Tecnología

Crean células óseas capaces de reparar fracturas

Noticias relacionadas

Cuando se produce una fractura, nuestro organismo es sabio e intenta solucionar la rotura de forma relativamente fácil. Evidentemente esto sucede cuando las fracturas son pequeñas, y si se alinea el hueso totalmente para que se forme el típico “callo de fractura”.

Pero, ¿qué sucede en lesiones importantes y en grandes fracturas complicadas? En estos casos, a veces, es necesaria ayuda extra.

Las células óseas que podrán reparar grandes fracturas

Actualmente ya se usa en ocasiones la implantación artificial de células óseas que ayudan a la reparación de fracturas complicadas. Sin embargo, existen muchos problemas para que logren ayudar, pues al ser células que se encuentran en un territorio inhóspito hasta el 70% de ellas muere en el intento.

Por ello, los investigadores de la Universidad Católica de Lovaina (Alemania), cuyo trabajo se ha publicado en la revista Cell Metabolism, han logrado mejorar la efectividad de estas células óseas para hacer frente a situaciones graves pre-acondicionándolas antes de implantarlas, con el objetivo de que puedan resistir estos ambientes inhóspitos (donde hay falta de oxígeno y nutrientes celulares) de las grandes heridas óseas.

Células pre-acondicionadas para reparar fracturas

Para reparar una fractura se necesita un tiempo para que puedan llegar vasos sanguíneos a las nuevas células óseas implantadas. Evidentemente durante ese tiempo existe una falta de recursos, y las nuevas células deben resistir al ataque de radicales de oxígeno que pueden complicar las cosas, dando lugar a que casi 3 de cada 4 células implantadas muera a los pocos días.

Sabiendo esto, estos investigadores alemanes decidieron dotas a las células de los huesos de medios para aguantar: Desconectaron un sensor de oxígeno celular conocido como PHD2, lo que a su vez originó un doble mecanismo de defensa y otorgó a las células un “modo supervivencia“.

En este estado, las células almacenan glucógeno para su posterior uso como “combustible de emergencia”, y usan un aminoácido llamado glutamina para aumentar los niveles de antioxidantes. Según los investigadores, esta desconexión se puede realizar mediante ingeniería genética o administrado moléculas terapéuticas.

Los investigadores ya han probado este método con éxito en ratones de laboratorio, permitiendo que sus células óseas aguanten las condiciones de la herida en este modo de supervivencia sin ayuda, generando ellas mismas energía y protegiéndose de los radicales libres.

“La reprogramación de células óseas obtenidas de los propios pacientes podría aumentar la supervivencia de las mismas del 30% al 60%, lo que en última instancia significaría una mejora de la regeneración ósea. En investigaciones futuras, examinaremos si esta técnica puede funcionar en defectos óseos más grandes y mediante el uso de células humanas”

Vía | Universidad de Lovaina.

Fuente | Cell Metabolism.