función del apéndice

función del apéndice

Tecnología

Parece ser que el apéndice sí sirve para algo

Después de tanto tiempo pensando que era un órgano vestigial, parece ser que han descubierto la que podría ser la función del apéndice.

¿Conocéis la sensación de tener el armario lleno de ropa que no usamos pero tampoco tiramos por el esfuerzo de tener que seleccionar cuál queremos conservar?

Pues la evolución ha hecho algo similar con nuestra anatomía, ya que nuestro cuerpo está repleto de órganos; que, a pesar de no tener ninguna utilidad, se han conservado evolutivamente por el esfuerzo innecesario que hubiese supuesto eliminarlos.

Como sabéis, se trata de los órganos vestigiales, como el apéndice o las muelas del juicio, y, del mismo modo que la ropa que se pone de moda una década después hasta hacernos agradecer no haberla tirado, la conservación del apéndice podría haber sido algo más que mera pereza evolutiva, pues parece ser que sí que tiene una función después de todo.

La función del apéndice y la lucha contra las infecciones intestinales

flora-bacteriana

flora-bacteriana

 

Sin duda, si pedimos a cualquier persona que nos diga el primer órgano vestigial que le venga a la cabeza, el apéndice estará en lo más alto del ránking de respuestas.

Todo el mundo sabe que no tiene ninguna función, aunque no podemos olvidarnos de que está ahí; ya que, en caso de inflamarse, deberá ser extirpada de urgencia. ¿Pero y si resultara que sí que existe una función del apéndice?

Eso precisamente es lo que se preguntó en 2012 un equipo de investigadores de Nueva York, que decidieron estudiar la propensión a padecer infecciones gastrointestinales que tenían las personas con apéndice, en comparación a aquellas a las que se les había extirpado.

Curiosamente, los resultados fueron bastante reveladores, ya que sólo el 11% de los que tenían este órgano aún en su organismo fueron infectados por un tipo concreto de bacteria intestinal, mientras que el grupo de los extirpados sí que se vio afectado por ella en un 48% de los casos.

Y por si no era suficiente, otro estudio reciente corrobora la posible función del apéndice

apendice2

apendice2

Guiados por el estudio de estos investigadores, cuyos resultados se publicaron en Scientific American, recientemente un nuevo equipo de científicos, esta vez de la Universidad del Medio Oeste, ha llevado a cabo una nueva investigación al respecto, consistente en la recopilación de datos sobre varios factores ambientales y gastrointestinales en un total de 533 especies, durante los últimos 11.244 años.

 

Y al centrarse en la presencia o ausencia de apéndice comprobaron algo que corroboraba las teorías del estudio anterior; ya que casi nunca desaparecía de un linaje una vez que ya se había manifestado, mostrando que, efectivamente, podría tener alguna función adaptativa.

Además, también observaron que las especies que habían desarrollado apéndice en su organismo tenían en el intestino una mayor proporción de tejido linfático, que está compuesto por  distintos tipos de células inmunitarias y estimula el crecimiento de las bacterias intestinales beneficiosas.

¿Qué implicaría esta función del apéndice para las personas a las que se les ha extirpado?

sistema-inmunitario

sistema-inmunitario

Según estos datos, podríamos pensar que las personas que en su día fueron operadas de apendicitis tendrán una flora intestinal pobre o un sistema inmune más debilitado en lo que a enfermedades intestinales se refiere, pero los responsables del estudio, que ha sido publicado en Comptes Rendus Palevol, concluyen que no tiene por qué ser así y que, posiblemente, si se da el caso de la extirpación, el organismo promovería la aparición de nuevo tejido linfático en otras regiones, con tal de compensar la pérdida.

Harán falta nuevos estudios que terminen de confirmar esta teoría, pero de momento parece ser que sí, que la función del apéndice es una realidad.