El sector del coche eléctrico es uno de los que están acaparando más inversión en novedades tecnológicas en los últimos años. Miles de millones de euros para intentar dar con la tecla correcta que solucione alguno de los problemas que acarrea este tipo de movilidad.

Noticias relacionadas

Empresas como Tesla tienen líneas de investigación y desarrollo muy dispares. Por ejemplo. algunas de las tecnologías de carga ultrarrápida o de conducción autónoma más punteras han salido de sus laboratorios. Pero no solo de Tesla vive el coche eléctrico y durante el pasado CES de Las Vegas se ha presentado tecnología y opciones muy diversas.

En la gigantesca feria clausurada hace dos días en EEUU se han presentado varios avances que anticipan cómo serán los vehículos eléctricos en un futuro cercano y, sobre todo, cuáles serán las principales alternativas a la actual referencia del sector, Tesla. Durante la pasada semana se han visto tecnologías de compañías fuera del mercado automovilístico como Sony, así como  de algunas con más experiencia como BMW o Mercedes.

De baterías modulares a techos solares

Uno de las grandes novedades de la feria las puso Fiat, que sigue con su apuesta de coche eléctrico totalmente modular. Ya lo vimos en el salón de Ginebra del 2019 y los italianos han querido mostrar su concept Centoventi. Su característica más importante e innovadora son sus baterías modulares al gusto del consumidor.

El modelo base contará con una autonomía de 100 kilómetros proporcionada por una sola batería. Pero si nuestras necesidades cambian podemos comprar o alquilar más baterías para ampliar su rango a 500 kilómetros. Una solución excepcional que podríamos ver muy pronto si Fiat se lanza finalmente a la piscina.

Tras la acogida del Tesla Cybertruck, y los próximos modelos de Rivian que llegarán al mercado, General Motors ha dejado ver que estaría sopesando sacar una versión eléctrica del Hummer. Esta marca, que fue retirada del mercado, sigue gozando de un aura de exclusividad que le proporcionaban sus modelos gasolina, con lo que espera trasladarlo a nuevos coches en una versión eléctrica próximamente.

Otro de los modelos más esperados del 2020 es el Ford Mustang Mach-E. El SUV eléctrico llegará en algún momento de este año y ya ha conseguido atraer a todas las miradas. La venta de este tipo de coches está al alza, Ford lo sabe y ha conseguido dar con un diseño llamativo con buenas especificaciones.

Ford Mustang Mach-E Ford

Precisamente, son los SUV los modelos que están atrayendo más focos. Marcas como Fisker han visto una posibilidad para presentar el Ocean. Otro de los modelos que hemos visto en el CES de 2020 con algunas propuestas tecnológicas muy interesantes y que no rompe mucho los moldes de la movilidad.

El elemento rompedor de este modelo es la incorporación de un techo solar que le permitirá estirar la autonomía durante más kilómetros. En concreto, podrá circular durante 482 kilómetros de autonomía, contará con un modo karaoke que usará el HUD (heads-up display, una pantalla en el parabrisas del conductor) para proyectar las letras de las canciones. Y de un "modo California" que esconderá todos los cristales para simular que estamos en un coche panorámico.

Rolls-Royce Phantom V Eléctrico Lunaz

Por otro lado, también se han visto novedades en la adaptación de los coches de combustión tradicional en eléctricos, una alternativa que aún tiene recorrido de explotación. Destacó Lunaz, una empresa que se encarga de transformar vehículos clásicos como el Rolls-Royce Phantom V o el Jaguar XK 120 en versiones eléctricas que contaminan considerablemente menos.

La empresa británica se aventura con dos modelos icónicos patrios, pero según podemos leer en su página web están trabajando en la adaptación de más modelos. Esperamos que 2020 nos deje más iniciativas como esta que permitan seguir disfrutando muchos más tiempo de coches por antiguos que sean.

Lo que probablemente no veamos 

Las grandes compañías de automoción no se dejan partidas importantísimas en investigación para que luego sus creaciones se queden en agua de borrajas. En la inmensa mayoría de ocasiones los concept cars sirven como base para desarrollos futuros que veremos aplicados en los nuevos modelos. Pero otras veces lo que nos muestran las marcas es tan inverosímil que nos cuesta creer que pueda llegar algún día a rodar por nuestras carreteras.

Una de las que más ha sorprendido es Mercedes Benz. La popular marca alemana ha desarrollado el Vision AVTR, un coche inspirado en la película Avatar. Llantas enormes, fabricación con materiales reciclados y un diseño muy aerodinámico. Ingredientes para nada extraños a los que tenemos que añadir el menos común: las escamas. Una serie de aletas instalas en la parte posterior que simulan la respiración de un ser vivo. Algo poco probable de ver en la carretera.

Mercedes Vision AVTR Concept Mercedes (Daimler)

Honda por su parte ha sido otra de las tradicionales de la automoción, pero que también ha tenido su particular ración de coche conceptual en estos días bajo el modelo de conducción aumentada.

Se trata de un coche descapotable sin apenas parabrisas que nos recuerda más a un quad con carrocería que a un coche al uso. Su innovación pasa por combinar la conducción autónoma de la dependiente. Además, el volante también actuará como acelerador empujándolo hacia adentro y como freno si tiramos de él.

No nos movemos de Japón para conocer el Sony Vision-S. La compañía nipona nos tiene más acostumbrados a hablar sobre sus televisores, consolas o smartphones y ha sido una de las sorpresas del último CES.

Sony Vision-S Sony

Se trata de un prototipo de sedán con una líneas muy suaves del que muy poco más se habla. Sin duda no es de esos prototipos descabellados, podría pasar perfectamente por un coche de calle actual. Tendremos que esperar a este 2020 para saber si el proyecto, también participado por Bosch y Blackberry, sigue adelante o se trata más de una demostración de fuerza.

No menos sorprendentes es el nuevo concepto de interior en el que está trabajando BMW. Los alemanes saben hacer muy bien las cosas y están desarrollando una cabina que utiliza realidad aumentada y una pantalla a modo de parabrisas pensado en el coche autónomo.