EPFL

Tecnología

La piel artificial con la que podremos sentir la realidad virtual

Noticias relacionadas

Pese a los avances de los últimos años en la realidad virtual, ésta es aún una tecnología que necesita madurar bastante para sernos realmente útil. Podríamos darle infinidad de usos, pero, todavía no termina de convencernos.

Uno de sus fallos radica en el mismo realismo. Pese a poder ver imágenes que nos hagan teletransportarnos a un lugar en la otra punta del planeta, nos faltan algunos sentidos. ¿De qué nos sirve ver y oír si no podemos tocar los elementos de ese mundo virtual?

Pues eso podría estar a punto de cambiar gracias al invento de un grupo de científicos. Hablamos de una piel artificial capaz de replicar nuestro sentido del tacto en la realidad virtual. ¡Os contamos cómo funciona!

Siente la realidad virtual con esta piel artificial

Un equipo de investigadores de EPFL, la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza), ha desarrollado una piel artificial suave y flexible de silicona y electrodos que podría revolucionar la realidad virtual.

EPFL

Esta piel integra un sistema de sensores que le permite adaptarse a la forma exacta de la muñeca de cualquier usuario. La clave está en que es capaz de proporcionar al usuario retroalimentación háptica mediante diferentes niveles de presión y vibraciones. En otras palabras, simula el sentido del tacto.

Los sensores miden continuamente la deformación de la piel para que la simulación del tacto se ajuste en tiempo real, una característica que podría ser de gran utilidad para aplicaciones médicas o en el terreno de los videojuegos.

Juegos mucho más reales

Esta piel artificial puede ejercer presiones y frecuencias variables sobre nuestra piel, concretamente hasta 100 Hz o 100 impulsos por segundo, y estirarse hasta cuatro veces su longitud original. Por ahora, los científicos solo han probado cómo funciona en los dedos, aunque podría usarse en cualquier parte del cuerpo.

Los investigadores explican que el próximo paso será crear un prototipo portátil que pueda servir para tareas de rehabilitación, además de su utilización en sistemas de realidad virtual y realidad aumentada. ¿Soy el único al que este invento le suena de algo?

Si has pensado lo mismo que yo, tranquilo, no estás loco. Ready Player One, la novela de ficción de Ernest Cline, gira entorno a un mundo en el que todos pasan la mayoría del tiempo dentro de un juego de realidad virtual hiperrealista.

Para llegar a ese nivel de realismo juegan con unos guantes y trajes hápticos que funcionan precisamente como esta piel, imitando a la perfección el sentido del tacto para que los jugadores se sumerjan del todo en el juego. ¿Superará la realidad a la ficción o quedará esta piel en el olvido?