Tecnología

Científicos recrean una de las plagas más mortales de la historia de la Humanidad

La Peste Negra apareció por primera vez en el año 541 D.C. Hoy en día sigue existiendo, pero es diferente. Un nuevo estudio nos clarifica por qué.

5 septiembre, 2016 19:10

Noticias relacionadas

La famosa Peste Negra, de la mano de la bacteria Yersinia pestis, causó estragos en diversos periodos de la historia.

De hecho, el brote más reciente de Peste Negra conocido fue el pasado año 2015 en Colorado (15 fallecidos), y otro en la isla de Madagascar en 2014 (40 fallecidos). Por ello, saber cómo es capaz de mutar la bacteria Yersinia pestis se había convertido en un objetivo primordial para los virólogos del Centro de Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC).

Ahora, gracias a los restos de víctimas de Peste Negra de hace siglos, los investigadores del Instituto Max Planck y la Universidad de Tübingen en Alemania, cuya investigación se ha publicado en Molecular Biology & Evolution, podremos saber cómo ha evolucionado esta bacteria durante siglos.

Así ha evolucionado la Peste Negra durante siglos

peste_negra_eurasia

peste_negra_eurasia

La primera vez que se supo de la existencia de un brote de Peste Negra fue durante el Imperio Bizantino, aunque en aquella época se le llamó “Peste de Justiniano (año 541 D.C.); el cual acabó con la vida de 25 millones de personas en 225 años. Unos cuantos siglos después, en el año 1334 D.C. una nueva plaga originada en China acabó con el 60% de la población europea. En aquel entonces se le dio el nombre de “Muerte Negra“.

De hecho, que la Yersinia pestis había causado la pandemia del Imperio Bizantino se supo hace escasos dos años.

Ahora, gracias a datos de genética de la bacteria Y. pestis de ambas plagas recogidos por científicos alemanes, tomados de dos esqueletos del siglo VI de Munich, hemos confirmado algunas cosas. En primer lugar, se confirma de nuevo que la Plaga del Justiniano fue causada por una cepa de Y. pestis, la cual ya poseía mutaciones nunca vistas hasta el momento. Pero no solo eso, y es que dicha plaga llegó mucho más allá de las regiones descritas históricamente.

Las desconocidas mutaciones de la bacteria de la Peste Negra

yersinia_pestis

yersinia_pestis

Por otro lado, se han localizado hasta 30 mutaciones en los “genes de virulencia” de la bacteria Y. pestis, es decir, los genes que otorgan a este microorganismo la capacidad para “atacar” a su huésped. Esto indicaría que ya en la Plaga del Justiniano la Y. pestis era más diversa de lo que se pensaba. A esto hay que sumarle, además, que una vez la bacteria infecta a su víctima puede dar lugar a la peste bubónica, peste septicémica o peste neumónica. Asimismo, se sabe que las pulgas y los roedores son portadores de la enfermedad, por lo que la cosa se complica.

Lo que los investigadores no han sido capaces de descifrar es por qué la plaga de Justiniano fue “latente”, y cómo no hubo otra plaga hasta varios siglos después. La hipótesis que se baraja es que el primer brote pudo haber surgido en China y viajar a Eurasia mediante las rutas comerciales

En definitiva, es cierto que la plaga de Justiniano y la famosa Peste Negra europea fueron causadas por la misma bacteria, pero eran cepas diferentes. De hecho, hoy en día ya no hay bacterias de Y. pestis como las que causaron el brote de Justiniano (una plaga que de repente, se desvaneció), pero sigue existiendo peste en algunos puntos del planeta.

En próximas investigaciones se intentará analizar más a fondo la genética de esta bacteria con el objetivo de mejorar los tratamientos y, en algún momento, llegar a su erradicación.