Seamos sinceros, cuando una empresa de tecnología adelanta cómo será el futuro, casi nunca acierta; pero eso no es porque su verdadera pretensión sea adivinar cómo serán nuestras vidas.

Noticias relacionadas

Este tipo de "visiones de futuro" suelen ser campañas de marketing más que otra cosa; aunque eso no significa que no estén basadas en desarrollos reales. Es sólo que, cuando una compañía como Toyota presenta una escoba voladora, tal vez no deberías tomártelo muy en serio.

Sí, es posible que en el futuro los patinetes eléctricos sean sustituidos por otro tipo de vehículos personales; pero de ahí a que podamos hacer realidad nuestro sueño de jugar al quidditch, hay un trecho.

Toyota presenta una escoba voladora. En serio

El ejemplo de la escoba voladora no es una broma. Es que eso es justo lo que ha anunciado Toyota con motivo del salón del automóvil de Tokio; si su marca de lujo, Lexus, nos enseñó ayer cómo serán los coches dentro de diez años, Toyota ahora va más allá, presentándonos el futuro de la movilidad.

Hablamos de nada menos que ocho vehículos y robots, que en las próximas décadas podrían cambiar la manera en la que vivimos en la ciudad. En la lista encontramos algunos proyectos que parecen más viables que otros, pero todos son ideas que hasta ahora, no se han hecho realidad.

Por ejemplo, un tipo de vehículo que hoy en día no existe es el "e-Chargeair", que básicamente es una estación de carga con ruedas. La idea es que este vehículo autónomo lleve una gigantesca batería que permita recargar coches eléctricos y otros dispositivos electrónicos; incluso podríamos recargar nuestro móvil. Lo interesante es que, en teoría, podría recargar coches eléctricos sin necesidad de que se paren.

En cambio, el e-Trans parece más factible; es un coche diseñado para servicios tipo Uber o Cabify, para compartir el viaje con otras personas. Por lo tanto, está diseñado ante todo para ofrecer comodidad y espacio de almacenamiento.

El e-Care es un concepto similar, pero convertido en una ambulancia pequeña, que nos permite hablar con un médico por telepresencia, y recibir escáneres que serán transmitidos al hospital de camino, para que cuando lleguemos el servicio de urgencias sepa exactamente qué nos pasa.

Pero el futuro que imagina Toyota no consiste simplemente en compartir coche. También ha presentado vehículos de uso individual, y aquí es donde entra la escoba. Se llama, de manera apropiada, e-broom, pero no sabemos mucho más de ella.

Toyota sólo ha hablado de lo evidente, que está inspirada en las escobas de las brujas, pero no ha explicado realmente cómo "vuela" por el aire; sin embargo, si nos fijamos en el modelo publicado, podemos encontrar algunas respuestas.

Y es que es fácil ver unas ruedecitas en la base de la escoba. Por lo tanto, esto parece ser más bien un sucesor de los patinetes eléctricos, que nos permitiría sentarnos y dirigir nuestra dirección con el "palo". Y la verdad es que, cuando lo planteas de esa forma, no parece tan absurdo.

Otro proyecto de movilidad personal es el e-4me, y si los anteriores coches estaban diseñados para ser compartidos, este es todo lo contrario. Está diseñado sólo para una persona, que recibirá una experiencia más lujosa, aunque por fuera parezca una caja con ruedas.

No sabemos cuántos de estos proyectos se harán realidad. Posiblemente ninguno. Pero lo que es seguro es que pueden ser una influencia para futuros vehículos, no solo de Toyota, sino de toda la industria.