpion es intercambiable entre cascos y pilotos, reduciendo el número total de equipos necesarios".

El Ejército del Aire ya ha realizado las primeras pruebas con el Thales Scorpion como parte de las tareas de certificación y validación en el F-18. La prueba, publicada en le canal de YouTube de la Fuerza Aérea, consiste en el lanzamiento de un misil IRIS-T contra un blando designado mediante el casco Scorpion. La operación concluyó con éxito.