luna

luna

Tecnología

La Luna podría ser más antigua de lo que pensábamos

La verdadera edad de la Luna no había sido calculada con precisión hasta ahora por el mal estado de sus rocas. Sin embargo, un nuevo estudio lo ha logrado.

Noticias relacionadas

La edad de la Luna ha sido puesta en entredicho, otra vez, a raíz de unas rocas lunares recogidas por la misión Apolo 14.

Puede parecer una tontería, pero conocer la edad de la Luna exacta, o al menos lo más aproximada posible, es fundamental para entender cómo ha ido evolucionando nuestro Sistema Solar y el resto de los planetas rocosos (como la Tierra). Y, a pesar de su importancia, nunca se había logrado determinar con precisión la antigüedad real de nuestro satélite natural.

Ahora, gracias al análisis de las rocas recogidas por el Apolo 14, los investigadores tienen datos nuevos: La Luna tendría 4,51 mil millones de años de antigüedad, hasta 140 millones de años más de lo que pensábamos.

La verdadera edad de la Luna

apollo-14

apollo-14

Esto significa que, según la nueva investigación publicada en Science Advances a cargo de la Universidad de California en los Ángeles (UCLA), la Luna se habría formado unos 60 millones de años después de que apareciera nuestro Sistema Solar, teniendo una antigüedad mayor de lo calculado.

El origen de la Luna, a pesar de que no se tiene claro con exactitud, se cree que se produjo a partir del material sobrante de la Tierra tras su colisión con otro planeta, Theia. Aunque otras hipótesis argumentan que la Luna podría ser un cúmulo de pequeños objetos rocosos unidos en un único lugar.

Dicho impacto necesario para la formación de la Luna habría acabado con toda la vida existente en la Tierra, por lo que saber exactamente cuándo se produjo su formación, y por tanto saber exactamente la edad de la Luna, es importante también para conocer mejor la evolución de nuestro planeta.

Las rocas que desvelan la verdadera edad de la Luna

rocas_lunares

rocas_lunares

Para conocer la edad de la Luna, los investigadores analizaron rocas lunares traídas a la Tierra por la misión Apolo 14.

Anteriormente había sido difícil analizar rocas lunares, pues casi todas eran mezclas de diferentes rocas trituradas por los impactos de los meteoritos sobre la superficie lunar. Así que, con este problema en mente, los investigadores han buscado trozos de roca originales del satélite. Buscaron circón, un mineral que se habría formado tras el enfriamiento de la Luna.

Los investigadores han realizado una datación uranio-plomo” sobre el circón traído por el Apolo 14, licuando muestras del mineral en ácido y destruyendo los artefactos de otras rocas que pudiesen haber alrededor. Se han descubierto hasta cuatro elementos diferentes dentro del circón: Uranio, plomo, lutecio y hafnio.

El uranio (un elemento radiactivo) se acaba convirtiendo en plomo con el paso del tiempo, por lo que detectarlo ayuda a saber cuándo se habría formado la Luna. Por su parte, las proporciones de lutecio y hafnio del circón también ayudan a saber cuánto tiempo lleva formado el mineral. Gracias a diferentes técnicas de análisis, se llegó a la conclusión de que la edad de la Luna son 4,51 mil millones de años, mucho más antigua de lo pensado.

Aunque la técnica de datación usada, con ácido, podría parecer muy invasiva y alterar los resultados, los investigadores afirman que es segura y no ha provocado daño alguno al circón.