Satélite galileo

Satélite galileo

Tecnología

El GPS europeo ha caído: un misterioso problema afecta a los satélites

El GPS europeo, Galileo, lleva caído durante más de 4 días por un misterioso problema que los expertos se han apresurado a explicar.

Noticias relacionadas

El sistema de navegación Galileo o lo que es lo mismo, el GPS europeo, está fallando. El sistema lleva caído varios días (desde el 11 de julio) y de hecho el mismo centro de servicios del sistema ya ha advertido a sus usuarios de que debido a una serie de problemas técnicos sus usuarios no podrán usarlo. Pero, ¿por qué?

El fallo se debe a un misterioso apagón que ha hecho que los satélites que integran el sistema pasaran a modo “inoperable”. En estos momentos casi satélite del sistema de navegación europeo Galileo está operativo; 24 de los 26 satélites están listados como “no utilizables” y los dos restantes están en “prueba”. A efectos prácticos, esto se traduce en que los satélites no están operativos para el uso real.

Galileo no funciona, ¿qué le ha pasado al GPS europeo?

La Agencia Europea GNSS (GSA) no ha publicado información alguna sobre la interrupción de estos satélites, pero sí ha advertido en su web a las empresas e instituciones gubernamentales que usen dicho sistema que las señales satelitales se han degradado y “pueden no estar disponibles ni cumplir con los niveles mínimos de rendimiento”.

gpsgalileo

gpsgalileo

Tras esto, la GSA publicó una nueva advertencia el día 13 de julio hablando de que Galileo sufría un corte de servicio completo y que las señales satelitales no estaban en uso. Esto obligó a estas empresas y agencias gubernamentales a usar alternativas.

Según recoge Sputnik Mundo, el problema radica en el sistema de hora exacta de Galileo, que se encuentra en Italia. El medio contactó con Konstantin Kreydenko, editor jefe de la revista Boletín del GLONASS, que especifica que estos problemas podrían deberse a una actualización defectuosa instalada en los satélites desde la Tierra.

Esta explicación es más que lógica dadas las palabras de Jonathan McDowell, astrónomo del centro Smithsonian de Harvard, que asegura que “el problema está asociado con la instalación de sincronización precisa en Fucino, ubicación de una estación terrestre de una nave europea desde la década de 1960. El PTF promedia el tiempo de varios relojes atómicos, por lo que hay cierto nivel de redundancia allí, pero claramente no es suficiente”.

El servicio lleva en estos momentos más de 100 horas inactivo, produciéndose esta caída tras otras sufridas Israel, Irán, Irak y Siria a finales del mes pasado. Los medios locales achacaron este mal funcionamiento a interferencias rusas, más que a un problema técnico como tal.

La gravedad de esta caída está supeditada a que se proporciona de forma gratuita, y por ende es ampliamente usado por academias a nivel mundial y por el mundo tecnológico privado. Galileo se puede ofrecer de forma comercial y gratuita lo que amplía todavía más el espectro, siendo este usado también por empresas privadas para operaciones de navegación, búsqueda y rescate además de agencias gubernamentales.

Falta por ver cuál ha sido el fallo técnico detectado cuando se de la versión oficial.